Cine: ¿Doblaje o subtítulo?

Apenas anunciado que el tema sería abordado por La Mesa de este viernes, comenzaron a llegar las opiniones de la audiencia a favor de una u otra opción, destacando ejemplos de otros países y aspectos como que el doblaje dejaría fuera a las personas con dificultades auditivas.


¿Cuánto falta para que todas las salas de cine ofrezcan auriculares con varios canales que nos permitan elegir la lengua en la que queremos oír la película, y algún dispositivo que nos permita leer la traducción en la lengua que se nos ocurra? No estoy de acuerdo, pero se nos viene.

Roberto Ferrari
Vía correo electrónico


¡Cambia, todo cambia, en todos lados! Tanto aquí como en España. Las nuevas generaciones españolas hablan inglés y prefieren también versiones originales. Las nuevas generaciones en Uruguay, según vemos, también se están inclinando a versiones subtituladas.

La heterogeneidad de las sociedades.

Susana González
Vía correo electrónico


El doblaje tiene una limitación intrínseca que nunca podrá superar: los diálogos tienen que aproximarse a los movimientos de la boca, lo que siempre hará superiores a las leyendas escritas.

Pedro González
Vía correo electrónico


La voz, el decir, es uno de los talentos más valiosos de un actor. Cobran mucho algunos actores consagrados por representar la voz de un personaje de película animada. Ese arte se pierde por completo para la audiencia en un doblaje genérico.

Eduardo Ríos
Vía correo electrónicob


Además hay otra tendencia, que son las traducciones automáticas en las películas, en el cable, lo cual complica más las cosas… y abarata la tarea.

Oscar Sarlo
Vía correo electrónico


Veo qué lejos estamos de que los uruguayos dominen el idioma inglés. ¡Nadie plantea ver la película en inglés sin subtítulos! ¡Nos alejamos del mundo global!

Martín Alonso
Vía correo electrónico


Desde hace 20 años o más, en algunos países de Europa del Este como Serbia, Ucrania, Bielorrusia, etc., aprenden español (y a veces muy bien, sobre todo las mujeres) con las telenovelas, porque no doblan nada de lo que pasan en televisión. El 90 % de las serbias que conozco entienden bastante bien el español solo por esto.

Tener contacto con otros idiomas es básico para tener una cierta apertura mental a aprenderlos. Ya no está ese miedo a lo “desconocido”.

Juan Carlos Schroeder
Vía correo electrónico


El doblaje sería igualar hacia abajo; de esa forma no le exigimos al público la lectura de los subtítulos.

Se debe mantener en su idioma original.

Juan José Coirolo Hunter
Vía correo electrónico


¿Es este otro síntoma de la mala educación? ¿No sabemos leer, no podemos leer por problemas de visión? ¿Y los que tienen problemas de audición?

Las traducciones son horribles y muchas veces cambian totalmente el sentido de lo que se quiso decir. Para menores puede ser, para mayores estoy totalmente en contra. Con las dos versiones hay más salas con doblaje que el original.

Sergio Barrenechea
Vía correo electrónico


Si uno pone los subtítulos en español y a la vez el audio doblado al español, es interesante ver las diferencias entre la traducción oral y la escrita en la misma película. Desconozco la razón.

Hay películas de mucho diálogo, donde la lectura resta mucho tiempo al disfrute.

Abel Motta
Vía correo electrónico


1) No doblar películas es la mejor forma de aprender idiomas.

2) No hay TLC que venga bien: EEUU, China Chile…

2) Competitividad laboral: cualquier reforma de ley laboral para mejorar es rechazado.

3) Atados a un Mercosur que nos bloquea cada tanto exportaciones y acuerdos comerciales

El mundo evoluciona y nosotros ¿no seremos la futura Albania del siglo XXI en Sudamérica?

