Urquiza esq. Abbey Road
Manhattan Transfer: Las voces del asombro

Por Eduardo Rivero ///

Allá por 1969, un neoyorquino de nombre Tim Hauser formó un cuarteto vocal al que bautizó como The Manhattan Transfer, basándose en la novela homónima del gran escritor norteamericano John Dos Passos, publicada en 1925.

El cuarteto fue bien recibido en el ámbito del jazz vocal, publicando incluso un álbum, Junkin’, en 1971, pero diferencias musicales insalvables entre sus integrantes pusieron fin al proyecto a poco de iniciado. Otros miembros del grupo apuntaban más hacia la música rhythm and blues, mientras que Tim Hauser no quería otra cosa que cantar jazz.

Con tal propósito, en 1973 armó la segunda y definitiva integración de The Manhattan Transfer, junto a las vocalistas Janis Siegel y Laurel Massé y el cantante Alan Paul. Ya por ese entonces, reclutó a otro integrante definitivo, el magnífico pianista y arreglador Yaron Gershovsky quien se mantendría durante décadas dirigiendo desde su teclado a la banda de acompañamiento del cuarteto.

Tim Hauser logró reunirse con el legendario fundador del sello Atlantic Records, el productor de origen turco Ahmet Ertegün, responsable de lanzar la carrera de monstruos como Ray Charles y Aretha Franklin y de allí surgiría un acuerdo que sería esencial para la carrera de Manhattan Transfer y que tendría como consecuencia la grabación de un primer álbum con la nueva integración del grupo, The Manhattan Transfer, editado en 1975.

Si bien la banda comenzaba a hacerse célebre en el ámbito del jazz, fue un éxito pop el que le dio renombre nacional y mundial: Chanson d’amour, canción incluida en su segundo álbum Coming Out de 1976, que también tuviera gran repercusión aquí en Uruguay, sin que supiésemos quienes eran los integrantes de ese cuarteto y mucho menos que se trataba de un auténtico prodigio dentro del jazz.

En 1978, Laurel Massé sufre un grave accidente automovilístico y debe ser sustituida por la alta, pelirroja y maravillosa vocalista Cheryl Bentyne, quedando así cerrada la integración más célebre y definitiva del grupo.

Al año siguiente el álbum Extensions que incluye la notable Birdland, les da su primer Grammy en la categoría Mejor performance de jazz de fusión.

En esos años, el grupo tiene un hit tras otro con temas como The Boy from New York City, versión de un clásico de 1965 del grupo The Ad Libs y Route 66, un standard que fuera grabado entre otros por Nat King Cole y The Rolling Stones.

A comienzos de los 80 editan un álbum bastante peculiar, basado más en una suerte de “pop urbano” que en el jazz, titulado Bodies and Souls, que incluye un nuevo hit, la elegantísima balada Spices of Life.

El salto definitivo para transformarse de un exitoso grupo vocal a una auténtica leyenda del jazz se da en 1985 con el maravilloso álbum Vocalese, llamado así por la corriente estética iniciada por el cantante Jon Hendricks, colocándole letra a temas de jazz instrumentales y cantando con letra incluso las partes de los instrumentos solistas.

El álbum fue un fenómeno de popularidad y motivo de unánime alabanza por parte de la crítica. Alcanza para definir su aceptación con decir que recibió nada menos que 12 nominaciones para los premios Grammy de ese año, resultando el segundo álbum más premiado, solo detrás del Thriller de Michael Jackson, que arrasó con todo.

En 1987 editan Brasil, excepcional disco dedicado a temas de grandes autores como Ivan Lins, Milton Nascimnento, Djavan y Gilberto Gil.

En 1997 aparece otro de sus discos más emblemáticos, el tan ineludible como incomparable Swing, dedicado a temas de la era de oro de esa corriente dentro del jazz.

En el 2000 editan su último álbum para el sello Atlantic, The Spirit of St. Louis, con el repertorio del gran Louis Armstrong.

Desde el año 2003 han editado sus discos a través de diferentes compañías, algunos de ellos por el sello «audiófilo» Telarc. En esta etapa se han anotado éxitos como los álbumes The Symphony Sessions y el que es su último álbum de estudio hasta hoy, The Chick Corea Songbook, dedicado a la obra del gran tecladista de jazz contemporáneo, contando con su propia colaboración en el disco.

En 2011 y 2013 Cheyl Bentyne se alejó transitoriamente del grupo para someterse con éxito a un tratamiento contra el cáncer. Durante su ausencia fue sustituida por la soprano Margaret Dorn.

El cuarteto se encuentra hoy en fase de profundo cambio: el fundador del grupo, Tim Hauser, murió el 16 de octubre de 2014. Su lugar lo ocupa ahora Trist Curless.

Hace algunos años se había anunciado la presencia de Manhattan Transfer en Uruguay, con fecha ya fijada y todo, y para los fanáticos del cuarteto fue una inmensa decepción cuando finalmente ese show montevideano no se produjo.

Los lectores de este blog saben que no ahorro adjetivos y, como han visto, esta nota tampoco es la excepción. Cuesta realmente encontrar los calificativos más elocuentes para describir una sumatoria de cuatro voces que son, sencillamente, la perfección. Ni en el pop, ni en el rhythm and blues y, por cierto, tampoco en el jazz se ha escuchado nunca algo como The Manhattan Transfer.

La increíble complejidad de sus arreglos vocales suena casi sencilla por la forma en que estos cuatro impresionantes virtuosos los ejecutan, en interpretaciones plenas de energía, luminosas y de un swing arrollador.

Los temas “bien arriba” son vertiginosos, llaman al asombro más absoluto.

Las baladas son una delicia total, la caricia de la luz de la luna de verano.

Creo que la mejor forma de corroborar todo lo afirmado en esta nota es entrar en YouTube y buscar dos shows en vivo que se encuentran completos y que no dan respiro en su maravilla sin fisuras. Tomen nota: el recital en la Internationale Jazzwoche Burghausen, la semana internacional del jazz de Burghausen, Alemania, en 2009, y Vocalese en vivo, grabado en el Nakano Sun Plaza Hall de Tokio, en febrero de 1986.

Disfrútenlos una y otra vez y después me cuentan si los adjetivos de esta nota son exagerados.

***

Urquiza esq. Abbey Road es el blog musical de Eduardo Rivero en EnPerspectiva.net. Actualiza los miércoles.

Video: The Manhattan Transfer

Video: ManhattanTransfrVEVO

Video: ManhattanTransfrVEVO

En Perspectiva no necesariamente comparte los puntos de vista expresados por los columnistas, blogueros y colaboradores, que son responsabilidad exclusiva de los autores

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

2 Comentarios - Escribir un comentario

  1. Todo tus adjetivos son tan correctos para este grupo…! Nada de exageracion en ellos. Y ademas … el tiempo no pasaba para esas voces … de disco en disco… todo era perfecto y siempre mas disfrutable. Me acuerdo todavia cuando compre el vinilo de «Brasil»! Que placer! Y cuanto buen gusto! Excelente post.

    Reply

Escribir Comentario: