China-LAC: 3.000 personas asisten a esta “gran vidriera” para la inserción de Uruguay y América Latina en la nueva Ruta de la Seda, que busca fomentar el comercio y la cooperación

Los autos Chery, Lifan o Geely, el celular Huawei y las computadoras Lenovo son solo algunos ejemplos de las marcas chinas que se han vuelto habituales en nuestras vidas en América Latina en la última década. Mientras tanto, del otro lado del mundo, para los chinos ya es algo común consumir carne, lácteos, lana y sobre todo comprar soja para consumo animal procedente de este lado del Pacífico.

Transcripción de la entrevista con Antonio Carámbula y Fernando Lugris

Sin embargo, según entienden muchos analistas, los vínculos entre América Latina y China aún tienen mucho por explorar, mucho por avanzar. Entre otras cosas, a través de inversiones que vengan del país asiático a este continente.

Por eso, para palpar la magnitud y el impacto de este intercambio, lo que hay y lo que viene, nos hemos instalado hoy en el Centro de Convenciones y Exhibiciones de Punta del Este, donde en esta jornada comienza China-LAC 2017, la mayor cumbre de negocios que reúne a China con América Latina y el Caribe.

Hoy conocimos y analizamos estos temas desde la óptica uruguaya, con Antonio Carámbula, director ejecutivo de Uruguay XXI, la “pata” local encargada de la organización del evento, y Fernando Lugris, el embajador uruguayo en Beijing desde el año 2015.

Transcripción de la entrevista con Antonio Carámbula y Fernando Lugris

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

2 Comentarios - Escribir un comentario

Escribir Comentario