Mago Sosa
Vía correo electrónico


Muy interesante el tema, que hace unos años era impensable. En los años 40, Uruguay debió luchar contra las distribuidoras norteamericanas para imponer las películas en versión original subtitulada, porque intentaron imponerle el doblaje infructuosamente. Ahora, con el panorama de disminución de lectores y analfabetos funcionales en crecimiento, encontraron un campo fértil.

La industria del doblaje es muy rentable, y en España, más que reivindicar la riqueza de la lengua (que es un poco un mito porque el inglés tiene un vocabulario más amplio que el castellano, aunque creo que hay que defender nuestro idioma), el problema radica en darle trabajo a actores locales.

En el caso del doblaje latino es en general un negocio de EEUU, que lo hace de una forma neutra para que no tenga regionalismos incomprensibles, y es muy rentable.

No digo que haya una relación causal absoluta, pero es muy curioso que en los países en que las películas se emiten en versión original subtitulada como Portugal, los Países Bajos y Escandinavia, la gente tenga mucha facilidad para hablar idiomas extranjeros.

En la mayoría de los países se exhiben en los cines en versión doblada y en algunas salas especializadas, que en España llaman de “arte y ensayo”, donde se dan en versión original.

Algunos argumentan que al leer se está perdiendo parte de la imagen y el trabajo actoral, pero personalmente prefiero la versión original subtitulada; aunque sean chinos, prefiero escuchar la voz original del actor o la actriz.

Y creo que el ejercicio de leer rápidamente es muy beneficioso para la comprensión y la comunicación.

Pero el punto central no pasa por lo cultural, sino por lo económico: el doblaje es una industria más poderosa que la del subtitulado.

Didier Calvar
Vía correo electrónico


Además de los argumentos presentados, está el hecho de que las versiones en español suelen ser descuidadas y con uso de neologismos que corrompen la lengua de Cervantes. Por ejemplo, para citar apenas uno de los muchos, el uso de “remover” en lugar de despedir o retirar.

Francisco Piedrahita
Vía correo electrónico


1) En la TV abierta todo el mundo vio películas dobladas sin protestar.

2) El argumento de escuchar las películas para escuchar el idioma original no es muy aplicable a películas chinas o japonesas o de idiomas que nadie habla

3) El argumento de fondo: el cine es un arte audiovisual. Eso significa que usamos dos sentidos al mismo tiempo, “en paralelo” y, si cuando debiéramos estar viendo las imágenes debemos leer, eso hace imposible asimilar correctamente el mensaje de la obra.

4) Las traducciones son, muchas veces, forzosamente más pobres que la palabra hablada por temas de tiempo y espacio, por lo que muchas veces no se traduce todo, empobreciendo el contenido y el mensaje.

5) En España se da la posibilidad de ver las películas en las dos modalidades, lo que considero es la mejor opción para satisfacer los dos gustos.

Eduardo Canale
Vía correo electrónico


El comunicado de los críticos erra al vincularlo a la crisis de la educación. En Uruguay, la tasa de analfabetismo es la más baja de su historia (2 %) pues la educación llega a más gente que nunca (¡dicho sin negar la crisis!).

Es imprescindible saber por qué ocurre esto. En el complejo de salas del Shopping de la Costa, solamente se pasan películas extranjeras en versión doblada.

Adrian Manera
Vía correo electrónico


Coincido en la importancia de que las películas vengan en el idioma original: por levantar la mira, por respetar y apreciar la intención y el arte que le quisieron dar el autor y los creadores. De todos modos, para películas que uno tiene que ir a ver con menores, son muy útiles los doblajes para que ellos también la puedan disfrutar.

Andres Scaron
Vía correo electrónico


Vengo de las generaciones en que, cuando éramos niños, apenas podíamos ir al cine a ver alguna película de dibujos animados y no mucho más (siendo exactos, nací en el 70). Si teníamos la suerte de poder ir a clases de inglés aparte de la escuela pública, podíamos ver una película en inglés pero leyendo los subtítulos, y con toda la adrenalina que generaba el desafío de tratar de entender lo que decían sin leerlo.

