Una mirada al mercado internacional del petróleo

El pasado 20 de octubre el Gobierno informó que la empresa Schuepbach Energy descubrió la presencia de hidrocarburos en el noreste de Paysandú, aunque todavía falta saber si la explotación es viable. En este contexto, ¿cómo vienen las tendencias de precios, consumo y producción de petróleo a nivel mundial? Análisis del economista Pablo Rosselli, socio de la consultora Deloitte.

Aunque las autoridades y la empresa coinciden en que hay que manejar este asunto con cautela y en que todavía queda por saberse si la explotación es viable, nos pareció oportuno dar una mirada a cómo vienen las tendencias de precios, consumo y producción de petróleo a nivel mundial… Para ello, conversamos con el economista Pablo Rosselli, socio de la consultora Deloitte.

Romina Andrioli (RA) – Pablo, si te parece comencemos repasando cómo están evolucionando los precios del crudo… En estas últimas semanas el precio del petróleo ha tenido una suba bien significativa. ¿A qué respondió este aumento?

Pablo Rosselli (PR) – Desde julio de este año el precio del crudo viene acumulando un aumento bastante importante… La referencia West Texas, de hecho, alcanzaba a US$ 54 por barril en estas últimas jornadas, mientras que la variedad Brent cotizaba en el entorno de los US$ 60 por barril. Se trata de subas realmente significativas para sólo cuatro meses, de más de 15 % en el caso del West Texas y de casi 25 % en el caso del Brent.

Los analistas señalan que esta suba de precios estaría reflejando una revisión al alza en las estimaciones de demanda mundial, esencialmente por mejores perspectivas económicas en China, Europa y EEUU. En el caso de EEUU, además, también incide un repunte en las actividades de refinería, luego de la caída que habían tenido tras el paso del huracán Harvey… Y por último, otro empuje para los precios se vio tras la reunión de la OPEP de setiembre, en la que se evaluó la posibilidad de extender hasta marzo de 2018 el actual acuerdo de producción.

De todos modos, niveles de precios en torno a US$ 55 o US$ 60 por barril igual implican valores notoriamente inferiores a los US$ 100 por barril que supimos tener hasta mediados de 2014… Recordemos que en la segunda mitad de 2014 el precio del crudo empezó a caer en forma bastante intensa, disminuyendo cerca de 50 % en cuestión de unos pocos meses.

RA – ¿Cuánto petróleo se consume en el mundo? Me imagino que con los avances tecnológicos y la tendencia a sustituir combustibles fósiles por energías más limpias que está habiendo en el mundo, el crecimiento de la demanda de petróleo tiene que ser relativamente acotado… ¿Es así, realmente?

PR – La demanda de petróleo a nivel mundial asciende actualmente a unos 98 millones de barriles por día. Dentro de los principales consumidores, EEUU utiliza unos 20 millones de barriles por día, lo que equivale a un quinto de la demanda total. Europa consume otros 15 millones de barriles por día, China unos 13 millones, el resto de América unos 12 millones y los países del Medio Oriente en su conjunto consumen unos 9 millones de barriles al día…

Ahora, en términos de crecimiento, lo cierto es que la demanda de petróleo sigue en aumento aunque como tu marcabas, Romina, lo hace a un ritmo bastante moderado. En los últimos cinco años el consumo mundial de petróleo creció a una tasa promedio anual de 1,5 %, bastante menor que el crecimiento de la economía mundial… Se trata de un crecimiento relativamente moderado pero que es sólo unas décimas más bajo, por ejemplo, que el que se vio en la década del 2000 o incluso en la última década del siglo XX.

Al mismo tiempo, también es cierto que el aumento en la demanda es bastante heterogéneo a nivel de zonas… Por un lado, en EEUU el consumo de petróleo ha permanecido más bien estable en los últimos años, mientras en China, en el resto de Asia y en América Latina la demanda ha ido subiendo… Por poner algunos números, en los últimos cinco años la demanda por petróleo en China creció casi 5 % anual y en América Latina subió casi 3 % por año… y eso se explica porque el crecimiento económico en esas regiones termina alentando una mayor demanda…

RA – ¿Y quiénes son los principales productores de crudo en el mundo? Es bien sabido el peso que tienen los países árabes en cuanto a producción, pero ¿qué otras zonas se destacan?

PR – Los países de Medio Oriente representan aproximadamente 40 % de la producción mundial, destacándose allí la incidencia de Arabia Saudita, que produce 11 % del total mundial. Los países de Medio Oriente son grandes exportadores de petróleo, obviamente. Sin embargo, en forma individual EEUU es el país que ocupa el primer lugar en términos de producción, representando 13 % de la oferta a nivel global. Rusia también es muy importante y se posiciona realmente muy cerca de EEUU, produciendo 12 % del total. Luego hay varios países que también tienen un peso significativo, como China, Canadá e Irán, que producen entre 4 % y 5 % del crudo a nivel internacional.

En el caso de EEUU, en particular, fue muy importante la aparición del “shale oil” a partir de 2007… Fue en ese momento en que se comenzaron a utilizar nuevas tecnologías para extraer petróleo a partir de recursos que, hasta ese entonces, se consideraban inviables desde el punto de vista comercial. Ese avance le permitió a EEUU aumentar en forma realmente muy fuerte su producción… pasando de producir algo más de 7 millones de barriles por día en 2005 (9 % de la oferta mundial), a producir unos 13 millones actualmente (13 % del total a nivel global).

RA – ¿Y a cuánto ascienden las reservas de petróleo en el mundo, Pablo?

PR – En términos de reservas probadas de petróleo (y con esto me refiero a aquellos yacimientos que pueden ser explotados en forma rentable dadas las condiciones actuales), la OPEP estima que habría disponibilidad para obtener unos 1,5 billones de barriles de crudo en el mundo. Con un consumo que, como decía al principio, ronda los 98 millones de barriles por día y asumiendo una demanda constante en torno a ese nivel, las reservas actuales alcanzarían para abastecer el consumo mundial de aquí unos 40 o 45 años… Y este escenario es incluso un poco conservador, porque razonablemente se podría pensar en una demanda por crudo cayendo en un horizonte a tan largo plazo… a medida que sigan desarrollándose las energías renovables en el mundo y de que los avances tecnológicos sigan volcándose hacia el uso de combustibles más limpios.

RA – ¡45 años!, Pablo… Sorprende lo alto que es ese número…

PR – Sí, es una cifra que sorprende, pero que siempre ha sido así de elevada. Contrariamente a lo que muchas veces se cree, la disponibilidad de petróleo conocida hoy en día alcanzaría para cubrir la demanda durante todo ese tiempo. Pero en un plazo tan extenso no deja de ser relevante a qué costo se podrían explotar esos recursos, sobre todo a medida que se van agotando los yacimientos más accesibles, cuyos costos de explotación son relativamente más baratos.

Por eso, Romina, más allá de que haya petróleo en Uruguay, es muy importante evaluar la rentabilidad de explotar esos recursos…

RA – Para terminar, Pablo y teniendo en cuenta el desarrollo de energías alternativas, ¿no será que este descubrimiento en Uruguay igual está llegando un poco tarde para nuestro país?

PR – Es una buena pregunta… Si uno tiene en cuenta el desarrollo que están teniendo las energías renovables en el mundo, la verdad es que los escenarios de estabilidad o incluso caída en el consumo de petróleo de aquí a los próximos 10 o 15 años están ganando algo de probabilidad… Eso era impensable hace 10 años y hoy está entre lo posible… El Departamento de Energía de EEUU, por ejemplo, contempla que no habrá un crecimiento relevante del consumo en ese país y hacia 2030, inclusive, la demanda de petróleo en ese país tendería a bajar levemente…

Estos pronósticos tienen que ver justamente con el abaratamiento que están teniendo las energías renovables y con la progresiva sustitución que se está impulsando en favor de los combustibles más limpios… Probablemente también está jugando un rol clave el desarrollo que está habiendo a nivel de tecnologías de almacenamiento de la energía, ya que hasta ahora la principal restricción para un mayor avance en el uso de energías renovables era la imposibilidad de almacenar en grandes volúmenes y a costos accesibles la energía generada gracias al sol o al viento.

Entonces, respondiendo a tu pregunta, Romina, el panorama a mediano plazo parece ser de poco crecimiento en la demanda mundial de petróleo… Y al mismo tiempo los precios actuales del petróleo están en niveles relativamente reducidos en una comparación histórica…

Por eso, es muy importante para Uruguay saber la escala y los costos de explotación que tendría eventualmente el petróleo hallado en Paysandú… Pero si finalmente se tratara de yacimientos viables, ese descubrimiento podría tener impactos muy importantes sobre nuestra economía.

***

Este contenido y otros análisis de Deloitte los encontrás en www.objetiva.com.uy.

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

Escribir Comentario