Caída del núcleo industrial en 2018: Análisis y perspectivas

La actividad industrial acumuló un descenso del 3% en el año pasado, y la consultora Deloitte prevé que 2019 continuará por la misma tendencia

EMILIANO COTELO (EC): El Instituto Nacional de Estadística informó ayer que la actividad industrial cayó 10% en diciembre y acumuló un descenso de 3% en el año si se excluye el efecto del cierre de la refinería de ANCAP (que recuerden, estuvo cerrada por mantenimiento en 2017).

¿Cómo se deben interpretar estos datos? ¿A qué responde este deterioro fuerte del sector manufacturero? ¿Qué perspectivas deberíamos manejar para este 2019? Lo conversamos con la economista Alicia Corcoll, de la consultora Deloitte.

ROMINA ANDRIOLI (RA): Alicia, ¿qué análisis hacen ustedes de las cifras que publicó ayer el INE?

ALICIA CORCOLL (AC): En los últimos meses las cifras del sector manufacturero en términos globales venían marcando crecimientos fuertes, pero que respondían esencialmente a un efecto rebote en la refinería de ANCAP (que, como advertía Emiliano, estuvo cerrada buena parte de 2017 y eso suma varios puntos a la variación de 2018). Entonces, la producción total subió 12% en el promedio de 2018 versus 2017, pero -quitando ese efecto- la producción industrial en realidad cayó un 3% en el promedio de 2018 como ustedes marcaban.

Nosotros en Deloitte solemos mirar lo que llamamos el “núcleo” de la producción industrial, que no sólo quita del cálculo a la refinería, sino que también excluye a las ramas de producción de celulosa y de fabricación de alimentos diversos… Porque son ramas cuya operativa se mueve con lo que sucede con unas pocas empresas grandes (como UPM y Montes del Plata en la celulosa y la planta de producción de concentrados de PepsiCo en la rama de alimentos diversos) y, en definitiva, nos parece que a veces distorsionan la lectura de las cifras.

RA: ¿Y cómo viene siendo la evolución del núcleo industrial concretamente?

AC: La verdad es que el “núcleo” industrial venía mostrando un desempeño pobre en el transcurso de 2018 y ahora este último dato de diciembre mostró una caída particularmente fuerte: el indicador cayó 13% en la comparación interanual (después de dos datos positivos en octubre y noviembre) y cerró con una baja promedio de 2% en el conjunto del año.

Estamos hablando de un deterioro importante frente a 2017, cuando el “núcleo” industrial había crecido aproximadamente un 2%… Y además me parece que es importante marcar, Romina, que en términos tendenciales se está operando con niveles de actividad tan bajos como los que teníamos a principios de la década (con lo cual, en estos últimos ocho años el “núcleo” industrial no acumuló ningún crecimiento).

RA: ¿Cuáles son los principales factores detrás de estas caídas? ¿Qué tan extendido está siendo el deterioro si miramos las cifras por rama, por ejemplo?

AC: Hay mucha heterogeneidad, por supuesto, pero lo cierto es que son muchas las ramas que reportaron caídas en estas últimas mediciones. Nosotros también armamos un indicador de resumen sobre la difusión del crecimiento industrial, que justamente lo que mide es qué porcentaje de ramas está mostrando crecimiento cuando se la compara con sus niveles de un año atrás… Y ese indicador bajó mucho el año pasado y llegó a mínimos de 31% en diciembre (así que casi un 70% de las ramas cerró el año con descensos).

Si nos centramos en las ramas de mayor peso relativo, 2018 cerró con caídas en varios rubros exportadores, como los molinos arroceros, las curtiembres o la industria láctea, donde la producción cayó 10%, 2% y 1% respectivamente en la comparación promedio anual. También vimos descensos muy fuertes en otras ramas no tan enfocadas en el comercio exterior o más bien volcadas al mercado doméstico… Por ejemplo, en el año la producción en los molinos harineros cayó un 10%, la elaboración de productos metálicos cayó 9%, la fabricación de bebidas no alcohólicas y de bebidas alcohólicas cayeron 7% y 22% cada una y la producción de pinturas bajó casi 30%.

RA: ¿Y por la positiva? ¿En qué rubros hubo aumentos el año pasado?

AC: En el acumulado anual se vieron subas en torno a 4% a nivel de los productos plásticos y farmacéuticos, de algo más de 5% en los productos de papel y de madera y en la fabricación de cemento… Pero son subas que no compensan las caídas registradas en el resto del sector.

RA: Está claro, Alicia. Ahora, en este último tiempo se estuvo poniendo el foco en la caída que está teniendo el empleo en la economía en general y en la industria en particular… Días atrás se supo, por ejemplo, que Colgate cierra su planta industrial en Montevideo. ¿Qué pasó puntualmente con los indicadores de empleo en este sector sobre el cierre de año?

AC: En diciembre puntualmente el Índice de Personal Ocupado cayó 3,5% frente a los niveles de un año atrás y en el acumulado anual promedió una baja similar, de 3,7% frente a 2017. En términos de horas trabajadas en el sector la caída es algo mayor, en torno a 5%. Entonces, Romina, los últimos datos vuelven a confirmar esa tendencia bajista que venimos viendo ya desde hace unos cuantos años… El sector industrial viene reduciendo puestos de trabajo en forma ininterrumpida desde 2011 a esta parte y hoy opera con los niveles de empleo como los que tenía el sector a principios de 2004.

Hay factores estructurales que alientan una reducción del empleo en la industria, pero también incide que nuestro país se ha quedado muy caro en dólares.

RA: ¿Cómo se traduce esto en términos de cantidad de personas? ¿Cuántos puestos de trabajo se perdieron en el sector durante 2018?

AC: Bueno, en este informe no hay cifras de cantidad de ocupados por sector de actividad. Esos datos se estiman en base a la Encuesta Continua de Hogares que hace mensualmente el INE.

Tomando esa fuente y como repasaban con Florencia la semana pasada en este espacio, sólo en 2018 se perdieron aproximadamente unos 8.000 empleos a nivel país… Y de ellos, unos 6.000 se perdieron justamente en la industria manufacturera.

RA: Ya para terminar, ¿cómo están viendo las perspectivas para el sector manufacturero en los próximos meses?

AC: Como decía antes, a nivel del “núcleo” manufacturero se está viendo una clara trayectoria bajista, que incluso se ha intensificado en esta última medición.

Con los riesgos que aún se advierten en el plano regional, el fuerte encarecimiento en dólares que arrastra nuestro país y el deterioro en el clima de expectativas que venimos constatando en el último tiempo, seguramente sigamos viendo un desempeño industrial pobre en estos próximos meses. Probablemente sigamos viendo bastante disparidad al interior del sector, pero en términos generales tendemos a pensar que 2019 será otro año de caída para la industria. En ese marco, además, difícilmente veamos espacio para una recuperación en los niveles de empleo del sector.

***

Foto: Ministerio de Industria

Este contenido y otros análisis de Deloitte los encontrás en www.objetiva.com.uy.

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

1 Comentario - Escribir un comentario

Escribir Comentario: