De la diputada del MPP Lilián Galán, sobre la devolución de viáticos para misiones oficiales

De la diputada del MPP Lilián Galán, sobre la devolución de viáticos para misiones oficiales

El 26 de junio En Perspectiva publicó un informe sobre cómo manejan los diputados y los senadores los viáticos que reciben en ocasión de viajes oficiales, y si reintegran o no una parte de esos fondos. La diputada del Movimiento de Participación Popular, Lilián Galán, realizó varias aclaraciones sobre la pertinencia de las misiones oficiales en las que participó y la cantidad de viáticos que devolvió.


Sres. Directivos de En Perspectiva:

El motivo de la presente misiva es aclarar algunos puntos sobre la nota periodística publicada por ese medio el 26 de junio próximo pasado.

En la nota se da cuenta de varios viajes de distintos legisladores, montos, destinos, porcentaje de devolución del viatico, etc.

Como bien se indica en la nota el monto del viatico asignado surge de una tabla que rige para todo el Estado uruguayo, la misma se toma de organismos internacionales, y cada país/ciudad tiene un monto asignado de viatico diario, dependiendo del costo de vida de cada país.

El viatico está destinado a solventar los gastos de hotel, comidas y traslados internos, durante la permanencia en el lugar de destino.

Por supuesto, pueden existir múltiples variables que hagan que el funcionario pueda gastar un porcentaje mayor o menor del viatico asignado, porque, por ejemplo, si concurre a un Congreso o reunión de trabajo de jornada completa quizá esté previsto algún tipo de servicio de comidas y podrá ahorrar en el pago de su almuerzo. Por el contrario, si se trata una jornada, de verificación de funcionamiento de una jornada electoral, es posible que el gasto en traslados internos sea mayor, y las comidas corran por cuenta del funcionario, en el momento y lugar que la actividad se lo permita.

Esta pequeña digresión anecdótica solo sirve a los efectos de que quien lea esta nota entienda que existen variables propias de la misión a cumplir que la harán más o menos onerosa, independientemente del celo que el funcionario ponga de su parte en ser sobrio y medido con sus gastos.

Por otra parte también coincidiremos que más allá del gasto en sí, la ciudadanía debería estar informada sobre la pertinencia y la efectividad del gasto insumido en un viaje.

Para ello, y a falta aun de un sistema de información más elaborado y transparente por parte del Parlamento u otras instituciones del Estado, es fundamental el rol que jueguen los medios de comunicación en cuanto a investigar, difundir y en caso de que lo crean conveniente dar opinión sobre este tipo de actividades que se desarrollan en el exterior.

Y nos vamos a permitir citar algunos de los artículos del Código de Ética Periodística de la Asociación de la Prensa Uruguaya, que sabemos que es de aplicación voluntaria por parte de los profesionales, pero constituye desde nuestro punto de vista un conjunto ordenado de “buenas prácticas” que desearíamos ver reflejadas en el trabajo diario de al menos la mayoría de los periodistas del medio.

Citamos, entonces algunos de los artículos del Código mencionado, y nos permitimos resaltar en negrita alguno de los conceptos que resultan especialmente relevantes a los efectos de la nota periodística que da origen a esta respuesta:

9. El compromiso con la búsqueda de la verdad debe llevar a los periodistas a brindar una cobertura de los hechos completa, equilibrada y contextualizada. Los periodistas deben informar sólo sobre hechos de los cuales conozcan su origen, fundamentar la información contrastando fuentes, sin omitir informaciones esenciales ni sus antecedentes. Deberán, por lo tanto, evitar la publicación de rumores.

11. La cobertura realizada por los periodistas debe diferenciar claramente lo que es información verificada de lo que es opinión.

15. Es recomendable que cualquier persona o institución denunciada en una cobertura periodística sea consultada antes de la publicación o emisión de la información que la involucra a fin de garantizar que sus argumentos o su negativa a referirse al hecho estarán recogidos por el medio. Para esta recomendación se aplica la misma excepción que en el artículo 14.

20. La ética profesional exige tratar con respeto todos los temas y a todas las personas, sean o no públicas. Se recomienda evitar coberturas que impacten de manera emotiva al público por sobredimensionamiento de algunos factores (sensacionalismo) al informar sobre accidentes, desastres o hechos delictivos. El sensacionalismo se considera una forma inadecuada de tratar los hechos informativos. Tampoco es necesario identificar al agresor pero sí denunciar la conducta que da origen a la cobertura.

