¿Cómo vienen evolucionando las tarifas de electricidad? ¿Es necesario un nuevo ajuste?

En los últimos días se ha estado discutiendo al interior del Poder Ejecutivo un posible ajuste de tarifas para UTE. Según algunos trascendidos de prensa, el Ministerio de Economía estaría considerando un aumento a partir de enero mientras que desde la empresa se planteaba la posibilidad de un recorte de las tarifas.

Emiliano Cotelo (EC): En concreto, según publicó Búsqueda, el Ministerio de Economía estaba pensando en un incremento de 7% mientras que desde UTE se proponía una baja de 5%… Aunque luego desde el gobierno se aclaró que el tema está todavía a estudio, nos pareció oportuno dedicar nuestro análisis económico de hoy a examinar este asunto… ¿Cómo vienen evolucionando las tarifas de electricidad? ¿Es necesaria una nueva corrección? ¿Cómo se comparan nuestras tarifas con las que observamos en la región?

En seguida, lo conversamos con el economista Pablo Rosselli, socio de Deloitte.

Romina Andrioli (RA) – Pablo, para comenzar, ¿cómo están viendo esta discusión? Es un debate que se repite casi todos los años…

Pablo Rosselli (PR) – Es cierto… Es una de las consecuencias de tener empresas de servicios públicos de propiedad estatal que en los hechos persiguen múltiples objetivos… Una empresa como UTE tiene que proveer electricidad a sus clientes como cualquier empresa privada… Debe hacerlo a precios competitivos, pero también tiene que atender a todos los clientes (hogares y empresas) con un criterio de universalidad, más allá de si atender a todos esos clientes es rentable. Además, tiene que retribuir la inversión que tiene el accionista (que es el Estado) y ese accionista le pide niveles de contribución muy variables en función de la situación de las finanzas públicas… Y en todos los debates, nunca se hace explícito a cuánto debe ascender la rentabilidad de la empresa… ni cuánto debe transferir razonablemente al Estado…

Esa multiplicidad de objetivos dificulta enormemente cualquier discusión… Las discusiones se repiten todos los años y suelen desenfocarse bastante…

RA – ¿Por qué decís eso, Pablo? ¿En qué estás pensando?

PR – En lo siguiente… En los medios se señaló que el Ministerio de Economía querría subir las tarifas en enero, aparentemente en un 7%… Si es así, la realidad es que el Ministerio de Economía estaría buscando mantener en términos reales el valor de las tarifas de electricidad… El último ajuste de tarifas fue en enero de 2017 (7,5%) y la inflación de este año estará entre 6% y 7%… Una suba en enero de 7% no haría otra cosa que mantener en términos reales el valor de la tarifa.

A algunos oyentes les parecerá un artilugio semántico esto que estamos diciendo… pero la realidad es que los costos de UTE, como en todas las empresas, tienden a subir todos los años por efecto de la inflación… De hecho, en lo que va de 2017, los costos operativos en UTE, en base a caja, están subiendo sensiblemente más que la inflación.

Entonces, en una economía con una inflación apreciable como la que tenemos en Uruguay es razonable tener ajustes anuales de tarifas que más o menos recojan esa inflación… Si no los hubiera, las tarifas bajarían 6% o 7% en términos reales… Para bajar todos los años las tarifas un 6% o 7% en términos reales, las empresas deberían mejorar fuertemente su productividad todos los años o reducir sistemáticamente su rentabilidad… Y en el contexto fiscal actual, el Ministerio de Economía quiere mantener una fuerte contribución de UTE a las finanzas públicas…

RA – ¿A cuánto asciende la contribución de UTE a las finanzas públicas?

PR – En los últimos doce meses, UTE transfirió a rentas generales dividendos por unos US$ 400 millones. El resultado en base caja (que es la variable que influye en el déficit fiscal consolidado) fue de US$ 280 millones… La empresa transfirió más que el resultado de caja del año…

RA – ¿De dónde surge esa cantidad de fondos? Te lo pregunto porque se trata de una transferencia muy importante…

PR – Sin dudas… Varias veces comentamos aquí En Perspectiva, que la estrategia de ajuste fiscal adoptada por la administración de Tabaré Vázquez se basó en los tres pilares clásicos de ajuste fiscal en Uruguay: mayores resultados en las empresas públicas, reducción de la inversión pública y aumento de impuestos…

En el caso de UTE, en los últimos años bajó fuertemente la inversión… En 2014 UTE invirtió unos US$ 500 millones… En los últimos 12 meses invirtió US$ 200 millones.

