Por el amor de dios: ¡Sigamos escribiendo dios con minúscula!

Por David Altman ///

Los uruguayos nos destacamos por muchas cosas: el fútbol, la carne, un cierto paso cansino. Asimismo, destacamos en el barrio por una democracia razonablemente buena y un estado de bienestar suficientemente desarrollado. Pero estas cosas no nos hacen únicos. Posiblemente encontremos otros países en la región que nos disputen la carne, el fútbol, inclusive la democracia. Sin embargo, hay un factor que sí nos hace particularmente únicos: nuestro laicismo en un contexto de libertad. Este laicismo nos podrá parecer muy natural y normal a nosotros uruguayos, pero es recién cuando salimos del país o prendemos los noticieros en la TV, cuando nos percatamos de lo distintos que somos. 

La magia del laicismo uruguayo radica en que cada uno puede creer en lo que quiera, puede rendirle ofrendas al dios que quiera, pero en la vía pública, en la calle, en la retórica publica, somos todos iguales. El que no quiera comer carne en Semana de Turismo, que no coma. Haz lo que quieras, pero no me impongas a mí algo que no quiero, ni siquiera discursivamente. Esto hay que defenderlo y ser conscientes de lo importante que es.

Cuando algunos medios de comunicación (como los diarios El País o El Observador) toman partido por una definición particular de nuestros feriados, por ejemplo cuando llaman “Semana Santa” a nuestra querida y oficial Semana de Turismo, tienen que saber que están erosionando un aspecto que nos distingue como sociedad. Obviamente los medios de comunicación están en su total libertad de llamar las cosas como quieran, inclusive Semana “Santa” a Semana de Turismo. Pero estos medios, en caso de así hacerlo, tienen que asumir que no sólo van contra de una centenaria tradición republicana y liberal heredada ya desde las épocas del Pepe Batlle –y con raíces rastreables desde la colonia– sino que están excluyendo a más del 40 % de ciudadanos uruguayos que nos definimos como agnósticos y ateos e inclusive atentan contra otro porcentaje para nada despreciable de creyentes que aspiran a que la religión no contamine la órbita pública. 

Nuestro laicismo se plasma en una legalidad absolutamente acorde, donde inclusive los feriados que tienen un origen religioso fueron aggiornados para que todos los ciudadanos (independientemente de lo que creyeran, si es que creían) pudiesen disfrutar de ellos. Es así que tenemos: Semana de Turismo (conocida en otros lugares como Semana Santa), Día de las Playas (Día de la Inmaculada Concepción), Día de la Familia (Navidad), etc. Dentro de estos, Semana de Turismo sea posiblemente el más popular de todos, por ser una semana de vacaciones, y por un montón de actividades que ocurren de forma paralela (tanto así que adopta otros nombres como Semana Criolla o Semana de la Cerveza).

Cree en el dios que quieras y ríndele los tributos que te exija tu consciencia. Pero, por más respeto, amor o temor que le tengas, sigamos escribiendo dios con minúscula (él o ella nos sabrá perdonar). De esta forma estaremos manteniendo una forma única de ser que no sólo nos distingue del barrio sino que también de un mundo caníbal en lo religioso. Al fin y al cabo, los liberales y agnósticos nunca hicimos una guerra para “imponer nuestras dudas” a nadie.

¡Feliz Semana de Turismo!

Continúa en…
Por el amor de dios… (segunda parte)

En Perspectiva no necesariamente comparte los puntos de vista expresados por los columnistas, blogueros y colaboradores, que son responsabilidad exclusiva de los autores

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

19 Comentarios - Escribir un comentario

  1. Gustavo

    Entiendo el sentido de la nota, pero se es bastante intolerante cuando se defiende la tolerancia. A los uruguayos , es cierto, el laicicismo nos agrada y lo defendemos concientemente. Soy ateo y por tanto no me duelen prendas con lo que voy a decir. Oficialmente esta semana es ‘de turismo’ concuerdo, pero el Sr Altman desconoce que los uruguayos somos muy particulares en como vemos las religiones, la vida y la convivencia. Todas las personas que conozco (catolicos, judios, ateos y hasta un musulman) uruguayos llaman a esta semana Santa. Yo también. Lo hacemos por costumbre y no nos ponemos a pensar en la ‘..centenaria tradición republicana y liberal heredada ya desde las épocas del Pepe Batlle’ aunque de hecho somos republicanos, liberales (ya no tantos) como el que mas … No creo que sea culpa de los medios de comunicación. No llamamos a las cosas porque un decreto lo dice o es «oficial» . Los uruguayos somos capaces de ser laicos sin abandonar nuestro lexico clerical heredado de nuestras abuelas. El autor muestra una desconfianza hacia lo religioso, temor a su injerencia, parece prejuicioso. Yo sin embargo, desde mi ateísmo, reconozco la acción social de la misma, su inteligente forma de aportar calidad a los pocos medios educativos que funcionan. Seguire yendo a la criolla, alguna vez ire a Paysandu, y seguire llamando Jueves y Viernes Santo a determinadas fecha, como celebrare la Pascua en casa mientras tambine me llamare ateo …
    Feliz semana Santa-de Turismo-Criolla para todos

