Entrevista central, martes 30 de enero: Miguel Sanguinetti

Entrevista con

facal-v2-banner-en-perspectiva-net

EN PERSPECTIVA
Martes 30.01.2018, hora 8.34

DANIEL SUPERVIELLE (DS) —El conflicto en el agro ha signado el arranque del 2018.

Ayer, el presidente de la República, Tabaré Vázquez, anunció una serie de medidas para responder a los reclamos y desactivar las protestas en curso. Abarcó a tres sectores: el lácteo, el arrocero y el hortifrutícola. Pero las gremiales se fueron con gusto a poco y fueron contundentes al señalar que los anuncios son insuficientes para la situación que atraviesa el sector agropecuario.

Para profundizar en la recepción de estas medidas, vamos a conversar con el vicepresidente de la Federación Rural del Uruguay (FRU), Miguel Sanguinetti.

MIGUEL SANGUINETTI (MS) —El comunicado de la FRU marca claro que quedamos muy desconformes con las medidas que se plantearon.

ROMINA ANDRIOLI (RA) —El comunicado de la gremial es duro, señalan que se analizó “la incidencia de cada una de las medidas en los diferentes sectores y las consecuencias que tendrán” y detallan: “De este análisis se concluye que las medidas propuestas son insuficientes para la real situación en la que se encuentra todo el sector agropecuario. Quedan demostradas –una vez más– la insensibilidad e incomprensión del gobierno con los productores rurales”. ¿Para ustedes realmente hay una situación de insensibilidad o de incomprensión? ¿En qué aspectos se puede ver eso?

MS —Creemos una vez más, como dice el comunicado, que a los gobiernos del Frente Amplio (FA) –continuamente ha sido así– no les interesa el agro. No le interesa el interior del país tampoco. No olvidemos que en todas las movidas de los autoconvocados hay todo tipo de gente del interior del país que está pidiendo una rebaja en el combustible, en el gasoil, en la electricidad, porque los números no cierran por ningún lado. Y el agro pide para todos porque cuando un novillo se faena en una industria frigorífica, con la electricidad al valor que está, altísimo comparando con la región, totalmente fuera de la región comparando con todos los países de la vuelta, esa electricidad más cara la paga el productor rural. Porque el frigorífico traslada al productor rural pero el productor rural no puede trasladarle a ningún otro sector nada. Por eso pedimos, si queremos realmente un país productivo, empecemos a tomar medidas de fondo. Pero estamos cada día más convencidos de que a este gobierno no le interesa tomar medidas de fondo.

RA —Usted dice que a los gobiernos del FA no les interesa el campo, no les interesa el interior del país. ¿Tampoco valoraron positivamente el hecho de que a una semana de la movilización el gobierno los haya convocado nuevamente a una reunión?

MS —Hubiese sido mucho mejor que ayer no se anunciara ninguna medida, porque si hago un análisis muy livianito –no quiero meterme en otros sectores–, en la lechería las medidas que se anunciaron ya venían hablándose desde hace mucho tiempo e incluso alguna, como la rebaja de la electricidad, ya se venía aplicando. He hablado con gente de la granja, que no es mi rubro, y me decían que esas medidas van a tener cero incidencia porque los productores a los que van enfocadas prácticamente están desapareciendo y desde el punto de vista contable no van a poder descontar nada. Y para el arroz se dice que pueden favorecer al 70 % de los productores, pero según los datos de la Asociación de Cultivadores de Arroz (ACA) es todo lo contrario, serían prácticamente para un 15 %, 20 % de los arroceros; hasta las cifras se han manejado mal. Así que prácticamente las medidas no existen. Y que el presidente de la República les dijera a los autoconvocados y a las vigilias que festejen las medidas es muy grave, es no tomar con seriedad lo que se está viviendo en el interior del país.

DS —¿La falta de medidas más contundentes no puede deberse al escaso margen fiscal que tiene el gobierno en esta coyuntura actual? Porque sin duda hasta políticamente para el presidente sería más fácil abrir la billetera, empezar a repartir, a hacer recortes, pero por otro lado hay que reconocer que hay una situación fiscal que hay que tener en cuenta y que hace a la economía de todo el país en su conjunto, no solo del sector agropecuario. ¿Qué reflexión le merece eso?

