¿Por qué a mí?
La comodidad de ir en Uber

Por Carol Milkewitz ///

Con unas compañeras de facultad ideamos un plan perfecto: hartas de salir de facultad a las 11 de la noche y tomarnos el ómnibus, decidimos que siempre nos íbamos a volver juntas en Uber. Cada una llamaría el día que le correspondiera y nos iríamos turnando semana a semana. Bueno, esto último no es tan así porque una tiene un celular viejo. Entonces llama al novio, le avisa que salimos de clase, el novio pide el Uber y nosotras esperamos. Un rápido proceso que lleva lo mismo que volvernos en bondi (y nos sale casi lo mismo que tomar un taxi).

Cinco minutos antes de que termine la clase veo a mis compañeras moviendo las manos como si estuvieran bailando YMCA, lo que en nuestro código significa «llamá al Uber ya, que no veo la hora de estar en mi casa durmiendo» (que en realidad es lo mismo que acabo de hacer en la clase, pero en mi cama).

Cuestión que les aviso que en tres minutos viene Richard a buscarnos. Lo lindo de Uber es que te avisa el nombre del conductor, la cara, la matrícula del auto. Y te encariñás.

—Carol, ya vino.
—No, no. Acá dice que está por llegar.
—¿Pero qué auto tiene?
—Un Chevrolet.
—Ahí está, en la esquina.

Entramos y el auto estaba prolijo. Es la comodidad de ir en Uber.

—¿Richard?
—Yo no soy Richard.
—¿Pero sos Uber?
—No.
—¡Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaah! ¡Aaaaaaah! ¡Aaaaaaaaaaaah! —gritamos como si nos hubiera dicho que es un asesino serial. Nunca pensé que saber que alguien no conduce un Uber me iba a generar tanto miedo.

Nos bajamos al segundo, horrorizadas por habernos subido al auto de un desconocido, que quién sabe qué nos puede pasar. Nos dimos media vuelta y subimos, ahora sí, al Uber de Richard, a quien jamás habíamos visto.

***

¿Por qué a mí? es el blog de humor de Carol Milkewitz. Actualiza los viernes.

En Perspectiva no necesariamente comparte los puntos de vista expresados por los columnistas, blogueros y colaboradores, que son responsabilidad exclusiva de los autores

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

9 Comentarios - Escribir un comentario

  1. Genial!! Ubér te da el modelo del auto y el nombre del conductor…. El apuro por llegar a casa… No tiene precio!!! 10 puntos por una anécdota que no podrán plvidar

    Reply
  2. Jaja. Muy bueno Carol! Buena idea. Atención solos y solas, nueva forma de conocer gente: parar el auto cerca de algún boliche y poner cara de conductor/a de Uber! No creo que conozcan al amor de su vida pero…

    Reply
  3. María Luisa Tosi Zás · Edit

    jajajajaj, estas relatando parte de mis angustias!
    Pena que no proporcionene la foto del vehículo, al menos el color.
    Es una pequeña pérdida de tiempo y generación de ansiedad.
    Sino hay que mirar muy bien la matrícula. ¡Hay tantas marcas y modelos!
    No lo conocias, pero tenias la matricula, vehículo tel., ayuda bastante en caso de » inconvenientes».

    Reply
  4. Si les interesa encontré una app donde se pueden comprar medicamentos de contrabando, sin marca ni logo del laboratorio. Pero más baratos que en la farmacia.
    Y también les puedo informar sobre un vendedor de lentes en la feria de mi barrio. No se necesita receta ni nada.

    Reply

Escribir Comentario: