Eduardo Bonomi: Baja en delitos por aplicación del PADO “es el resultado de un proceso de cinco años de reforma policial”, incorporación de tecnología y combate a la corrupción

El Ministerio del Interior dio a conocer ayer los datos del primer año de funcionamiento del Programa de Alta Dedicación Operativa (conocido habitualmente como PADO), un sistema de patrullaje que prevé la saturación de algunas zonas del área metropolitana del país y que se ha enfocado sobre todo en el delito de rapiña. ¿Cuáles fueron sus resultados? En la entrevista central lo conversamos con el ministro del Interior, Eduardo Bonomi.

Transcripción de la entrevista con Eduardo Bonomi, ministro del Interior

La seguridad pública es, desde hace muchos años, uno de los temas que más preocupa a los uruguayos.

En particular los tres gobiernos del Frente Amplio han sido muy criticados por las políticas que han venido aplicando en esta materia y sus escasos resultados. Sin embargo, en los últimos meses aparecieron indicios de mejora en algunos delitos.

Por eso, generaba expectativa la conferencia de prensa que anunciaba para ayer el Ministerio del Interior a efectos de presentar los resultados del primer año del Programa de Alta Dedicación Operativa, un nuevo sistema de patrullaje enfocado particularmente en las rapiñas.

¿Qué dice ese balance del PADO? ¿Qué nuevos pasos vienen en este camino?

De eso conversamos en la entrevista central con el ministro del Interior, Eduardo Bonomi.

Transcripción de la entrevista con Eduardo Bonomi, ministro del Interior

Documento relacionado
Informe del Ministerio del Interior sobre cantidad de delitos desde la aplicación del Programa de Alta Dedicación Operativa

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

2 Comentarios - Escribir un comentario

  1. Trabajo en un colegio en Paso de la Arena. En la calle del Colegio hay policías PADO en muchas esquinas. Da tranquilidad. Una anécdota: A la salida de la escuela, muchos niños en las paradas de ómnibus, de túnica y moña. A la altura de Las Torres, cuatro niños hacen seña al ómnibus para subir, pero el chofer se detiene para que suban otras personas adultas y arranca cuando van a subir los niños. Uno de los policías PADO que observaba la situación, se acerca al ómnibus que ya se estaba moviendo, se pone delante con el arma atravesada, sin apuntar, y de modo que obliga al chofer a detenerse y abrir la puerta. Los niños entran con cara de asustados. Pero no por el policía, sino porque el chofer empezó a insultar al policía de forma soez, diciéndole qué te creés, cómo sabés que no iba a parar, Y el policía le contestó: con el ómnibus en movimiento no iban a poder subir los niños. Y el conductor remató sus palabras gritándole: “cómo se ve que no tenés nada que hacer, milico de m…”. La verdad, opino que el policía estuvo muy bien.

    Reply

Escribir Comentario