Cuentos con mesa: Los ganadores del mes de mayo, para leer y escuchar

Viernes 22 de mayo de 2015

Hoy conocimos a los ganadores de la primera edición del Concurso de Cuentos de En Perspectiva 2015. En esta oportunidad, la consigna fue escribir “cuentos con mesas”.

Más de 240 textos participaron de este certamen que tuvo como jurado a los integrantes de La Mesa de los Viernes: Carlos Maggi (presidente), Juan Grompone (secretario), Matilde Rodríguez Larreta y Mauricio Rosencof.

Maggi, participó en la selección de los cuentos y grabó uno de ellos que se pudo escuchar el viernes 22 de mayo, una semana después de su fallecimiento.

A continuación compartimos los trabajos premiados.

Primer premio: La Mesa de Jorge
Autor: Matías Carbajal

“-¿Qué pasa que no viene el café, gallego? -increpó Jorge con su voz arenosa.

Nadie sabía realmente cuantos años tenía Jorge, ni siquiera el gallego que le llevaba el café todas las mañanas a la mesa del rincón. Siempre se la conoció como la mesa de Jorge; la única que no tenía vista a la calle y que solía tener cartón en dos de las cuatro patas para lograr el equilibrio que nunca tuvo.

Antes, cuando Jorge se encargaba de aconsejar parroquianos, optaba por la caña y no el café.

-¡Es que la caña ya no viene como antes! -se excusaba Jorge, pero el Gallego sabía bien que, con el correr del tiempo, la salud es una variable a tener en cuenta.

-¿Va a demorar mucho el café? -volvió a quejarse Jorge.

Esa mañana el gallego había demorado la entrega porque algo lo había desconcertado: vio a Jorge entrar y sentarse en la mesa más cercana a la puerta. Una mesa cualquiera.

No le cobró el café. Por pura compasión nomás”.

Segundo premio: Las cinco mesas
Autor: Luis Grassi

“Milton Concepcao Das Neves, confiadito venía atravesando la sierra y no pensó en toparse con la aduana al fin de su camino de Aceguá a Melo.

Se movía lento, en silencio, sin luz ninguna, ni linterna siquiera. Traía ese día cincuenta mesas plegadas de pino con esmalte blanco -como Aparicio-. A su moto All Direction cinco tiempos, año 55, de 125 hp le tenía adaptado un silenciador de fitito, de manera que el ruido se confundiera con el viento de la sierra. Al llegar a quebrada Azul, el cabo Siola desde el barranco le gritó: PARA O TE QUEMO JUNA GRAN SIETE!!, y el paró para no romper las mesas.

Después –libre otra vez- siguió Seu Miltao, con el mismo destino melense que soñó el Gral. Justino Muniz hace cien años. Camisa abierta en el pecho, entornados los ojos detrás de sus oscuros lentes, pastito apretado bajo el bigote espeso, y por deformación profesional ni una luz ni brillo que lo destacara del paisaje matutino. En el equipaje llevaba ahora cuarenta y cinco mesas”.

Tercer premio: La pregunta
Autor: Mario Iturburu Gutiérrez

“Al mediodía los domingos, se reunía la familia. Los que quedaban y los que llegaban. La mesa del comedor se cargaba de nietos y la de la cocina de pasta y mamaderas.

Un día que la abuela cocinaba apurada, la nieta mayor, pasándole el brazo por los hombros le preguntó: ¿porque ahora que el abuelo no está, seguís cocinando? Ella, en un gesto natural, que hacía cuando estaba preocupada, tomó por los bordes el delantal, lo sacudió y dijo pensativa: porque así no me doy cuenta de que no está”.

Además de los cuentos premiados, en La Mesa de los viernes se escucharon otros trabajos elegidos por los integrantes del jurado.

El de Carlos Maggi fue el titulado La mesa que trajo de vuelta a mi padre (creencia popular).

La autora es María Urquhart Perez. 

“El viento arreciaba, el cielo se veía raro, nubes negras cambiaban de forma y  pasaban rápido por encima de nuestras cabezas. Recogimos todo, encerramos a los animales, justo a tiempo para entrar a nuestra casa. Solo se escuchaba el soplido del viento y el ruido de las ramas que volaban; el campo había enmudecido.  Voló una chapa del techo de una pieza. Mamá nos ordenó meternos debajo de la mesa y llamar a papá, seguro nos iba a escuchar; había salido temprano a recorrer el campo. Éramos siete hermanitos acurrucados en un abrazo único que gritábamos: “¡Papito!… ¡Vuelva!”, mamá nos alentaba. Luego les tocó a las chapas del comedor.  La mesa era nuestro techo y seguíamos llamando. De pronto la puerta principal se abrió, tenía la cara ensangrentada, un ladrillo volador lo había golpeado. Salimos de nuestro cobijo y corrimos a recibirlo, nuestra algarabía contrastaba con el silencio absoluto de alrededor. Por el agujero del techo entró una luz maravillosa; el tornado se había retirado”.

El que eligió Juan Grompone no tiene título. El seudónimo de su autor es El segundo de la fila

El autor: Leonardo Altmann

“Y surgió Christian, y es posible que de aquellos garabatos entreverados, usando lápices y crayolas de los colores más opacos no saliera un artista o alguien de oficio manual, salvo mucha disciplina. De su verborragia e imaginación, un narrador o un político. Después apareció Adrián, con la risa discontinua, y el talento claro de un futbolista. Y por último Inés, la rubiecita que pasaban a buscar en el auto a la salida de la escuela: economista, estoy seguro.

Y yo, es cierto, el cuarto integrante de aquella mesa, la más chica de la clase de jardinera. El de los dibujos más torpes, el de las caídas en los juegos, el más introvertido, que faltó el dia de la foto. El que no vio casi nunca más a aquellos tres niños y periódicamente siente la necesidad de inventarles posibles vidas, (con casuales y efímeros cruzamientos con la mía) como excusa para reconstruir mis propios recuerdos. Mientras pienso, desde esta mesa de café, como ésta, mi vida, podría ser un invento de cualquiera de ellos”.

El cuento que eligió Matilde Rodríguez Larreta no tiene título y fue escrito por alguien que firmó como Edurne

Autora: María del Carmen Pérez

“En Carmelo mis padres tenían un bar frente a la plaza con mesas y sillas de cedro donde se servían espumosos cortados. Allí se instaló uno de los primeros televisores del país, en blanco y negro que emitía señales argentinas. Uno de mis primeros recuerdos es de estar bajo una de esas mesas asustada por algo que pasaban por la televisión. También una de ellas nos acompañó cuando nos vinimos a la capital y fue testigo de cómo aprendí a comer verduras y hasta el odiado gazpacho. Nos reconciliamos durante el liceo estudiando con mi mejor amiga,  escuchando a Serrat y esperando que la dictadura terminara algún día. La llevé cuando me casé y sobre ella proyectamos el futuro de a dos. Tuvimos la idea de cortar sus patas y convertirla en una mesa ratona. Parecía buena idea porque quedó a la medida para que nuestro niño ensayara su arte con pinturas de dedo. Pero la vida es imprevisible. El papá del niño murió y cuando miro la mesa, extraño sus patas altas porque ya no quepo bajo ella”.

Mauricio Rosencof eligió un cuento titulado Tuco

Autor: Marcelo Biagi

“Es una historia de aromas y sabores. Son los recuerdos de mi infancia. Piedras 538, allí vivían mis abuelos, segundo piso por escalera a la derecha.

“¿Quién es?”, decía mi abuela. “Soy yo”, le contestaba.

La puerta del edificio se abría, y los aromas de la cocina ya se sentían.

El tuco se empieza a hacer a las 9 de la mañana, lleva extracto de tomate, vino tinto, perita fresco, ajo, albahaca y un trozo de carne. Se debe cocinar lento, muy lento, a fuego bajo y en olla de barro. “La paciencia despierta los sabores”, decía ella. De sus fuegos amanecían  los perfumes del pan casero, los estofados, las sopas de invierno y el romero dorándose con las papas.

Hoy soy cocinero, y por culpa de estas memorias trabajo en un pequeño restaurante de la ciudad vieja. Cocino todas las mañanas para ella. La imagino que entra por la puerta de mis aromas y se sienta en la mesa de la ventana, esa que mira a la plaza y entra el sol, esa a la que todos los días obsequio el sabor de mis recuerdos”.

 

¿Qué premios se llevan los ganadores?

1er premio – Estadía para 2 personas por 2 noches en AWA boutique + design Hotel de Punta del Este, que incluye desayuno buffet, spa, sauna, jacuzzi, wifi, biblioteca y microcine. Además, un auto Chevrolet de cortesía de Roberto Cristófano, Concesionario General Motors, para el traslado ida y vuelta a Punta del Este y los paseos.

2do premio – Estadía para 2 personas por 1 noche en AWA boutique + design Hotel de Punta del Este, que incluye desayuno buffet, spa, sauna, jacuzzi, wifi, biblioteca y microcine. Además, un auto Chevrolet de cortesía de Roberto Cristófano, Concesionario General Motors, para el traslado ida y vuelta a Punta del Este y los paseos.

3er premio – Estadía para 2 personas por 1 noche en AWA boutique + design Hotel de Punta del Este, que incluye desayuno buffet, spa, sauna, jacuzzi, wifi, biblioteca y microcine. Además, un auto Chevrolet de cortesía de Roberto Cristófano, Concesionario General Motors, para el traslado ida y vuelta a Punta del Este y los paseos.

***

Ver ganadores de la segunda edición del Concurso de Cuentos de En Perspectiva 2015: Cuentos con bichos

Mesa relacionada
¡Volvió el Concurso de Cuentos de En Perspectiva!

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

3 Comentarios - Escribir un comentario

  1. Digan lo que quieran, pero el cuento “EL TUCO” (el preferido de Rosencof) es el ganador absoluto. Es magistral. Emoción pura hecha arte de la palabra.

    Reply
  2. Excelente selección. Felicitaciones a todos los que organizan este fantástico concurso que emociona y conecta con las cosas mas simples y escenciales para disfrutar.

    Reply
  3. Sr. Emiliano Cotelo, permítame llevarme los primeros cuentos de este año, son para compartir con mis compañeros del taller literario Esquinas que funciona en la biblioteca Cántaro Fresco en Luis A. de Herrera y Altamirano.
    Esperaremos los que vendrán en el correr del año.
    Muchas gracias, Ana M. Stalla

    Reply

Escribir Comentario