El mercado de trabajo mostró un deterioro apreciable en el inicio de 2017

Ayer se dieron a conocer los datos del mercado de trabajo correspondientes a enero de 2017. Según esta información, el desempleo se ubicó en 8,1% de la Población Económicamente Activa en el inicio del año, subiendo unas cuatro décimas tanto frente al registro de cierre de 2016 como en la comparación con los niveles de un año atrás.

Emiliano Cotelo (EC): ¿Cómo debemos interpretar esta suba del desempleo? ¿Qué pasó con otros indicadores relevantes del mercado de trabajo? Lo conversamos con la economista Florencia Carriquiry, de la consultora Deloitte.

Romina Andrioli (RA): Florencia, ¿Cómo vieron estas cifras divulgadas ayer por el INE? Marcaron un deterioro bastante claro frente a los niveles de meses previos, ¿verdad?

Florencia Carriquiry (FC): Sí. La verdad es que los datos de enero del mercado de trabajo fueron bastante malos… Como siempre advertimos, no hay que sacar conclusiones muy categóricas de un solo dato mensual, porque tienden a mostrar mucha volatilidad, pero se vio un deterioro apreciable del mercado de trabajo en el primer mes del año, que en realidad no hace más que ratificar de alguna manera lo que veníamos viendo en meses previos.

Si recuerdan, cuando el mes pasado analizábamos los datos de cierre de 2016, advertíamos que, aunque las cifras parecían reflejar una mejora en los últimos meses del año pasado, a nuestro juicio eso tenía que ver con un comportamiento estacional habitual que se da con la llegada de las fiestas y el inicio de la temporada turística y les comentábamos que, según nuestras estimaciones, si depurábamos las series de factores irregulares y estacionales sin mucha significación económica, los distintos indicadores del mercado de trabajo seguían manteniendo una tendencia de moderado deterioro. Estos datos de enero mantuvieron esa tendencia e incluso podríamos decir que la profundizaron…

RA – Está claro. Florencia, Emiliano señalaba recién que el desempleo subió en unas cuatro décimas frente a los valores de finales de 2016 y se ubicó en 8,1% en enero… Ese incremento se dio a instancias de una contracción de los niveles de empleo, ¿verdad?

FC – Sí. Concretamente, la tasa de empleo se ubicó en 57,3% de la Población en Edad de Trabajar en enero y eso supuso una baja realmente fuerte frente a los niveles de meses previos… Es 1,3 puntos porcentuales menor al registro de diciembre y 1 punto y medio menor al de enero de 2016… De hecho, no veíamos un registro tan bajo de la tasa de empleo desde mediados de 2010… En aquella ocasión fue un dato puntual y luego rebotó… habrá que ver si sucede lo mismo esta vez…

Pero lo cierto es que si el desempleo no subió más con esta contracción del empleo fue porque al mismo tiempo bajó sensiblemente la actividad y eso operó como amortiguador para el incremento de la tasa de desocupación.

RA – Es decir que bajó la cantidad de gente buscando empleo… ¿es así?

FC – Sí… Y como siempre aclaramos, uno tiene que declarar estar buscando activamente empleo y no conseguirlo para ser definido como desempleado.

Yendo a las cifras, la tasa de actividad (que resume justamente el porcentaje de personas en edad de trabajar que participa del mercado de trabajo, ya sea que tiene una ocupación o que busca un empleo activamente) se situó en 62,4% de la Población en Edad de Trabajar en enero… más de un punto porcentual por debajo del registro de diciembre y el menor nivel en siete años también…

Esto también es un síntoma de debilidad del mercado de trabajo, porque suele pasar que cuando hay menos oportunidades de empleo o, en otros términos, cuando el mercado se “enfría” no sólo cae el empleo sino también cae la actividad… la gente (o alguna gente) tiende a desmotivarse y ya no busca empleo…

De nuevo, Romina, como decía antes, habrá que ver si no vemos algún rebote del empleo y de la actividad en próximos meses, pero la verdad es que estos registros de enero parecen incluso acentuar la tendencia de caída que ya venían mostrando estos indicadores.

RA _- ¿Y qué dicen las cifras a nivel geográfico? ¿Cómo fue la evolución del mercado de trabajo en Montevideo y en el Interior?

FC – Es bien importante la pregunta, porque en enero vimos una evolución bastante diferente entre Montevideo y el Interior. De hecho, el desempleo bajó en Montevideo (pasó de 8,2% en diciembre a 7,5% en enero), mientras que en el interior del país vimos un alza de la desocupación significativa (de más de 1 punto porcentual), con una tasa de desempleo que alcanzó a 8,6% de la Población Activa… Y esa evolución diferente a nivel del desempleo se explicó por una pérdida de empleos mucho mayor en el Interior que en la capital.

RA – ¿Y qué sucedió a nivel de género?

FC – Bueno, como es habitual, el desempleo sigue siendo mucho menor entre los hombres que entre las mujeres, pero es importante advertir que, tal como vimos en el transcurso de 2016, al inicio de 2017 vimos una mayor pérdida de empleos entre los hombres que entre las mujeres… Concretamente, el empleo masculino cayó en más de dos puntos porcentuales frente a los niveles de cierre de 2016, mientras que el empleo en las mujeres bajó en unas cinco décimas…

RA – A partir de este análisis, entonces y ya para terminar… ¿Cómo interpretan ustedes en Deloitte esta evolución del mercado de trabajo? ¿Es señal de mayores dificultades a nivel de la actividad económica?

FC – A ver… Como decía recién, el mercado de trabajo mantiene una tendencia de deterioro desde hace ya más de dos años… que se había tendido a moderar en algún momento de 2016 pero que parece volver a profundizarse en los últimos meses.

Lo llamativo, Romina, es que esta evolución del mercado de trabajo no es coincidente con lo que vienen mostrando otros indicadores relacionados a la actividad económica, que en general han tendido a mostrar mejoras bastante claras en la segunda mitad de 2016. En unos días vamos a conocer las cifras oficiales del PBI del cuarto trimestre del año pasado, pero a la luz de lo que muestran varios indicadores ya conocidos nosotros tendemos a esperar un buen dato de crecimiento para lo que fue el trimestre octubre-diciembre…

RA – ¿Y entonces? ¿Por qué entienden ustedes que ha seguido deteriorándose el mercado de trabajo pese a esas mejores señales de actividad económica?

FC – Es difícil dar una respuesta muy asertiva al respecto, pero en Deloitte venimos advirtiendo desde hace tiempo ya que el incremento sostenido de los salarios a un ritmo mayor al de la productividad en la mayoría de los sectores y empresas, era un riesgo para el empleo… y tendemos a pensar que algo de eso estamos viendo.

De nuevo, habrá que ver si no vemos alguna recuperación del empleo en los próximos meses, respondiendo con rezago a la recuperación incipiente de la actividad (eso es factible), pero nosotros vemos con cierta preocupación que con la baja de la inflación que se ha ido procesando en los últimos meses (sobre todo a instancias de un menor dólar), los convenios cerrados con aumentos nominales fijos (aunque sean menores a los de rondas previas) van a estar dejando incrementos bastante más importantes del salario real de lo que estábamos esperando algunos meses atrás… Y eso, como decía, puede seguir afectando negativamente al mercado de trabajo, incluso cuando la actividad económica tienda a mostrar alguna mejora este año.

Este contenido y otros análisis de Deloitte los encontrás en www.objetiva.com.uy.

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

Escribir Comentario