Cambio de ruta

Por Carol Milkewitz ///

Cuando saqué la libreta tenía miedo de manejar. Ahora que sé lo que es el tránsito, tengo verdadero miedo de manejar.

Ir en bicicleta o moto te puede costar la vida. Ir en ómnibus te cuesta un ojo de la cara. La opción más realista y barata es comprarte una escoba y rezar que vuele.

Lo bueno de manejar es que te ayuda a tener una vida más sana, sin adicciones. Con tal de volverte en auto evitás las drogas y el alcohol (aunque te volvés adicto al auto).

Cuando te juntás con amigos, a la vuelta siempre está el que garronea el viaje. Y al final terminás llevando a todos. Miran videos de YouTube, fotos, WhatsApp. Vos, que estás al volante, te lo perdés. Vas dejando a uno por uno en su casa. El que va último es el que vive más lejos. Después de que recorriste toda la ciudad, perdiste tu noche y gastaste medio tanque de nafta, te dice “por mí no te preocupes, está todo bien, dejame en la esquina”. Como si para llegar a su casa no hubieras doblado 200 esquinas.

Mientras volvés en soledad tenés que cuidarte de las cámaras que multan, de los semáforos que no andan y de los ómnibus que van por la senda que quieren, cuando tienen una senda “solo bus”. ¿Por qué hacen eso? Si hubiera una senda “solo yo” mi ego ya estaría colmado y no iría por la senda “solo todos los demás”.

***

Nota de la autora
Después de 43 entradas he decidido hacer una pausa en ¿Por qué a mí? Gracias a En Perspectiva por el espacio, a los lectores por el cariño y a mis seres queridos por aguantar que en la playa, en casamientos o yendo a tomar un helado me pusiera a sacar apuntes.

***

¿Por qué a mí? es el blog de Carol Milkewitz, una veinteañera en la eterna búsqueda del equilibrio entre el estudio, el trabajo y la vida social. El archivo completo está disponible aquí.

En Perspectiva no necesariamente comparte los puntos de vista expresados por los columnistas, blogueros y colaboradores, que son responsabilidad exclusiva de los autores

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

19 Comentarios - Escribir un comentario

  1. Gracias Carol por el maravilloso blog. “Por qué a mí” siempre fue “Por qué a todos nosotros”, siempre muy divertido y entretenido de leer.

    Reply
  2. Lamentamos que no siga este blog, con mis compañeras nos reimos mucho en la oficina con este blog, felicitaciones, ha sido un humor inteligente, profundo, divertido y de ágil lectura.
    Se va a extrañar, Felicitaciones!! Lorena Lemos.

    Reply
  3. Totalmente de acuerdo jeje ¡por eso nunca aprendí a manejar!
    Después de leerlo todo le encontré doble sentido al título, qué lástima no ver más tus publicaciones por acá espero verlas pronto en algún lado.
    En fin, gracias por hacernos reír.

    Reply
  4. ¡Muy bueno como siempre!
    No se podía esperar menos de vos en tu despedida del blog 🙂
    Seguro voy a leer mucho más de tus creaciones en otros lugares pero se van a extrañar las lecturas de viernes tan reales y divertidas.
    ¡¡¡Mucho exitos!!!

    Reply
  5. La verdad que si, el tráfico es un estres constante. Sos una genia en lo que haces!!!!! Super empática y con naturalidad ante todo!!! Muchos éxitos!

    Reply
  6. Gracias por esta página humorística (que, entre otras cosas, me permitió gastar algunas bromas…). Se te va a extrañar. Ojalá haya un pronto regreso.

    Reply
  7. A veces otras obligaciones nos imponen a dejar lo que más queremos. Carol, mil gracias por alegrarnos la vida con tus escritos ¿Por qué a mi? Aprecio mucho su trabajo literario. Le deseo éxitos en sus nuevos u otros emprendimientos.

    Reply
  8. Carol como voy a extrañar tus columnas!! Siempre sacándome una sonrisa para terminar la semana, te seguiré leyendo en otros lados genia !

    Reply
  9. Tal cual todo 😂.
    Una lástima que termine este blog, mi diversión de los viernes.
    Sos muy talentosa, mucha suerte en lo que emprendas y te seguiré leyendo!

    Reply

Escribir Comentario