Entrevista central, jueves 26 de enero: Julio Bango

facal-v2-banner-en-perspectiva-net
La transcripción de esta entrevista es un servicio de:
Facal & Cía., desde 1958 asesores en comercio exterior y aduanas

Entrevista con el sociólogo Julio Bango, director nacional de Cuidados.

EN PERSPECTIVA
Jueves 26.01.2017, hora 8.11

EMILIANO COTELO (EC) —Para las personas mayores de 70 años, estar solas puede ser un riesgo. Una caída dentro del hogar, un desvanecimiento momentáneo o un accidente doméstico pueden provocar una situación de peligro real si no acceden a una atención rápida. Por eso, un sistema que les permita pedir ayuda inmediata de forma sencilla puede marcar una gran diferencia.

El gobierno procura que cualquier persona mayor de 70 años que lo requiera tenga acceso a un servicio que la habilite a solicitar asistencia inmediata. Para eso, lanzó un llamado a interesados en participar del programa de Teleasistencia Domiciliaria, que va a ser implementado a través del Sistema Nacional Integrado de Cuidados (SNIC).

Para averiguar de qué se trata, cómo va a funcionar, vamos a conversar con el sociólogo Julio Bango, director de la Secretaría Nacional de Cuidados, en el Ministerio de Desarrollo Social.

Ubiquemos primero cuál es el problema que se pretende atender con este programa.

JULIO BANGO (JB) —Lo has descrito muy bien. Este programa se enmarca en el despliegue de una serie de servicios que constituyen el SNIC, está dirigido a niñas y niños por un lado, priorizándolos de 0 a 3 años, y por otro lado a las personas en situación de dependencia, ya sea originada por el pasaje de los años, la vejez, o por una discapacidad a cualquier edad.

En ese sentido hemos ido desplegando una serie de servicios, ampliando algunos ya existentes y creando otros, entre ellos este que ayer pusimos en marcha con la convocatoria al mismo tiempo por un lado a empresas y por otro a las personas con dependencia moderada o leve que entiendan que requieren el servicio. El acápite que tú hacías explica meridianamente bien uno de los objetivos que perseguimos con este programa.

El otro objetivo es la tranquilidad que le genera a una persona que vive sola o que está sola buena parte del día porque de pronto vive con sus hijos y estos salen a la calle a trabajar. La tranquilidad que le da disponer de esta alternativa frente a una situación no deseada es muy grande. Esas son las dos virtudes de este servicio.

EC —Estos servicios ya existen en Uruguay, prestados por empresas privadas. Una de ellas tiene más de 15 años en el mercado.

JB —Sí, y por supuesto que hemos conversado con varias empresas en el mercado, algunas ya instaladas, otras interesadas, y hemos aprendido, incluso de la experiencia internacional. En mayo del año pasado hicimos una consulta a mercado, que es un procedimiento que se hace en la Administración Pública cuando se quiere instalar un determinado servicio, se hace una consulta al sector privado que atiende en esa materia para que, en base a objetivos ya definidos, plantee alternativas, cuáles pueden ser las mejores soluciones. Dimos un tiempo, recibimos varias opiniones, iniciativas en cuanto a lo que estábamos pensando, y a partir de ahí los equipos técnicos nuestros y del resto del SNIC –el Banco de Previsión Social (BPS) y otros organismos que están involucrados– diseñaron la propuesta del servicio. Nos jugamos por un servicio simple y básico. El desarrollo tecnológico brinda montones de posibilidades y de desarrollos que ya lindan con la medicina, pero apostamos a desarrollar un servicio básico domiciliario para ver cómo evoluciona.

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

Escribir Comentario