45. Los periodistas harán uso de las redes sociales y las nuevas tecnologías en general con atención a las mismas recomendaciones de ética profesional enunciadas en el presente código respecto a los medios tradicionales.

Hasta aquí los artículos del Código de Ética que nos pareció pertinente citar. Ahora bien, cuando en la nota se hace referencia a mi persona, se dice:

“Empecemos considerando el viaje más reciente al cual el Parlamento le asignó viáticos de acuerdo a la información disponible…

Fue el de la diputada Lilián Galán (MPP-FA), que viajó por tres días en abril a Jujuy, República Argentina, para una “visita a Milagro Sala”, la activista y diputada electa ante el Parlasur, quien actualmente se encuentra encarcelada. Galán recibió por concepto de viáticos US$ 420. A su retorno no devolvió dinero”.

“Noviembre del año pasado fue un mes de agenda cargada para los legisladores en el exterior, porque también Lilián Galán (MPP-FA) viajó a Buenos Aires por tres días a un “encuentro sobre género en el Parlasur”. Se le entregó US$ 1.140 y reintegró US$ 440”.

Excede el cometido de esta respuesta tratar de hacer una evaluación integral y completa de la información brindada, solo haremos referencia a lo que nos es personal y aprovechar la oportunidad de rendir cuentas a través de la presente de los viajes realizados.

La información completa sobre gastos realizados en viajes por mi parte pueden resumirse en la tabla (que se adjunta al comienzo):

Las actividades Nros. 1 y 4, fueron realizadas en función del cargo de Presidente de la Escuela de Gobierno del Parlamento Nacional. Esta Escuela se creó a partir de un convenio con la Fundación Manuel Giménez Abad que depende de las Cortes de Aragon (España) y tiene presencia en distintos países de América Latina. Podríamos extendernos informando sobre las variadas ventajas y oportunidades que le da a la democracia uruguaya contar con esta iniciativa, pero solo mencionaré una de ellas, que me parece especialmente sensible para calidad democrática de nuestro país, y que me tocó liderar. Durante el año 2016 la Escuela de Gobierno actuó como unidad operativa de parte de lo que fue el Programa de Justicia e Inclusión, Programa que funcionó en la órbita de OPP, con el apoyo de la Unión Europea.

La Escuela de Gobierno fue responsable de uno de los proyectos del Programa, consistente en proporcionar los mejores insumos académicos y la máxima participación ciudadana en lo que es el proceso de Reforma del Código Penal que se está llevando adelante en el Parlamento.

Todo el párrafo anterior, entendemos no es una digresión, al contrario, le da contenido imprescindible para valorar los dos numerales señalados. Si no, ¿cómo juzgar si el gasto es pertinente? Los viajes de la Escuela de Gobierno que pueden sonar muy protocolares, abren puertas a otras oportunidades a nuestro país, no se puede hacer un recorte antojadizo de la información.

Por otra parte, debo decir, no se cumplió con consultar directamente a mi persona antes de realizar la publicación, tal como aconseja el Código de Ética.

Las restantes actividades refieren a mi rol como Parlamentaria de Parlasur, en particular, con otras parlamentarias de los restantes países que integran el bloque hemos coincidido en la necesidad de que el Parlasur atendiera la problemática de género en forma específica. Creemos que las realidades de discriminación que viven las mujeres en nuestra región nos eximen de extendernos. ¿Cuánto podemos hacer desde organismos como Parlasur, para fijar políticas comunes en materia de violencia de género, de trata de personas, y un largo etc.? A este trabajo refieren en particular los viajes señalados bajo los numerales 3 y 5. Cabe indicar que también nos tocó asumir la responsabilidad de organizar un encuentro similar en Montevideo. En todas las ocasiones creo que el intercambio de experiencias ha sido riquísimo y muy productivo.

La concurrencia como veedora a las elecciones municipales paraguayas (actividad Nro. 2), junto con otros legisladores uruguayos y de otros países de la región es parte de un trabajo conjunto en que los países nos apoyamos mutuamente tratando de proteger los valores y las garantías democráticas en las instancias electorales. Para este caso específico vale aclarar que por un error administrativo, el viatico asignado fue por un solo día, cuando en realidad la permanencia fue de dos días. De allí que sea uno de los casos en que no fue posible realizar ninguna devolución del viatico porque efectivamente resultó muy ajustado para el tiempo real que permanecimos en Paraguay.

Por último, quisiéramos dedicar una mención especial, al viaje que figura en primer término en vuestra nota periodística.

Este viaje se realiza como parte también de mi trabajo como parlamentaria del Parlasur. Nuevamente para valorar la pertinencia del mismo, creo que es importante recordar que el caso Milagro Sala está siendo reclamado por diversos organismos internacionales, como una detención arbitraria, y que no ha contado con las mínimas garantías del debido proceso.

Repitámoslo para que quede claro, Milagro Sala, parlamentaria electa por el Parlasur permanece presa desde hace más de un año, sin que se pueda justificar legalmente su procesamiento con prisión, y sufriendo condiciones de apremios que han deteriorado su salud física y mental.

¿Cabe alguna duda que el viaje es justificado? Sobre el detalle que en este sea el segundo caso en que no realizo devolución del viatico, sencillamente, el mismo involucró, varios desplazamientos internos, y no había esperándonos una delegación oficial que nos facilitara nuestra actividad. Por el contrario, fuimos vigilados por un móvil policial, sin nuestro consentimiento, que ni siquiera tenía matricula que lo identificara. Se nos impidió que ingresáramos a la cárcel una nota firmada por varios parlamentarios del Parlasur, por no estar de acuerdo con su contenido. En fin, creo que no es difícil entender que movernos en condiciones de cierta seguridad en la Provincia de Jujuy, en un entorno político que no facilitó nuestro trabajo, termina teniendo un correlato en el gasto realizado.

Quiero dejar constancia que fruto de este viaje hemos elevado informe de todo lo que pudimos ver en Jujuy y de la situación de Milagro Sala en particular, al Grupo sobre Detención Arbitraria que depende Naciones Unidas, a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que depende de OEA y a Amnistía Internacional.

Organismos todos ellos que vienen haciendo un estrecho seguimiento del caso Milagro Sala, sin que hasta la fecha lamentablemente exista resultados positivos. Como parlamentarios de Parlasur, pretendimos hacer nuestro aporte a que los mecanismos democráticos y las garantías legales se cumplan.

En nuestra opinión una nota periodística que diera contexto en los términos que sugiere el artículo 9 del Código de Ética, debería contener todos estos elementos, y quizá más. Y sin dudas tampoco se cumplió con lo mencionado en el artículo 15.

Finalmente, si los periodistas que produjeron la nota quieren evaluar el gasto de mis viáticos solo tomando en cuenta variables financieras, puede ser interesante aportar que el porcentaje de devolución en conjunto de mis viáticos fue del 45%, bastante superior al 5% que la nota estima en promedio para todos los legisladores. Este dato, aun pensado en los términos en que se decidió enfocar la nota, opino que es por demás relevante, y sin embargo se omite, seguramente sin mala intención.

Creo que la publicación de esta respuesta más allá de ofrecerme la oportunidad personal de ejercer mi derecho de réplica, sería una contribución a que la población pueda juzgar con elementos suficientes la actuación de sus representantes.

Estamos de acuerdo que el Parlamento, así como todo el Estado pueden y deben mejorar sus mecanismos de información y transparencia, pero creemos que también es justo afirmar que es necesario que los periodistas y los medios de prensa, se comprometan con aportar información de calidad, que contribuya al fortalecimiento democrático, realizando un trabajo responsable y equilibrado.

Saluda muy atentamente

Dip. MsC Lilián Galán
Presidente de la Escuela de Gobierno y parlamentaria en representación de Uruguay en el Parlasur

PD: Se adjuntan algunos links que pueden resultar de interés a los efectos de la evaluación de mi actividad parlamentaria

https://parlamento.gub.uy/camarasycomisiones/legisladores/11525/iniciativas-legislador

https://parlamento.gub.uy/camarasycomisiones/representantes/plenario/asistencia-a-sesiones

https://parlamento.gub.uy/camarasycomisiones/legisladores/11525/pedidosInf-legislador

https://parlamento.gub.uy/camarasycomisiones/legisladores/11525/actuacion-legislador


Informe relacionado:

Viáticos en el Parlamento: Cuánto gastan, quiénes devuelven, qué transparencia existe


¿Cómo te comunicas con En Perspectiva?

> Por SMS: 55511
> Por correo electrónico: enperspectiva@enperspectiva.net

Las opiniones recibidas podrán ser editadas por extensión y claridad.


¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

Escribir Comentario