Urquiza esq. Abbey Road
Gustavo Ripa: Sobran las palabras

GustavoRipa-16-9

Por Eduardo Rivero ///

¿Un disco de guitarra solista interpretando canciones uruguayas? ¿Raro, no? Y seguro candidato a pasar desapercibido, además. ¿Cuántos –yo incluido– hubieran pensado eso de la idea original de Gustavo Ripa que hoy es un consolidado fenómeno de popularidad? Un largo camino –más largo que de su Salto natal a Montevideo– recorrió Gustavo para llegar a este éxito.

Allá por fines de los años 70, Ripa fue miembro fundador de Rumbo, grupo emblemático de aquel momento previo a la restauración democrática. Tocó en las versiones originales de temas como Al fondo de la red, Lugar de mí y, claro, A redoblar. Su guitarra, firme, segura, elegante, se complementaba con la de Carlos Vicente, pero no era el guitarrístico el aspecto más visible de ese grupo. Allí brillaban especialmente el talento de Mauricio Ubal como autor y una muy joven Laura Canoura como notable voz. Algunas señoritas observadoras comentaban que Gustavo era ese pibe “que se parece a Mick Jagger” sin hacer referencia a su notoria competencia en las seis cuerdas.

Ripa fue luego integrante del período de oro de Canciones para no dormir la siesta, y entre 1989 y 2005 fue socio de su viejo compinche de Rumbo, Gonzalo Moreira, en La Mayor, prestigiosa empresa local de jingles publicitarios. Mientras ponía música a la comunicación de miles de productos, igual se hacía un tiempo para tocar junto a gente como Laura Canoura, Las Tres, Jaime Roos, Mauricio Ubal o Rubén Olivera.

Los años lo llevaron al terreno de la musicoterapia, donde se formó concienzudamente, llegando a fundar el instituto Somos Sonido y a dar charlas y seminarios de esa especialidad. Si bien Ripa fue siempre un músico reconocido y respetado, nada hacía presagiar la tremenda repercusión que lograría a partir de 2010 con la edición de Calma.

Contra todo pronóstico, ese disco de guitarra prácticamente solista y un repertorio formado íntegramente por canciones uruguayas emblemáticas pegó muy fuerte. Príncipe azul de Mateo y Buscaglia, País de las maravillas de Buscaglia y Gonzalo Moreira, del repertorio de Canciones para no dormir la siesta, Biromes y servilletas de Leo Maslíah o El tiempo está después de Fernando Cabrera, se abordan en Calma con una guitarra muy bien tocada pero a la vez interpretada con conmovedora sencillez, “cantando” canciones que todos conocemos y amamos. Sin virtuosismo hueco, sin mayores ornamentaciones y “sacando todo lo que sobra” en otro tipo de versiones para ir directamente al corazón de la melodía –y por lo tanto del oyente–.

Video: Gustavo Ripa

Un disco para pasar bien, para alejarse del mundanal ruido, para usar como fondo de la lectura o simplemente para disfrutar de buena música sin otra pretensión que hacerle una siempre bienvenida caricia al espíritu. Por primera vez la música “relax” no traía sonidos del Ganges, de cascadas canadienses o de la selva amazónica sino melodías “bien de acá”.

El resultado fue un sorprendente éxito de ventas, que le dio a Calma un disco de platino y que provocó la aparición de Más calma –también disco de platino– y de Calma 3 –disco de oro en apenas tres meses–, donde la fórmula de grandes canciones uruguayas se repitió, aunque en el caso del segundo disco integrando a Popo Romano en bajo y Nico Arnicho en percusión, y agregando al repertorio a autores como John Lennon, Litto Nebbia y María Elena Walsh, y contando en el tercer disco con Martín Pugín en bandoneón, Flavia Ripa en voz, Martín Muguerza en batería, Gustavo Villalba en saxo y al grupo Rey Tambor en percusión.

Estos tres discos han hecho de Gustavo Ripa un nombre ineludible en la música instrumental uruguaya, le han hecho viajar por toda nuestra geografía haciendo presentaciones en directo y han sido causa de la inclusión del artista en el ciclo Autores en vivo de Agadu.

Video: Autores En Vivo Agadu Uruguay

De parte del público, Gustavo ha recibido mil y un testimonios de efectos inesperados provocados por esta música, más allá de los oyentes agradecidos porque les ayuda a leer, estudiar o trabajar. Los discos de la saga Calma se utilizan por ejemplo en blocks quirúrgicos y salas de parto. Gustavo debe estar especialmente feliz de esto: siempre sostuvo que la música es altamente sanadora.

Sus tres discos seducen de inmediato, emocionan por su despojada sencillez y nos identifican porque recrean melodías que forman parte del ADN de nuestra cultura; canciones que son espejos donde mirarnos y reconocernos una y otra vez. ¿Habrá un volumen 4 de esta serie? Es muy posible. Tengo noticias de que Ripa lo está considerando muy seriamente. Pero, como se trata de quien se trata, seguramente se tomará su tiempo para pensarlo con la mayor calma.

Calma

Calma, de Gustavo Ripa
Ayuí, 2010

MasCalma

Más calma, de Gustavo Ripa
Bizarro, 2012

Calma3-197

Calma 3, de Gustavo Ripa
Bizarro, 2014

Enlace externo
Gustavo Ripa, sitio oficial

***

Video: Gustavo Ripa

Video: Bizarro Uruguay

***

Urquiza esq. Abbey Road
 es el blog musical de Eduardo Rivero en EnPerspectiva.net. Actualiza los miércoles.

Foto: Gustavo Ripa en La Trastienda, recital de presentación de Calma 3, 17 de abril de 2015. Crédito: gustavoripa.com

En Perspectiva no necesariamente comparte los puntos de vista expresados por los columnistas, blogueros y colaboradores, que son responsabilidad exclusiva de los autores

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

Escribir Comentario