    Reply
  2. qué comentario tan básico… pensé leer una argumentación más profunda y sólida que la simple añoranza del batllismo liberal del siglo XX… pero no… podrías escribir entonces de algo que nos impide a los uruguayos cambiar: lo conservadores que somos culpa de la nostalgia que nos paraliza…

    Reply
  3. Feliz Pascua de Resurrección o Feliz Pesaj Sr. Altman. Le sugiero que estudie la historia del país… son 200 años, no 100… podrá encontrar datos reveladores sobre quien ha fundado el país y quien lo ha educado… No confunda lo que hizo Don Pepe Batlle en su intento personalista y soberbio por su encono contra la Iglesia, con la religiosidad popular que esta enraizada en lo más profundo de la historia uruguaya. Estudie. A propósito, ya de paso estudie la historia de la cristiandad en sus orígenes, desarrollo y la actualidad. Podrá encontrar mártires y persecuciones contra los cristianos durante todas las épocas. 147 en Kenia hace unos días…

    Reply
  4. Feliz Pascua de Resurrección o Feliz Pesaj Sr. Altman. Le sugiero que estudie la historia del país… son 200 años, no 100… podrá encontrar datos reveladores sobre quien ha fundado al país y quien lo ha educado… No confunda lo que hizo Don Pepe Batlle en su intento personalista y soberbio por su encono contra la Iglesia, con la religiosidad popular que está enraizada en lo más profundo de la historia uruguaya y latinoamericana. Estudie. Que paradoja, Ud. escribe para un programa que es transmitido en radio Oriental, que pertenece a la Iglesia Católica y es profesor en la Pontificia Universidad Católica de Chile ¡si tendrá Libertad dentro de la Iglesia Católica!. A propósito, ya de paso estudie la historia de la cristiandad en sus orígenes, desarrollo y la actualidad. Podrá encontrar mártires y persecuciones contra los cristianos durante todas la épocas. 147 en Kenia hace unos días…

    Reply
  5. Suena a provocación civilizada. Cualquiera que nombre a Dios, lo hará con mayúscula, salvo se trate de dioses sustitutos (dinero, hiperracionalismo, etc.). Que haya laicidad no debe impedir que el diario, el medio o el ciudadano que sean se embanderen con la denominación que prefieran para eventos que para muchos tienen un contenido trascendente. Bajo una aparente ecuanimidad se esconde un creciente antisecularismo. Que cansa bastante.

    Reply
  6. Soy católico. Respeto profundamente que el Estado sea laico. Es más: me parece muy bueno. Pero que el Estado sea laico no quita que para quienes somos creyentes la semana pasada haya sido Semana Santa. Ya sea que un ciudadano de a pie o un medio de información (como El Observador, que detrás tiene un grupo religioso) la llame así. No va en contra de nadie. No es proselitismo religioso. Es simplemente ser coherente con la Fe que profesamos. De la misma manera que no hablamos de un dios, sino de Dios.

    Me parece que lo malo sería querer imponer en el otro nuestra Fe o nuestra escala de valores. Por eso está bien que el Estado no favorezca una religión, lo que iría en detrimento de las otras o de las personas que en su republicano derecho no profesa ninguna religión o no cree en ningún dios. Pero también es señal de republicana tolerancia aceptar que otros tenemos nuestra Fe y sentimos que debemos manifestarla libremente, llamar a nuestro Dios, a la Semana Santa y a la Navidad así.

    Así que gustoso acepto su saludo, y honestamente le deseo Felices Pascuas de Resurrección.