Ahora, pese a todas las medidas de ajuste adoptadas, el déficit fiscal actual se mantiene en un nivel extremadamente elevado (en torno de 3,5% del PIB). Desde esa perspectiva, no hay espacio para renunciar a ingresos fiscales… y desde ese enfoque es comprensible que el Ministerio de Economía quiera mantener las tarifas en términos reales… inclusive si eso condujera a cierto incremento de los resultados de UTE en 2018…

Lógicamente, puede haber distintas valoraciones entre los múltiples objetivos que persiguen las empresas públicas… y ciertamente bajar el costo de la energía es un objetivo atendible… Pero tengamos presente que UTE factura unos US$ 2.000 millones de dólares por año… Dejar de hacer un ajuste de 7% implica renunciar a ingresos por US$ 140 millones… Y bajar las tarifas un 5% implica renunciar a otros US$ 100 millones… Una rebaja de tarifas de esa entidad implica una renuncia fiscal (versus la alternativa de ajustar las tarifas en enero) de 0,4% del PIB… Esa es la magnitud de la discusión entre las dos alternativas que trascendieron en los medios.

RA – Están claras las necesidades fiscales, Pablo… Pero también es cierto que con tarifas más caras se afecta la competitividad de las empresas… ¿Cómo han evolucionado las tarifas de electricidad en nuestro país?

PR – En los últimos tres años, las tarifas de electricidad se han mantenido relativamente estables en términos reales… es decir, medidas contra la inflación…

Ahora, si las comparamos con los registros de inicios de esta década, las tarifas han bajado aproximadamente un 10% en términos reales.

RA – ¿Cómo se comparan nuestras tarifas con las de la región?

PR – Acá vamos a tomar datos de SEG Ingeniería, que publica valores de la energía eléctrica para Uruguay, Brasil, Chile y Argentina.

Para datos a octubre, la tarifa industrial de media tensión que reporta SEG Ingeniería es prácticamente la misma para Uruguay, Chile y Brasil. En Uruguay está a 131 dólares por MWh y en Brasil y Chile está a 128 dólares. En Argentina esa tarifa está más abajo (US$ 90 por MWh) pero Argentina viene de un escenario de tarifas públicas fuertemente subsidiadas… el gobierno argentino está bajando esos subsidios y aumentando esas tarifas.

RA – Entonces, desde una perspectiva de competitividad regional, no están tan mal las tarifas de UTE…

PR – Contra esas referencias regionales, al menos, las tarifas actuales no están tan mal… Obviamente, un ajuste de 7% en enero dejaría nuestras tarifas por arriba de las referencias regionales…

De todos modos, otro elemento que hay que tener presente es que en Uruguay tenemos un valor del dólar muy bajo… Lo comentamos frecuentemente en el programa… Ese bajo valor del dólar afecta negativamente nuestra competitividad porque nos deja con costos altos en dólares… Eso les pasa a las empresas privadas y también le pasa a UTE… Si tuviéramos un dólar más alto, algunos de los costos de UTE serían menores… y eso permitiría obtener el mismo resultado fiscal con tarifas más bajas… Al momento de comparar tarifas entre países, no debemos perder de vista la incidencia del dólar.

En cualquier caso, Romina, la realidad es que son los consumidores residenciales los que llevan la peor parte, Romina…

RA – ¿Por qué decís eso, Pablo?

PR – Porque en las tarifas residenciales sí hay una brecha muy importante… Siempre tomando la misma fuente (SEG Ingeniería), la tarifa residencial en Uruguay es de US$ 282 por MWh. En Brasil es de US$ 208 y en Chile es de US$ 175… En Argentina es de US$ 109.

Comparar tarifas residenciales con tarifas industriales no es un ejercicio trivial… porque los costos de atender los clientes residenciales son mayores… Pero está claro que en Uruguay la brecha entre tarifa residencial y tarifa industrial es enorme.

RA – Volviendo a la evolución de las tarifas de electricidad, Pablo… marcabas que las tarifas actuales son 10% más bajas que a inicios de la década… No es una baja despreciable pero seguramente es mucho menor que las expectativas que se generaron con la introducción de energías renovables… ¿Cómo ven eso?

PR – Seguramente es cierto… La introducción de energías renovables generó demasiadas expectativas… La realidad es que la introducción de renovables implicaba una caída muy fuerte de los costos de generación en comparación con un escenario de precios del petróleo elevados… Si los precios del petróleo se hubiesen quedado por encima de los 100 dólares, Uruguay habría tenido que aumentar sensiblemente las tarifas de electricidad si no introducía renovables…

La introducción de renovables a los precios del petróleo actuales contribuyó mucho menos a bajar costos y, en cambio, le dio más certeza al costo de generación.

Este contenido y otros análisis de Deloitte los encontrás en www.objetiva.com.uy.

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

Escribir Comentario