Tras situación recesiva de los últimos años, actividad comercial se recupera

La semana pasada se presentó un nuevo informe de la Encuesta de Actividad en el Sector Comercio y Servicios, con datos correspondientes al primer trimestre de 2017. En este informe se resumen los resultados de una encuesta que la Cámara Nacional de Comercio y Servicios realiza desde hace más de 20 años, con frecuencia trimestral.

En particular, en el marco de esta encuesta se releva la evolución de las ventas en Montevideo, a nivel de unos 25 giros comerciales, entre los que se encuentran rubros tan diversos como supermercados, vestimenta, jugueterías, automóviles, ferreterías o software por mencionar algunos ejemplos.

Emiliano Cotelo (EC): Para analizar esta información y conversar acerca del desempeño reciente y las perspectivas de la actividad comercial en el inicio de 2017, estamos en diálogo con el economista Pablo Rosselli, socio de la consultora Deloitte.

Romina Andrioli (RA) Pablo, ¿Cuáles son las principales conclusiones que surgen de esta nueva edición de la Encuesta de Actividad Comercial de la Cámara de Comercio y Servicios? ¿Cómo fue el desempeño en general de la actividad comercial en el inicio de 2017?

PR – Bien. Como el mismo informe de la Cámara lo señala, desde la segunda parte de 2016 y sobre todo en el último trimestre del año pasado, comenzó a advertirse una mejora en el sector comercial, que hasta mediados del año pasado atravesaba una situación muy claramente recesiva. Estas cifras del comienzo de 2017 de alguna manera consolidan esa mejora al observarse un crecimiento de las ventas en varios rubros o un ritmo de caída interanual bastante más moderado que en trimestres previos.

Hay que tener presente que este año tuvimos una temporada turística excepcional, que habría favorecido algunos giros de forma muy directa. Por otro lado, aunque en enero entró en vigencia el ajuste fiscal (con el aumento del IRPF a los ingresos más altos) y eso puede haber impactado negativamente en las decisiones de gasto de algunas familias, al mismo tiempo la baja de la inflación está suponiendo un mayor poder adquisitivo de los salarios y eso podría estar de algún modo compensando el impacto del aumento de impuestos.

Otro factor a tener presente a la hora de mirar los datos es que este año la semana de turismo cayó enteramente en abril, cuando el año pasado había sido en marzo y esto puede tener impactos (de diferente signo) en los diferentes rubros.

Pero, en definitiva, Romina y más allá de estas puntualizaciones, podemos decir que los resultados de esta última Encuesta de Actividad Comercial tendieron a confirmar una recuperación del comercio en términos generales, aunque aún prevalecen situaciones muy heterogéneas al interior del sector.

RA – Justamente eso iba a preguntarte, ¿qué está pasando al interior del sector? ¿Cuántos giros ya están mostrando un incremento de las ventas en este comienzo de 2017?  

PR – Como decía recién, en general hay una mejora, pero aún con situaciones mixtas. La misma Cámara elabora un índice de difusión del crecimiento de las ventas comerciales, que mide el porcentaje de giros (de un total de 28 giros relevados) que están registrando aumentos de sus ventas frente a los niveles de un año atrás. Ese indicador se ubicó en 57% en enero-marzo de este año, que es un nivel similar al del último trimestre de 2016 (apenas menor) pero muy superior al del mismo trimestre del año pasado… que había sido un muy mal trimestre para la mayoría de los rubros comerciales, con solo 11% de ellos mostrando crecimientos en sus ventas. De hecho, estos niveles en torno a 60% del indicador de difusión que estamos viendo en los últimos dos trimestres son los mayores desde 2013…

RA – Pablo, si te parece, repasemos la evolución a nivel de los principales giros comerciales… ¿Qué rubros están teniendo un mejor desempeño en estos últimos trimestres?

PR – En particular estamos viendo un repunte muy claro a nivel de las ventas de lo que llamamos bienes de consumo durable, como los electrodomésticos o los automóviles. En estos rubros, que son importados y que en general se comercializan con sus precios en dólares, es claro que la evolución del tipo de cambio es un determinante clave y, también, al ser rubros de mayor valor, son una especie de “inversión” a nivel de los hogares. Por eso, el clima de expectativas es particularmente relevante en estos giros… En ese sentido, las ventas de electrodomésticos y autos tuvieron bajas muy intensas en los años pasados, cuando el dólar subía y se registraba un deterioro notorio de expectativas. Y, ahora, con la baja del tipo de cambio del último año y las mejores expectativas a nivel de los consumidores estamos viendo un aumento de las ventas en estos giros bien significativo… Yendo a las cifras concretas, en el primer trimestre de este año las ventas de automóviles 0 km se incrementaron 25% frente al mismo trimestre de 2016, mientras que la comercialización de electrodomésticos aumentó 12% en la misma comparación.

RA – Está claro, Pablo. ¿Y qué sucede a nivel de otros rubros de consumo más corriente, en dónde juega menos directamente el dólar?  

PR – Allí hay situaciones mixtas. Si miramos los giros de consumo no durable más relevantes, aún no se observa una recuperación en las ventas de los supermercados, que vienen mostrando un muy mal desempeño en los últimos dos o tres años… Concretamente, las ventas reales de los supermercados, según esta encuesta de la Cámara, cayeron casi 3% anual en 2015 y 2016 y siguen con una retracción similar (de 3,5% interanual) en enero-marzo de este año.

Mientras que, a nivel de otros rubros no durables o semi-durables importantes, como son la vestimenta o el calzado, estamos viendo mejores desempeños. En el caso de la vestimenta (y en particular en la vestimenta de dama), las ventas mantuvieron una firmeza destacable en los últimos años (más allá de que tuvieron sí un enlentecimiento en el ritmo de crecimiento) y en el inicio de este 2017 se observa un incremento de más de 1% interanual en las ventas totales de vestimenta (y de más de 3% si nos concentramos en la indumentaria de dama en particular). Y de la misma manera, a nivel del calzado, también estamos viendo desde el año pasado una recuperación muy firme, con un crecimiento interanual de las ventas en este primer trimestre de 2017 superior al 6%.

RA – Pablo, mirando el reporte de la Cámara, en la Encuesta también se relevan otros giros comerciales más vinculados a la inversión y no tanto al consumo de los hogares… Me refiero, por ejemplo, a ferreterías, barracas, maquinaria agrícola o camiones… ¿Cómo ha sido la evolución de las ventas en este tipo de rubro?

PR – Como bien decís, Romina, estos giros están más atados a la evolución de la inversión en general… ya sea a la construcción o a lo que es adquisición de maquinaria y equipos en las empresas…

En ese sentido, son rubros que tuvieron descensos de ventas muy fuertes en los últimos años (de dos dígitos en varios de ellos), pero que ahora están tendiendo a mostrar un mejor desempeño, en parte alentados por el descenso del dólar, que supone un abaratamiento relativo de algunos de estos productos (que son esencialmente importados). Por ejemplo, las ventas de camiones y ómnibus, que habían caído 35% en 2016, aumentaron casi 10% interanual en enero-marzo de este año. Y si vamos a rubros más vinculados a la construcción, como ferreterías mayoristas o barracas, pasamos de descensos de entre 10% y 15% en 2016 a subas de 7% y 9% en el inicio de este año.

RA –  A partir de estas cifras, entonces y ya para terminar, ¿qué pronósticos manejan para el sector comercial en los próximos meses?

PR – En términos generales, el escenario macroeconómico que estamos imaginando para adelante debería alentar un crecimiento del sector comercial este año y probablemente también el que viene.

Cómo hemos comentado otras veces, nuestro escenario base de proyección para los próximos meses supone un crecimiento económico sostenido este año, continuando con la recuperación que comenzó a verse en la última parte de 2016. Además, estamos esperando que el dólar se mantenga muy bajo y que permita consolidar niveles de inflación relativamente reducidos (probablemente inferiores al 7%) y, por lo tanto, aguardamos una suba del salario real significativa (de más de 3% promedio anual a nivel de los salarios privados).

El principal riesgo que estamos advirtiendo hoy por hoy para el sector pasa por la evolución del mercado de trabajo, porque seguimos viendo una tendencia descendente del empleo y cierta alza del desempleo en los últimos meses. Si viéramos un deterioro más acelerado a nivel del mercado laboral, eso puede afectar el clima de expectativas, y entorpecer esta recuperación incipiente en el comercio, pero a priori tendemos a pensar que 2017 y seguramente también 2018 deberían ser años de recuperación de este sector en general.

***

Este contenido y otros análisis de Deloitte los encontrás en www.objetiva.com.uy.

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

Escribir Comentario