    Reply
  7. No entiendo porque razón no se contempla a todos los ciudadanos en el concepto «semana de turismo» ,»semana santa».Creo que debería de incluirse a todos y no solamente a ateos o a creyentes.Asi como se dice estúpidamente » buenos dias a todos y a todas»,también debería de definirse la semana como la semana de la reflexión de todos, porque los valores cristianos son valores de todos .Creo que tu texto escrito es demasiado intolerante como casi todos los que son supuestamente ateos.

    Reply
  8. Imaginemos forzar a cambiar de nombre una celebración como la de Iemanjá, por «La Noche de las Playas», alegando que eso es más laico, y que en esa fiesta algunos tienen una celebración religiosa…
    Esto es una reverenda tontería, es la semana de la Pascua, un estado laico no debe confundirse con uno laicista que trata de acallar la expresión religiosa en lugar de ser independiente de ella. Yo no soy judío y no reclamo que las fiestas judías sean aplicables a mí y que por ende le cambien el nombre y me pueda tomar libre para «democratizarlas» y hacerlas aplicables a todos. ¿qué le decimos a Halloween? ¿el día de los enamorados lo eliminamos para evitar poner tristes a los que perdieron a su amor? ¿el día la familia podríamos llamarlo de las personas por si alguien está solo o si ahora la familia es un concepto que deja de estar de moda?

    Reply
  9. Querido David, tú con tu mensaje, estás dejando al 60% de los uruguayos (según tus números) afuera con tu intolerancia. Cada medio de prensa tiene su concepción y visión del mundo, y tenés que respetarlo cómo corresponde. Tu «laicismo» tiene el problema de la intolerancia. Yo entiendo el laicismo como respeto a todas las diversas visiones del mundo, incluyendo la tuya, pero NO te obligo a poner Dios con mayúscula (a diferencia tuya que nos querés imponer a todos el uso de «dios»). Algún día en Uruguay aprenderemos a practicar el valor de la tolerancia ideológica y religiosa (entre tantas otras tolerancias).

    Reply
  10. Perdóneme que lo contradiga, pero yo soy ateo, y no puedo dejar de reconocer que si existe una Semana de Turismo es porque antes existió una Semana Santa. Si el tiempo hizo que la Semana Santa se transformara en de Turismo o de la Vuelta Ciclista o de la Cerveza o de lo que sea, no se puede ocultar su origen aunque no nos guste. Yo simplemente no le doy bolilla a lo que nos quieren hacer creer los creyentes sobre lo que le ocurrió a Jesús en esta semana, y disfruto de estos siete días de descanso que nos regaló la religión. Que en definitiva es lo que hacen todos en este bendito país.

    Reply
  11. Estoy totalmente de acuerdo con la laicidad. Me considero creyente, creyente a mi manera, de la existencia de un ser superior que nadie me impuso y a nadie traté, trato ni trataré de imponer, pero mi Dios, el Dios en el que yo creo, lo escribo con mayúsculas.

    Reply
  12. Muy bién, de acuerdo, una posicion fundamental que todos ( o muchos )uruguayos del exterior extrañamos.
    Aqui en europa el panorama es cada vez mas tetrico y no por problemas economicos, sino por un milk-shake de politica religion nacionalismo.

    Reply
  13. Alcira Cabrera Coronel · Edit

    Qué desconocimiento y falta de respeto hay en lo que se supone es un pensamiento «democrático»! Si estudió algo de historia sabrá que la Semana Santa es anterior a todos los nombres que se les dio después para los que son ateos, pero les sirvió tener una semana más de vacaciones. Y si leyó algo de historia nacional sabrá que Batlle no inventó la historia de nuestro país, aunque nadie pueda negar todas las cosas buenas que hizo. También tendríamos que negar el candombe, el tango, las murgas y otros etc. que no los inventó Batlle ni nacieron con el país, sino que vinieron a nuestro país. Dios es mayúscula para los que creen y minúscula para los que se acuerdan de Él sólo cuando están por irse para el otro lado.
    No me molestan que no crean. Eso es un regalo que no todos lo poseen. Me molesta la falta de tolerancia para lo que no les gusta o conviene bajo una seudo declaración de respeto a los que creen diferente.

    Reply
  14. La nota es prejuiciosa y contradictoria.
    Seguramente nos destacamos por ser uno de los primeros países de América Latina en separar la religión católica oficial del Estado pero lejos estamos de ejercer un laicismo en un contexto de libertad, y esta nota es un ejemplo de ello.
    En primer lugar, existe un desconocimiento total de las principales religiones del mundo. Para saber elegir debemos primero conocer, y nada se hace para ilustrar a los orientales en este aspecto. Altman parece sugerir que cada uno ejerce su fe en la mayor intimidad posible, de manera de no ejercer ningún tipo de influencia en los demás, como si la fe se tratara de un virus que hay que mantener lo más aislado posible.
    En segundo lugar, ser laico y defender la laicidad no implica ser antirreligioso. Porque no solo se trata de una nota intolerante (hasta en el titulo), sino que se cae en la contradicción de hacer proselitismo agnóstico, su orgullo lo reconoce como afiliado a la única ideología pacifica de la historia de la humanidad.
    En tercer lugar deja ver un profundo sentido antiliberal. Hay tanta confusión que ya ni siquiera sabemos definirnos a nosotros mismos. Un verdadero liberal estaría abierto a la confrontación de ideas y no temerles. No querer que le impongan otras ideas ni siquiera discursivamente habla de un temor a la confrontación de ideas, algo que haría buena falta en el Uruguay de hoy. Anular a los demás interlocutores es el paradigma actual.
    Y por último, ser laicos significa que cualquier medio pueda escribir Dios o dios, sin tener que disculparse por no reconocer a la otra parte. La pluralidad de la semana Santa es que cada uno la llama como quiera sin creer que el otro le está imponiendo su manera de ver las cosas. En su orgulloso agnosticismo pretende “mantener una forma única de ser” como curiosa premisa republicana y liberal

    Reply
  15. Sr. Altman: su nota, bajo una supuesta defensa de la tolerancia, demuestra una intolerancia muy fuerte.

    Ya otros han contribuido con comentarios muy pertinentes al respecto y que trataré de no repetir, pero al defender el nombre «oficial» no hace más que sumarse a la intolerancia anticlericalista de Don Pepe Batlle, quién exprofeso renombró varias fiestas religiosas con la misma finalidad con la que la Iglesia Católica en su momento nombró y declaró fiestas religiosas católicas ciertas fechas que correspondían a fiestas paganas. El objetivo ideológico en ambos casos es el mismo y nace en la misma intolerancia.

    La única manera de defender la tolerancia sería tal vez, escribir otra nota en la que se ponga de manifiesto la diversidad cultural y religiosa de las divesas comunidades que conforman nuestro país. Tal vez varias notas, donde desde diversas perspectivas: culturales, históricas, religiosas, económicas, ideológicas, se expongan los diferentes puntos de vista y las diferentes tradiciones, sus valores y las efectos que tienen en nuestra sociedad, para bien y para mal. Tal vez de notas como esa podamos sacar provecho y aprender algo útil.

    No lo que escribió, que no es más que un pequeño mohín jacobino, de quién en el fondo anhela que las religiones desaparezcan, pero su «políticamente correcta» fachada pro-tolerancia no le permite decir lo que realmente piensa y quiere.

    Reply
  16. Estimado
    Es muy paradójico defender la laicicidad y la tolerancia con un discurso intolerante y contra una religion.
    Se comienza diciendo que cada uno puede pensar y decir lo que quiere pero determinada prensa no puede hacerlo ?… Un tanto incoherente.
    Por otro lado, quisiera preguntarle porque razon es que los agnósticos, ateos, judios, musulmanes, ubandistas, etc, se toman libre justo el jueves y viernes que coincide con los dias festivos de los catolicos ? O justo se le ocurrio a Pepe Batlle crear una semana de turismo y vaya coincidencia, cayo en los mismos dias que las festividades de la Pascua catolica ?.
    Esta bien que cada uno crea y festeje como le parezca y que nadie lo condene por eso. Pero no queramos satirizar, ironizar o mostrarnos muy liberales e inteligente queriendo hacer parece que nada tiene que ver la Semana Santa con «Semana de Turismo», «Semana Criolla», «Semana de la Cerveza», etc. El Origen es uno e indiscutido y el beneficio lo toman todos… Como bien dijo Enrique arriba con honestidad. Es Ateo pero no reniega el origen de los dias libre que el disfruta.
    Lo que sucedio historicamente es que se aprovecharon estos feriados religiosos por otras personas para festejar a su manera. Pero el origen historico de estas fechas desde hace mas de 2000 años… es la Semana Santa .
    En fin estimado David… para demostrar que uno es inteligente y laico, no se necesita ser soberbio, intolerante o creerse por encima de la sociedad. Hay que ser honesto y coherente para dar tanta cátedra de moral u menospreciar a tantos.

    Reply

Escribir Comentario: