Urquiza esq. Abbey Road
Héroes olvidados (I): Pájaro Canzani

Por Eduardo Rivero ///

La música popular uruguaya tiene un grupo de héroes que ya son leyenda. Una suerte de club exclusivo al que se accede, en primer lugar, por talento, pero que requiere también la aprobación y el apoyo popular. A él pertenecen nombres como Zitarrosa, Rada, Roos, Los Olimareños, Carbajal, Darnauchans…

Pero existe otro grupo de músicos que cumplen cabalmente con la primera de las dos condiciones pero que –por razones no siempre tan claras o evidentes– no han cosechado un reconocimiento popular masivo. A esos «héroes olvidados» estará dedicada esta serie que comienza hoy con uno de los mayores talentos naturales de nuestra música popular, Carlos “Pájaro” Canzani.

Suele hablarse de la “Generación 1973” para citar a un grupo de músicos surgidos alrededor de ese año, que escribirían un capítulo fundamental en la historia de nuestra música popular. Allí estuvieron, como talentos emergentes, Jaime Roos, Eduardo Darnauchans, Jorge Galemire, Jorge “Choncho” Lazaroff y, por cierto, Pájaro Canzani.

Quienes estuvimos en los dos ciclos fundacionales del Pájaro, en 1974 en el Teatro Circular y en 1975 en la Alianza Francesa no olvidaremos el torrente de talento y carisma que Canzani volcaba en escena, secundado por una banda impresionante. Aunque muchos hoy no lo crean, en aquella generación del 73 el Pájaro fue el primero en destacarse y recibir el fervor del público.

Cuando se encontraba en lo más alto de su popularidad, Canzani optó por irse del país ingresando como bajista del grupo chileno Los Jaivas, para nunca más volver a radicarse en Uruguay, por más que ha venido una y otra vez, y que algunos discos grabados en el exterior –fundamentalmente en Francia, donde aún reside– se han editado localmente.

Fue algo bastante inexplicable. Un misterio. En alguna vieja madrugada parisina pude charlarlo mano a mano con el Pájaro y ni él sabe explicarlo: simplemente era tentador irse con la banda chilena y se fue, dejando atrás un desconcertado público que llenaba salas y gozaba y bailaba como muy pocas veces ha vuelto a verse.

Un par de años después de su inesperada partida se presentó en Montevideo con Los Jaivas. Su trabajo de bajista era bastante anodino y prácticamente no tenía ninguna vocalización solista, para desazón del público montevideano que lo había admirado en su carácter de notable voz. Pero estaba formando parte de un grupo “internacional”, lo que dio pie a un grito anónimo, de esos que nunca faltan en la oscuridad de una sala, y que suelen dar cruelmente en el blanco: “¡Llegaste lejos, Pajarito!”.

Carlos “Pájaro” Canzani nació en Fray Bentos el 15 de enero de 1953, hijo y sobrino de conocidos músicos populares del departamento de Río Negro. En 1971, a los 17 años, resultó ganador en el Parque Harriague de Salto del Segundo Concurso Nacional de la Música y la Canción, en la categoría “solista beat”. A la luz de ese éxito decidió probar suerte en Montevideo y ya no habría camino de retorno a Fray Bentos.

Eduardo Rivero

Periodista y crítico musical, publicista, autor, docente y músico. Integró grupos como Lavanda Elástica y el dúo Galemire-Rivero. Conduce el programa Ecléctico, que se emite actualmente en Radiomundo 1170 AM.

Notas Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *