¿Por qué a mí?
Eso que tienen las vacaciones

Por Carol Milkewitz ///

Apenas llegás, te das cuenta de que la casa que alquilaste con tus amigas está lejos de los boliches, de la playa, del supermercado. Lo único cerca son los mosquitos. El siguiente paso es decidir a quién le toca cada cama. Te consolás sintiéndote buena persona por quedarte con la cucheta putrefacta.

Cuando abrís el bolso notás que te faltó aprontar todo lo necesario para sobrevivir: cepillo de dientes, repelente, un arma de fuego. De lo único que nadie se olvidó es de las bebidas espirituosas. Compraron un arsenal como para 500 alcohólicos. El trago de la semana será daiquiri de frutilla, con gusto a todo menos frutilla.

De tarde, la playa brinda la grandiosa oportunidad de disfrutar del hermoso mar, repleto de aguavivas, y de la arena dorada, que te hierve los pies. En un momento pasa un vendedor de morrales. A todas les encantan y se llevan siete. Ya en Montevideo asumen que jamás los van a usar.

Por las noches, le tenés pánico a la fiestera del grupo. Acusa de “amarga” a todas aquellas que no tengan trastorno de ansiedad generalizado con fuerte hiperactividad y períodos de euforia psiquiátrica. Te horroriza que te vea cabecear. Evitás cualquier signo de cansancio. Con tal de que te deje en paz, gastás todo tu cubreojeras.

En La Pedrera hay una callecita con tiendas hippie chic. Como no hay qué más hacer, el programa es ir todas y cada una de las noches a “chusmear”, aunque siempre es lo mismo. Venden infinidad de remeras, tazas y vasos que dicen “Uruguay”. Como buenas uruguayas, no las compran.

Entre un collar con plumas y un portainciensos con la cara de Bob Marley encontrás una sección de libretas, divinas. Las mismas que podés hacer en tu casa –con solo pegar un cartón, alguna foto y un par de hojas–, pero a 20.000 dólares.

Te llevás una con Frida Kahlo en la tapa, por identificación con la imagen del sufrimiento. Días después, tus amigas te preguntan qué escribís. A toda costa, evitás la respuesta: “De ustedes”.

***

¿Por qué a mí? es el blog de Carol Milkewitz, una veinteañera en la eterna búsqueda del equilibrio entre el estudio, el trabajo y la vida social. Por el momento, sale más bien poco. El último lugar al que fue con música, comida y alcohol: el supermercado. Actualiza los viernes.

Sobre la autora
Carol Milkewitz (Montevideo, 1993) es estudiante avanzada de Comunicación en la Universidad ORT Uruguay. Integra el equipo de producción de En Perspectiva desde 2015. Su libro Adronitis recibió el primer premio en el Concurso de Narrativa Joven Casa de los Escritores del Uruguay 2015 y será publicado próximamente. Desde 2012 se ha presentado en diferentes escenarios como comediante de stand up.

***

Foto en Home: Retrato de Carol Milkewitz, autora del blog ¿Por qué a mí?. Crédito: Jen Cesarkas/EnPerspectiva.net.

En Perspectiva no necesariamente comparte los puntos de vista expresados por los columnistas, blogueros y colaboradores, que son responsabilidad exclusiva de los autores

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

12 Comentarios - Escribir un comentario

  1. Brillante!!!!. Pasa el tiempo, pero las situaciones se mantienen. Menos mal!!!!!. Gracias Carol por escribir de manera exacta una situación que, por lo que veo (y por suerte) es más común de lo que una cree.

    Reply
  2. Excelente Carol!! Te he visto varias veces haciendo Stand Up y sos genial, pero es muy difícil poder ser tan graciosa por escrito, y aún así demostrás lograrlo fabulosamente jaja, felicitacioness!! Qué bueno que ahora tengas este espacio para seguir brillando en lo que hacés 🙂

    Reply
  3. Muy bueno. Hace tiempo no tengo unas vacaciones como esas, el escenario cambia y las modas son otras pero las personas parecen repetir la historia. Por suerte el humor siempre trae una mirada diferente.

    Reply

Escribir Comentario: