Entrevista central, viernes 9 de junio: Ana Pais

Entrevista con la periodista uruguaya Ana Pais, radicada en Miami, Estados Unidos.

facal-v2-banner-en-perspectiva-net

EN PERSPECTIVA
Viernes 09.06.2017, hora 8.00

EMILIANO COTELO (EC) —Hace exactamente un mes, James Comey recibía la noticia de que no seguiría en el cargo de director del FBI, el Buró Federal de Investigaciones de los Estados Unidos. La decisión tomada por Donald Trump se producía luego de una serie de desencuentros ocurridos entre el presidente y Comey, quien llevaba adelante la investigación de la presunta interferencia de Rusia en las elecciones del año pasado.

“El gobierno decidió difamarme a mí y, lo que es más importante, al FBI”, expresó James Comey ayer, para explicar por qué decidió revelar los entretelones de sus reuniones con Trump.

La versión original que ofreció la Casa Blanca sobre su despido, el mes pasado, fue que Comey no era capaz de liderar el FBI, que esa agencia había perdido la confianza en su director y que el funcionamiento “era un desorden”.

“Esas fueron mentiras puras y llanas”, sentenció Comey en la víspera. En una audiencia de casi tres horas ante la Comisión de Inteligencia del Senado, el exdirector reafirmó que Trump le había pedido que dejara en paz a su exasesor de Seguridad Nacional, Michael Flynn, quien estaba en la mira de la indagatoria del FBI.

Reconoció que Trump nunca le pidió cerrar la investigación sobre Rusia. Sin embargo indicó que cuando el presidente le solicitó que dejara tranquilo a Flynn, él interpretó eso como una orden de su comandante en jefe.

Ante el Senado Comey evitó opinar sobre si el gesto de Trump a favor de Flynn había sido una tentativa de obstrucción de la justicia. “No pienso que deba decir si las conversaciones que tuve con el presidente fueron obstrucción de la justicia. Fue algo muy perturbador, desconcertante”, expresó.

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

Escribir Comentario