Chip facilitará “saber dónde están los perros” y permitirá “que las políticas públicas sean más eficientes”, dice Julio Pintos, de la Comisión de Tenencia Responsable y Bienestar Animal

El domingo entró en vigor la obligación de inscribir a los perros en el Registro Nacional de Animales de Compañía, colocándoles un chip subcutáneo. Con esta medida el Gobierno busca disminuir la superpoblación de canes y los riesgos asociados a ella, como mordeduras, accidentes de tránsito o trasmisión de enfermedades.

Pero… ¿qué eficacia puede tener el mecanismo? En la entrevista central de esta mañana lo conversamos con el gerente de la Comisión de Tenencia Responsable y Bienestar Animal (COTRYBA), Julio Pintos.

Transcripción de la entrevista Julio Pintos, gerente de la Comisión de Tenencia Responsable y Bienestar Animal

¿Usted ya pasó por la veterinaria a colocarle el chip a su perro?

Desde el domingo rige la obligación de implantar uno de estos dispositivos identificatorios a los perros que haya en el hogar, una medida con la que el Estado busca disminuir la superpoblación de canes y los riesgos asociados a ella.

El mecanismo del chip, sin embargo, ha generado un debate entre quienes lo ven cómo una forma eficaz de responsabilizar a los dueños por la tenencia de los animales y quienes lo consideran una suerte de “impuesto” con afán recaudatorio.

Sobre este asunto dialogamos esta mañana con Julio Pintos, gerente de la Comisión de Tenencia Responsable y Bienestar Animal, Julio Pintos.

Transcripción de la entrevista Julio Pintos, gerente de la Comisión de Tenencia Responsable y Bienestar Animal

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

4 Comentarios - Escribir un comentario

  1. Prefiero plantear el asunto de fondo, lo del chip es secundario y se ha transformado en otro asunto para criticar las acciones del gobierno. El problema de fondo es la superpoblación de algunas especies animales, en especial los perros. Algunas personas vuelcan afectividad en un animal de compañía. El problema surge cuando esa afectividad se extiende a toda una especie sin depredadores. Es necesario controlar el crecimiento de la misma con todas las herramientas disponibles, la castración que ha demostrado ser insuficiente, los refugios que son depósitos crueles y otros; pero el más importante y útil que es el SACRIFICIO SANITARIO DE ESOS ANIMALES no se quiere aplicar porque parece antipático. Salgamos los verdaderamente protectores de todas las especies vivas a defender las herramientas que existen para restaurar el equilibrio ecológico.

    Reply
  2. Me parece un paso en la dirección correcta en un tema donde no hay una solución única al tema de la superpoblación de perros.
    Lamentablemente dudo de la efectividad de la medida, ya que somos un país de muchos reglamentos y pocos controles, ni siquiera se controla el pago de patente, entonces ésto parece recurrir al voluntarismo de unos pocos.
    Coincido con Roberto en que el tema del costo es secundario y deberíamos centrar el debate en los temas de fondo.

    Reply
  3. No. Ni existe ni existió ni tampoco es delito no ponerle chip al perro. Así que no pueden allanar con la fuerza publica porque no hay delito y por lo tanto no habrá nunca orden de juez para allanar.

    Reply

Escribir Comentario