Juan Salgado (Cutcsa): Plan para revitalizar 18 de Julio “empezó por el final”, se necesita “mucho tiempo para hablar con todos los involucrados”

El plan para revitalizar 18 de Julio presentado por la Intendencia en agosto ha recibido varios cuestionamientos en las últimas semanas.

Entre los más críticos está el presidente de Cutcsa, Juan Salgado, que sostuvo que el proyecto “es peor” a la obra que la comuna realizó en el corredor Garzón. ¿Por qué? ¿Qué alternativas propone la principal empresa de transporte colectivo de la capital? En la entrevista central de esta mañana recibimos al presidente de Cutcsa, Juan Salgado.

Transcripción de la entrevista con Juan Salgado, presidente de Cutcsa

La Intendencia de Montevideo presentó en agosto un ambicioso plan para revitalizar la avenida 18 de Julio que incluye ensanchamiento de veredas, prohibición para la circulación de autos, carriles exclusivos para ómnibus (preferentemente eléctricos) y la habilitación de una bicisenda en el centro de la calzada.

Sin embargo, la iniciativa, que pretende “humanizar” el espacio público, ha recibido varios cuestionamientos en las últimas semanas.

Entre las voces más críticas estuvo la del ex presidente Julio María Sanguinetti que aseguró que el intendente Daniel Martínez se está “metiendo en un lío” por una obra que no es prioritaria.

Pero el cuestionamiento más severo fue el del presidente de Cutcsa Juan Salgado, que sostuvo que este proyecto es “peor” al que se llevó a cabo en el Corredor Garzón. ¿Por qué?
¿Qué alternativas propone desde la principal empresa de transporte colectivo del país?

Esta mañana, en la entrevista central de En Perspectiva recibimos a Juan Salgado.

Transcripción de la entrevista con Juan Salgado, presidente de Cutcsa

Entrevista relacionada
Intendencia busca transformar 18 de Julio a “escala humana”, priorizando al peatón y a la bicicleta, dice Ramón Méndez

Documento relacionado
Proyecto de la Intendencia de Montevideo para revitalizar 18 de Julio

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

13 Comentarios - Escribir un comentario

  1. Mal, muy mal el señor Salgado. Esperaba algo más entendible, mejor pensado y expresado. La crítica parece ser “como se equivocaron con el Corredor Garzón, ésto tambien va a estar mal”. No entendí tampoco la crítica de las bicicletas. Si a los especialistas, a los líderes de los grupos de usuarios de bicicletas, les parece bien, no entiendo las razones del Sr. Salgado.

    Reply
    1. Alejandro Tempesta Tastás · Edit

      El problema de la bicicleta es que al circular en el medio de dos senderos de ómnibus es muy peligroso para el ciclista, ya que no habrá espacio suficiente para maniobrar en una emergencia.

      Reply
  2. Alejandro Tempesta Tastás · Edit

    Tarde o temprano habrá que realizar un tren subterráneo de plaza Independencia a Portones, por lo menos. La piedra del subsuelo ya no es excusa, ya hay maquinarias en la actualidad para realizarla. 18 de Julio debiera ser peatonal como muchas ciudades del mundo.

    Reply
    1. Ricardo González Falcón · Edit

      Plenamente de acuerdo y agrego: debería llegar hasta el aeropuerto de Carrasco. Ese tipo de servicio se encuentra en muchas ciudades .

      Reply
  3. Ricardo González Falcón · Edit

    Señor Eduardo Ríos. Vivo en la Avenida 18 de Julio y concuerdo con muchas de las observaciones que hace el Señor Salgado. A vía de ejemplo: ¿cuantos ciclistas circulan por 18 de Julio por día? Una cantidad ínfima. ¿Cuales son las condiciones de seguridad en que circulan, no en 18 de julio, en toda la ciudad? Pésimas, sin casco, sin chaleco, sin luces y sin respetar las normas de tránsito (luces, etc.), lo cual no cambiará una bicisenda por el centro de la principal avenida, como no lo ha hecho en donde ya existen las bicisendas. O sea, dimensionará injustificadamente un problema de seguridad y se requerirá de mucho dinero para uso de muy pocos, dinero que se requiere para cosas más urgentes, como por ejemplo el muy mal estado de las calles y no sólo en el centro de Montevideo (los habitantes de Montevideo ya el cumpleaños de los pozos !!!). Pero vea otro aspecto: una sola senda de ida y otra en sentido contrario. Será como un ferrocarril inconexo en que cada ómnibus cuando deba parar para ascenso o descenso de pasajeros, detendrá a todos los demás aunque no necesiten detenerse. ¿Que pasa si se requiere una ambulancia o los bomberos o un patrullero policial, con esa única senda para avanzar en que estarán además los ómnibus en ese , por qué espacio los podrán sobrepasar para contemplar su necesidad de avanzar con urgencia? ¿Por qué cree usted que los conductores de ambulancias, los de los bomberos, los de los patrulleros, cuando deben desplazarse a dar con urgencia sus servicios, toman por la Avenida 18 de Julio? ¿No será que evitan las callles laterales también con muchos vehículos circulando pero más estrechas? ¿Cómo acceden las personas que viven, se alojan (hoteles p.ej.) sobre 18 de Julio, o como trasladan a sus comercios los propietarios sus mercaderías? Podría seguir con muchos otros argumentos sacados de la absoluta realidad, pero prefiero hacerlo con una afirmación indesmentible: no hay, ninguna ciudad del mundo, que tenga en aplicación el sistema propuesto, ninguna. ¿Por que cree usted que es?

    Reply
    1. Además, poner las bicisendas en el medio sirve para ir de la Plaza Independencia hasta el Obelisco o viceversa, pero si alguien quiere detenerse en un edificio intermedio, o salir de él, ¿qué piensa que hará? ¿Ir hasta la próxima esquina, bajarse de la bicicleta y a pie hacer el cruce con luz verde y el tránsito por la vereda con la bicicleta de arrastre? Lo más seguro es que crucen la senda de ómnibus, o circulen un tramo por ésta, hasta llegar a su destino, e igual a la inversa. Peligro para los ciclistas y problema para los ómnibus.

      Reply
  4. Alejandro Tempesta Tastás · Edit

    Siempre pensé que el pulso político del Uruguay, se podría medir con el comportamiento de los ómnibus urbanos. Al ser un transporte cansino por las pocas frecuencias, obsoletos por ser no aptos para viajar de parados al ser pasillos angostos en su mayoría, y sucios por no existir la limpieza obligatoria en cada terminal. Seria bueno implementar cuadrillas de limpieza estables en cada terminal con aspiradoras de tierra y otros elementos modernos.

    Reply
    1. Discrepo con Ricardo en varios puntos.

      Lo primero es que sí hay ciudades en el mundo que tienen calles semi-peatonales, les dos dos ejemplos en los dos extremos – la ciudad de Salto en Uruguay con circulación de vehículos particulares en una sola senda y la ciudad de Shenzhen en China con circulación de vehículos de transporte colectivo en una sola senda.
      Esto se realiza limitando los vehículos de transporte público que ingresan (menos cantidad de líneas con puntos de transbordo, al limitarse la cantidad de buses no se produce el efecto dominó que menciona Ricardo.
      Por otro lado el tema de repartos, hoteles, ambulancias se resuelve desde la esquina mas próxima con circulación de máximo 50 metros por carros logísticos para mercaderías y valija y sillas de ruedas o camillas para enfermos, esto es tal y como se hace en cualquier peatonal del mundo, ejemplos cercanos en Buenos Aires y también en nuestra Ciudad Vieja en la calle Sarandí.
      Me parece que el proyecto es bueno en grandes rasgos pero sí le critico que faltó mas diálogo con los actores sociales. Lo que no concuerdo es que el Sr. Salgado salga a discrepar sin tener ningún argumento técnico y sin tener el mismo la capacidad técnica para opinar de temas urbanísticos.

      Reply
      1. Ricardo González Falcón · Edit

        Señor Francisco Guerra, respeto su discrepancia, En principio usted habla de “la ciudad de Salto con calles de una sola senda”. Esas calles Señor no tienen el volumen de ci¡relación de 18 de Julio en Montevideo y además NO tienen prohibido que circulen vehículos que no sean ómnibus. En la ciudad de Shenzhen se aplica un. sistema que no tiene ninguna relación con lo que se pretende aplicar en nuestra principal Avenida y le aclaro que conozco el caso en persona, por lo que le aseguro NO hay ninguna similitud. Usted expresa ” limitando los vehículos de transporte público que ingresan”. Se habla de limitar las diferentes líneas que entren en 18 de julio, NO de limitar los vehículos de transporte público que ingresan, porque le aclaro que la cantidad de personas que en esos transbordos accederán a los transportes que se permiten en 18 de Julio, NO menguarán la cantidad de personas que en ellos se trasladen, lo que en consecuencia, por lógica pura, no menguará la cantidad de los vehículos de transporte público que ingresen a nuestra principal avenida. En cuanto a lo que “se hace en cualquier peatonal del mundo” inclusive en la Calle Sarandí, disculpe pero cuando es necesario, ambulancias, patrulleros o bomberos, SI tienen acceso a esas calles, en todo el mundo. El proyecto en sí, tal y como está armado, se hizo sin diálogo, como usted mismo reconoce, a lo que se adiciona que no se consideró a los ciudadanos que viven, comercian, etc., en la principal avenida y por fin, escuche los argumentos del Señor Salgado, a quien usted acusa de discrepar “sin tener ningún argumento técnico y sin tener el mismo la capacidad técnica para opinar de temas urbanísticos.”, siendo que precisamente, en cuanto a lo técnico, esgrime que se basa en los técnicos que ha contratado la empresa cuyo directorio preside y en cuanto a capacidad técnica, tampoco la tiene, al igual que usted y que Yo, pero por lo menos dele el crédito que de transporte público sabe más. Le saludo con respeto.

        Reply
  5. Yo lo que se y sufro es un transporte cansino, sucio, unidades hechas para gente chiquitita: no podes pasar por el pasillo. Cuando van a instalar vehículos eléctricos? Una vez subí a un Cutcsa recorrido 60 y 18 se vehia distinta. Eso sería un gran avance.
    Yo creo que a este proyecto le falta aún más análisis. Por ej, que harán con la estatua de La Libertad? Queda tan angosta la calle.

    Reply
  6. Alejandro Tempesta Tastás · Edit

    Ojo! El poco uso de la bici en 18 y en otras a venidas es por no existir sendas seguras para las mismas. Si miramos el futuro, la bici moderna con ayuda-pedal eléctrico será casi uso masivo. El subterráneo será una necesidad sin vueltas. Y el servicio de ómnibus un complemento necesario en combinación con el subte. No esperemos el agua al cuello.

    Reply
  7. Ricardo González Falcón · Edit

    A propósito del cambio en la Avenida 18 de julio, algunas interrogantes… ¿y las respuestas?
    Publicado por Lucio Cáceres el 10/10/2017 |
    Se ha dado a conocer el proyecto de la Intendencia Municipal para reformar la Avenida 18 de julio de Montevideo y transformarla en una vía exclusiva para una línea de ómnibus articulados, con una ciclovía central y ensanchar las veredas. Eso es lo que se ha mostrado a través de la prensa.
    Me gustaría saber, además del papel pintado y del efecto marketing del intendente con aspiraciones presidenciales, cual es la racionalidad que soporta una decisión de este tipo en particular a partir de algunas interrogantes que nos formulamos.
    ¿Se han hecho mediciones del tránsito vehicular?
    ¿Se ha modelado el sistema vial como para poder concluir que resultará en una mejoría para la ciudad y para los usuarios del transporte público y de los automóviles?
    ¿Se ha analizado cuál es la ocupación del sistema vial?
    ¿Se han evaluado las consecuencias políticas, sociales y económicas?
    ¿Cuáles y donde estarán ubicadas las estaciones de trasbordo del sistema de transporte urbano al sistema troncal de 18 de julio?
    ¿Se les ha preguntado a los usuarios si están dispuestos a realizar un trasbordo?
    ¿Es el resultado de una imitación de lo que se ha hecho en otras ciudades?
    ¿Es que existe una congestión extrema en la principal Avenida?
    ¿Es una prioridad de la ciudad?
    Son demasiadas las preguntas que no encuentran respuesta en los documentos que se han compartido con la prensa y en las reuniones de presentación en sociedad de este proyecto.
    Si todas estas preguntas tuvieran respuesta, seguramente se habrían explicitado al momento de hacer de conocimiento público este proyecto.
    Por no tener una respuesta a todas estas interrogantes, me permito estimar que lo que hay es apenas una idea, plasmada en papel. Hoy por hoy ello resulta por demás fácil de hacer, contando con un buen dibujante de Autocad, y alguna “cabeza novelera” con ideas.
    A mi entender resulta claro que esta propuesta nace de una ideología: La sociedad tiene que vivir de acuerdo a lo que piensa el Gobernante, en lugar de que el Gobernante gestione de acuerdo a como piensa la sociedad.
    Hay que utilizar el transporte público en lugar de utilizar el automóvil y hacer de la circulación en automóvil un desplazamiento tan demorado que la población se vea obligada a dejar el auto en la casa. Porque el auto es un recurso de transporte de los sectores con mayores ingresos y el transporte público es un sistema para los sectores de menores ingresos.
    Esa es la ideología escondida detrás de este proyecto.
    Pero vamos por partes diría Dr. Jeckyll.
    ¿Es la bicicleta un transporte tan utilizado como para justificar el recorte del espacio de circulación a favor de la bicicleta?
    La respuesta es que no lo es. Basta con pararse en cualquier ciclovía para evidenciar que es un espacio de circulación subutilizado.
    ¿Cuál es el espacio utilizado por los ciclistas? En su mayoría es el espacio recreacional: la rambla, los accesos a algunos centros de atracción juveniles.
    No queda más que concluir que el asesor danés de la intendencia departamental de Montevideo extrapola la costumbre de Copenhague a Montevideo, pero sin tener en cuenta que Montevideo es una ciudad muy extendida y de topografía movida y que Copenhague es una ciudad reducida y de topografía llana. Lo mínimo a considerar debe ser que en Copenhague el 50% de pasajeros se mueve en bicicleta, pero en América el máximo es de 6.4%, según los estudios que al efecto existen.
    Ante nuestra realidad y problemática existente:
    ¿Es la bicicleta un medio de transporte para los sectores de menores ingresos radicados en la periferia de la ciudad?
    La respuesta se impone, puede serlo dentro de barrio, pero para distancias largas claramente que no lo es.
    Una ciclovía en 18 de Julio no creo que tenga un uso intensivo por parte de los sectores de menores ingresos radicados en la periferia de las ciudades. Tampoco es un medio razonable de ser utilizado por la mayoría de la población en una ciudad de gente mayor como es nuestra capital.
    ¿Una ciclovía al centro de una avenida circulada por ómnibus?
    No conozco antecedentes. O lo que es peor, una ciclovía al centro de una avenida que será más angosta y que, por otra parte, tendrá una importante circulación. No parece que existan razones a favor, sí muchas en contra.
    En cuanto a la línea troncal de ómnibus por 18, no he visto la previsión de la o las estaciones de trasbordo de los pasajeros de los ómnibus de las diversas líneas hacia este sistema troncal.
    ¿Se imaginan todas las líneas de transporte de la ciudad llegando a una terminal de trasbordo de ómnibus desde la cual tomar el sistema troncal?
    La congestión la van a lograr, sin dudas, en estas estaciones de trasbordo.
    Suponemos una de ellas, estará ubicada en el Parque Batlle, el lugar más próximo al final este del proyecto propuesto. Es decir, seguirán aumentando la concentración de la circulación en el eje Obelisco-Tres Cruces, el único lugar de la ciudad donde ya hoy existe congestión.
    En ese punto, con escaso criterio urbanístico, se han concentrado los ómnibus en Tres Cruces, el shopping agrandado (otro disparate urbanístico), los principales servicios de salud del país y ahora, vamos sumarle esta terminal de trasbordo. No parece lo más racional.
    Pero, además
    ¿se ha considerado que la mayoría de la población que viaja en ómnibus es mayor y que un ascenso y descenso de un ómnibus para tomar otro, es un esfuerzo que le cuesta a mucha gente?
    El tiempo que se demore en la terminal, y el recorrido desde unos andenes a los otros, la concentración y multitud, todo ello ¿ha sido tenido en cuenta?
    ¿En cuanto tiempo se reducirá el viaje para compensar el tiempo e incomodidad del trasbordo?
    Si lo que se quiere aumentar es la participación del transporte público, ¿por qué no se declara 18 de julio como vía exclusiva de los ómnibus actuales y se evita el trasbordo? Si no hubiera automóviles en 18, la circulación de los ómnibus sería más ágil. No es que lo proponga, sino para demostrar por el absurdo el sin sentido de la reforma planteada.
    ¿El ensanche de las veredas, es realmente una necesidad para la mejor circulación de los peatones?
    Si así lo fuera, parecería que lo más razonable sería evitar la multitud de vendedores ambulantes allí instalados.
    Por otra parte, no hemos visto previsiones de dársenas de carga y descarga de mercaderías, no hemos visto que se refieran a las motos, un actor relevante en el tránsito de hoy y de los sistemas de delivery, entre otras omisiones. Tampoco hemos visto ninguna medida orientada al aumento de la iluminación y de la seguridad, básicos para revitalizar la actividad de la avenida.
    ¿Cuál sería el efecto de este proyecto sobre las calles paralelas?
    Un incremento extraordinario del tránsito vehicular.
    ¿Está prevista la prohibición de estacionamiento en estas calles paralelas? ¿Hay una política de estacionamientos para poder ubicar a quienes dejen de estacionar en el pavimento?
    Si no la hay, ¿acaso forma parte de la política municipal, que el tránsito en las paralelas sea tan insoportable que los ciudadanos dejen el auto y migren al ómnibus?
    Seguramente no será así, salvo que el servicio de transporte público sea tan bueno y con tanta cobertura que realmente pudiera reorientar la demanda, lo que no está planteado por la IMM.
    Estimo que alcanzarían estas razones para descartar el proyecto o mandarlo a estudiar de nuevo, salvo que, se dé respuestas a todas estas reflexiones e interrogantes, para lo cual no se precisa ser ingeniero de transporte para poder identificar.
    En tal sentido,
    ¿Qué es lo que ha pasado con la misma idea esencial, aplicada a la Ciudad Vieja, que se ha rematado recientemente con el flechamiento de la calle Reconquista hacia el centro? Ahora, Sarandí es peatonal, 25 de mayo se supone que es sólo para autos y taxis, y por tanto, las vías de acceso a la Ciudad Vieja son las ramblas y las transversales, y solamente hay vías de egreso de Ciudad Vieja (Rincón, Buenos Aires y ahora Reconquista)
    ¿Cuál ha sido el resultado?
    Haber reforzado la función diurna de dicha ciudad vieja, que se ha quedado sin la función residencial y que inclusive se ha quedado sin la emergente vida nocturna de restaurantes y discotecas. No cambió ninguna conducta de parte de los usuarios de los autos, y se les ha dificultado a dichos usuarios, el ingreso, y se les hace pagar los estacionamientos más caros de la ciudad.
    En definitiva, en el marco de este tema parece bueno volver al asunto de vivir según lo que quiere el gobernante, porque este es un escondido resabio de la ideología totalitaria, que se filtra entre la cortina democrática con que se ha disfrazado el pensamiento esencial del gobierno de Montevideo.
    Nada de ponerse en contra del automóvil en forma explícita, se perderían muchos votos. Los de los que tienen auto y de los que aspiran a tenerlo.
    La sociedad ha hecho su opción por el auto, a pesar de pagarlo más caro que en la mayor parte de América, a pesar del precio del combustible, (el mayor de América), a pesar de las patentes más caras y los seguros más caros, a pesar de las cámaras de control (colocadas más por el interés fiscal que por la seguridad vial), a pesar, de todo eso, se siguen vendiendo automóviles y sigue creciendo el parque vehicular. La sociedad habla y no se la oye.
    En el período 1985-1990, se realizó un programa de transformación del transporte urbano de Montevideo. Pasaron más de 27 años y todavía no se han instrumentado varias de las soluciones planteadas en aquél entonces. Triste realidad, pero realidad al fin.
    Parecería que valdría la pena realizar una actualización y una transformación de fondo e integral, reconociendo las opciones de la sociedad y no queriendo imponer soluciones “contra natura”, máxime cuando las mismas no consideran cuestiones vitales y esenciales respecto de la cuales realizamos las precedentes reflexiones e interrogantes.

    A propósito del cambio en la Avenida 18 de julio, algunas interrogantes… ¿y las respuestas? | El Telescopio
    ELTELESCOPIO.COM.UY

    Reply

Escribir Comentario