MS —La reflexión es clara, lo dejo planteado: ¿qué les parece a los uruguayos que va a pasar con este país a la larga si seguimos así? Les pregunto a los uruguayos: ¿les parece que vamos bien encaminados con el déficit fiscal que tenemos, con un endeudamiento creciente del país, con un endeudamiento interno cada vez más grande? Endeudamiento no solo del agro, hay un endeudamiento de las familias uruguayas cada vez más alto, a todo el mundo la plata le da cada vez menos para llegar a fin de mes. Si queremos seguir en ese camino –que va a terminar muy mal, podrá ser dentro de un año, dos años, tres años, cuatro años, esto termina mal, es el cuento del 82, del 2002, que vivimos y que sufrió todo el país–, sigamos, no hagamos nada, no achiquemos nada el Estado, no empecemos a rever los sueldones que hay en el Estado por todos lados. Que me dirán que influyen muy poco en el déficit fiscal, pero es un ejemplo para decir: señores, vamos a empezar a achicar el Estado de alguna manera, a achicar los gastos, a achicar lo que todos sabemos. Habrá que ver, ponerlo en papel, porque la etapa que viene será esa, ver ministerio por ministerio cuáles son los sueldos de los cargos de confianza y todo eso –porque la población lo tiene que saber–, y ver por dónde se puede achicar el agujero que le va quedando todos los años al gobierno.

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

1 Comentario - Escribir un comentario

  1. Diego Nelson Sosa Maipaicena · Edit

    La verdad es que la postura de este señor me ha malhumorado de una manera insospechada.
    Debo informar a quien lea estos apuntes que yo nací en 1940 a quince kilómetros (antes decíamos 3 leguas) de Dolores. Mis padres fueron agricultores y aunque abandonamos el agro en 1955, tengo muy claro lo que era vivir en el campo en aquella época. Así, que no me venga este señor a decir las incomodidades que tienen hoy los que trabajan en el campo. Que no haga drama porque hoy día las condiciones en que se trabaja en la tierra son muy distintas. Y las posibilidades que tienen los nacidos en el interior hoy día son infinitamente mayores que las que teníamos en aquellos años.
    Me malhumora este señor porque da la sensación como que el Gobierno tiene la obligación de solucionarle a los productores rurales todos los problemas de las empresas del agro (como todas sujeta a riesgos de mercado, de tecnología, de clima, de integrar una sociedad con otros grupos de personas que también son merecedoras de respeto).
    ¿Que piensa este señor que son los productores rurales? ¿Son acaso los benefactores del resto de la población? Los demás, los que no estamos en el área del agro y no vivimos en el interior, ¿tenemos que pedirles permiso para vivir en este país?. ¿Qué se piensa este señor que sin productores rurales el país no existiría? Por qué no se pregunta como sería el Uruguay sin toda la gente que no es productora rural?. A él le parece que todos los demás no servimos para nada? Piensa que sólo los productores rurales cooperan con el bienestar de los 3 millones y pico de personas?. La verdad es que me lastima la soberbia de este señor.
    Nada le es suficiente. Ninguna respuesta del Gobierno es suficiente. Por qué no hacen el ejercicio de pensar en las consecuencias que tendría para el conjunto de la sociedad que el Gobierno atendiera todos sus reclamos?
    ¿Por qué no dicen lo que hicieron los productores rurales que disfrutaron durante más de 10 años la bendición de precios internacionales más que favorables?. ¿Hicieron reservas líquidas o semi líquidas para cuando el ciclo diera la vuelta o compraron más tierras y más maquinaria y gastaron con exceso?.
    Yo le recomendaría a este señor que reflexione y trate de ubicarse en el lugar que le corresponde: los empresarios rurales tienen derecho a que el Estado los proteja de igual manera que el Estado debe proteger a todos los habitantes de este país, tengan o no empresa, sean o no grandes, medianos o chicos empresarios, sean o no trabajadores, sean o no personas dependientes de otras (menores, ancianos, desvalidos, enfermos, etc.) incluso a las personas privadas de libertad. El Estado no está al servicio de un sector de la producción, está al servicio de 3 millones y pico de personas. Todas ellas tienen derechos y obligaciones como tienen los productores rurales.
    Este señor debería reflexionar con respecto a la enorme cantidad de terrenos inexplotados que vemos cuando recorremos las rutas de este país, debería dar una explicación con respecto a la escasísima densidad de población que reside en el campo, debería pensar en la cantidad de producción agrícola-ganadera que no se está consiguiendo por falta de interés de los propietarios en explotar sus campos. Esa es una responsabilidad de los dueños de las tierras y no del Estado. Los gobiernos no pueden obligar a los terratenientes a explotar sus campos. Claro, ellos son libres de hacer lo que quieran con su propiedad pero el país se priva de generar muchos puestos de trabajo y mucho dinero proveniente de la exportación de materias primas o productos semielaborados. El Estado es muy pesado y muy ineficiente, dicen los productores rurales. ¿Qué dicen de la escasísima proporción de tierra explotada?. De quién es esta responsabilidad? ¿Que opinan los productores rurales de la inmigración de agricultores argentinos? ¿Era necesario que vinieran empresas extranjeras a cultivar nuestras tierras?. Seguro que la renta de esa explotación no queda en Uruguay. Esto no es responsabilidad de los productores rurales?-.
    Y corto aquí porque no quiero asemejarme a los productores rurales, cuestionáandolos como ellos hacen con el Estado.

    Reply

Escribir Comentario