Documental sobre asesinato de Roslik y sus consecuencias: “No se sabe toda la verdad, hay gente que sigue creyendo en la historia oficial” de la dictadura, dice su director

La película se llama Roslik, y el pueblo de las caras sospechosamente rusas. Es un documental que se basa en el caso del médico Vladimir Roslik, que murió torturado en abril de 1984 mientras estaba detenido en el Batallón de Infantería Nº 9 de Fray Bentos.

Además de reconstruir aquel hecho, el último asesinato cometido por la dictadura militar, el film pone el foco en las huellas que aquel crimen dejó en su familia y en la colonia rusa de San Javier. Hoy en la entrevista central estuvieron su director Julián Goyoaga, su jefa de producción, Camila de los Santos, y la viuda de Vladimir Roslik, María Cristina Zavalkin.

Transcripción de la entrevista con Julián Goyoaga, Camila de los Santos, y María Cristina Zavalkin.

16 abril de 1984.

La dictadura mostraba signos de apertura y aparecía cada vez más cercano el retorno de la democracia, que se concretaría siete meses después con las primeras elecciones.

Sin embargo, aquel día el Gobierno militar cometió su último crimen.

El médico Vladimir Roslik, que había sido detenido en la localidad de San Javier acusado de integrar una célula guerrillera comunista, moría durante una sesión de tortura en el Batallón de Infantería Nº 9 de Fray Bentos.

Su asesinato, que pudo probarse por la valentía de su viuda y por la audacia de varias investigaciones periodísticas, tuvo enorme repercusión aquí y en el exterior.
33 años después, una película pone el foco en la huella que aquella muerte de Roslik dejó en su familia y en el pueblo de San Javier, una colonia rusa fundada en 1913 en el departamento de Río Negro.

Roslik y el pueblo de las caras sospechosamente rusas. Ese es el título del documental que se estrenó el jueves 31 de agosto.

Vale la pena conocer cómo se realizó este trabajo, junto a su director Julián Goyoaga, su jefa de producción, Camila de los Santos y María Cristina Zavalkin, Mary, viuda de Vladimir Roslik, que nos atendió desde Paysandú.

Transcripción de la entrevista con Julián Goyoaga, Camila de los Santos, y María Cristina Zavalkin.

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

2 Comentarios - Escribir un comentario

  1. Yo siempre pensé que ese cirmen fue hecho para arrojar una mancha de sangre sobre la figura del Gral. Hugo Medina, que era responsable de la región militar en que se produjo, y de quien ya se sabía que iba a ocupar la Comandancia en Jefe del Ejército al año siguiente (cuando se realizarían las elecciones). Esa época (abril de 1984) no era como los tiempos de la década del 70, cuando la dictadura cometió la mayoría de los crímenes bajo la máxima represión y silencio, sino que (aún siendo tiempos duros) ya había una mayor apertura: se realizaban actos públicos de resistencia, había prensa que denunciaba los excesos, y además ya se presentía que en noviembre de ese año serían las elecciones. Y entre los mandos superiores militares ya había dos tendencias: una favorable al pronto retorno al régimen democrático, y otra proclive a retener el poder por algún tiempo más.

    Reply

Escribir Comentario