Hoy tengo un hijo de seis años que está terminando primero de escuela y por suerte puedo mandarlo a un colegio donde también le enseñan el inglés. Debo reconocer que se defiende bien en el manejo de los dos idiomas y, no hace tanto tiempo, mirando televisión en la última hora de “su jornada”, pasaron publicidad de juguetes y demás, y cuando me comentó algo al respecto le pregunté si había leído el nombre del juego o lo conocía. Me confesó que lo conocía porque ya había visto la publicidad, pero a partir del día siguiente cada vez que ve un aviso me dice que leyó los textos que aparecen en la pantalla.

Es cuestión de animarlos, alentarlos y empujarlos con toda la ternura que merecen, y justamente lo hago con la intención de que algún día pueda leer los subtítulos. El día en que consiga eso, voy por el segundo desafío: encontrar los errores de ortografía en los subtítulos, y el que encuentre más, gana.

Daniel Berretta
Vía correo electrónico


Con todo respeto, discrepo con Juan Alberto. No creo que los holandeses hayan aprendido a hablar varios idiomas porque las películas extranjeras se exhibieron (o se exhiban) subtituladas. Hablan varios idiomas porque seguramente esa enseñanza debe formar parte del sistema educativo de una nación que, durante centenares de años, compitió con ingleses, portugueses, franceses y españoles recorriendo el mundo en busca de negocios. Han sido mercaderes toda su vida, y para eso es necesario dominar varios idiomas.

Lo que pasa en nuestro país es que a muchísimos jóvenes les cuesta leer rápido y entender lo que leen. De eso hay sobrados ejemplos. Entonces los empresarios se adecuan a eso. Educación, educación, educación.

Osvaldo Oliver
Vía correo electrónico


La primera vez que fui a Europa, por 1983, fui a Holanda y me llamó la atención que las películas en TV abierta estaban en el idioma original y con subtítulos. Me explicaron que era por un tema cultural, además de que leer el subtitulado ayuda a ejercitar el cerebro. Es el comentario que tengo para el doblaje: me pareció genial y por eso la mayoría de los holandeses hablan múltiples idiomas.

Juan Alberto Garda
Vía correo electrónico


Buenísimo que hayan puesto esto en el tapete.

Me habían comentado que era una disposición del gobierno, lo cual me había deprimido aún más por seguir constatando que trata de poner la vara de nuestra educación (ya ni siquiera hablamos de cultura) cada vez más baja.

Si es una decisión comercial, también lo lamento muchísimo, pero espero se exija que figure claramente que es doblada en las carteleras ¡y ojalá esas funciones queden vacías!

Muchas gracias por tratar siempre de sacudirnos un poco.

Maria Sarasúa
Vía correo electrónico


Sin duda es un tema cultural. Hay quien puede defender la postura española, que dobla al castellano todas las películas basándose en que el idioma español es inmensamente más rico y para cortar la invasión cultural idiomática.

Mi hijo es defensor de las versiones originales por la pobreza de los doblajes. Yo, que tengo dificultades visuales, tomo la opción doblada como la única manera de poder disfrutar la película plenamente.

Lo cierto es que sin duda se aprecia mejor en idioma original, pero también es cierto que se pierden detalles leyendo los subtítulos.

En la diversidad está el gusto; yo creo que hay que dejar al espectador la opción que más les guste sin juzgar.

Guzman Blixen Zaffaroni
Vía correo electrónico


Nota relacionada
La Mesa de los Viernes: Películas dobladas al español preocupan a la Asociación de Críticos de Cine de Uruguay

Enlace externo
Declaración de la Asociación de Críticos de Cine del Uruguay (ACCU)


¿Cómo te comunicas con En Perspectiva?

> Por SMS: 55511
> Por correo electrónico: enperspectiva@enperspectiva.net

Las opiniones recibidas podrán ser editadas por extensión y claridad.


¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

Escribir Comentario