¿Cómo se viene perfilando la zafra de soja 2018/2019?

¿Cómo se viene perfilando la zafra de soja 2018/2019?

El verano anterior fue pésimo para el sector, pero ahora hay una expectativa renovada; sin embargo, los precios no son demasiado esperanzadores

EMILIANO COTELO (EC) – Después de un verano 2017/2018 históricamente malo para la producción de soja, los productores agrícolas de nuestro país comenzaron la zafra 2018/2019 con gran expectativa y apostando a una mejora significativa de la rentabilidad asociada al cultivo de la oleaginosa.

Con el ciclo ya avanzado, vale la pena preguntarse cómo viene perfilando esta zafra sojera… ¿Qué expectativas se manejan en materia de rendimientos? ¿Cómo vienen evolucionando los precios? Lo conversamos con la economista Florencia Carriquiry, de la consultora Deloitte.

ROMINA ANDRIOLI – Florencia, venimos de una zafra de soja 2017/2018 que marcó mínimos históricos de rendimiento, ¿cómo comenzó la actual zafra? ¿a cuánto ascendió el área sembrada con soja este verano?

FLORENCIA CARRQUIRY (FC) – Aún no tenemos cifras definitivas, pero de acuerdo a la última encuesta agrícola elaborada por la Dirección de Estadísticas del Ministerio, en esta zafra la superficie cultivada con soja se redujo 10% frente a la campaña agrícola anterior. Eso nos dejaría, según nuestras estimaciones, con un área de aproximadamente 1.100.000 hectáreas, que sería la menor parea de soja desde 2010 en nuestro país…

RA – ¿Y qué expectativas se manejan en materia de rendimientos? Hasta el momento el clima viene siendo bueno, ¿verdad?

FC – Sí. Hasta el momento el clima viene dando revancha. Las lluvias de esta última semana fueron bienvenidas y todo hace indicar que si no tenemos sorpresas negativas en esta última fase del cultivo, la mayoría de las chacras de primera van a lograr buenos rendimientos… aunque en las de segunda la situación es más despareja. Nosotros por ahora venimos trabajando con un supuesto de rendimiento promedio país en torno a los 2.400 kilos por hectárea, que es un rendimiento normal podemos decir… Por supuesto supone una suba fuerte respecto al verano pasado (de hecho, duplica el rinde promedio país del año pasado), pero aún es 20% menor a los más de 3.000 kilos que se levantaron en el verano 2016/2017, cuando se regisró un récord histórico.

Con esa cifra de 2.400 kilos por hectárea y un área de 1.100.000 hectáreas estaríamos hablando de una cosecha de soja de algo más de 2,6 millones de toneladas, casi 80% superior a la del año pasado, aunque aún 30% menor al pico del 2017 e incluso inferior a las cosechas vistas entre 2012 y 2015, cuando teníamos un área de soja sensiblemente más alta.

RA – Si estas expectativas se confirman, vamos a tener un repunte fuerte a nivel de las exportaciones de soja este año, ¿no?

FC – Exactamente. El año pasado las exportaciones de soja cayeron más de 50%, en un marco en el que los volúmenes exportados se contrajeron 60%. Este año, con una cosecha que todo parece indicar va a ser 80% mayor a la de la zafra pasada, las exportaciones de soja van a tener un repunte fuerte sin dudas, aunque la magnitud de ese repunte va a depender también de los precios de exportación que se terminen logrando… y en esa perspectiva no están siendo buenas las últimas novedades.

RA – Eso justamente iba a preguntarte, Florencia, ¿cómo vienen evolucionando los precios de la soja?

FC – Los precios de la soja en Chicago han tenido cierto repunte en los últimos meses (respecto de los mínimos vistos entre agosto y octubre del año pasado), pero se ubican en torno de los US$ 330 la tonelada, entre 10% y 15% por debajo de los niveles de un año atrás. La verdad es que los últimos reportes del Departamento de Agricultura de Estados Unidos dan cuenta de una cosecha de soja que caería en algunos productores importantes (como el propio Estados Unidos y Brasil) pero que tendría un crecimiento fuerte en Argentina y también en Uruguay y que en términos generales seguiría siendo muy abundante, máxime en un marco de menor demanda de China. Si bien hay expectativa por los avances que ha habido en las negociaciones entre China y Estados Unidos, aún está por verse qué se acordará y cómo repercutirá eso en la demanda china por soja estadounidense.

Con ese panorama, como decía antes hoy tenemos los futuros de la soja a entregar en julio entre US$ 330 y US$ 340 la tonelada y las ofertas para la soja local puesta en Nueva Palmira se ubican entre US$ 310 y US$ 320 por tonelada. Son valores bastante menores a los US$ 350 de la zafra pasada. Y de hecho se están viendo muy pocos cierres de ventas a estos valores. Los productores están apostando a ver alguna mejora.

RA – ¿Cómo estarían cerrando los números del cultivo de soja según sus estimaciones?

FC – Bueno, es importante tener que presente que además de que los precios son menores hoy, los costos de implantación del cultivo subieron en esta campaña, sobre todo por el encarecimiento de la semilla (fruto de la situación de escasez que derivó de los malos resultados productivos del verano pasado) y por mayores precios de los fertilizantes y de otros agroquímicos.

Y esta combinación de precios bajos y costos firmes preocupa.

De todas maneras, es claro que, si los rindes confirman la recuperación esperada, los márgenes van a tener en cualquier caso una mejora fuerte frente a la campaña pasada.

Concretamente, según nuestras estimaciones, con un rinde de 2.400 kilos por hectárea y un precio medio en torno a US$ 320 por tonelada, el margen del cultivo de soja, antes de la renta de la tierra, se ubicaría en unos US$ 180 por hectárea en promedio. Eso sin dudas contrasta con las pérdidas que arrojó el cultivo en la zafra pasada, pero aún supone un margen ajustado, sobre todo para quien debe pagar renta por la tierra. Tengamos presente que la renta de la tierra agrícola está en torno de US4 230 por hectárea al año.

En definitiva, Romina, con las cartas vistas hasta el momento, parece bastante claro que esta zafra de soja va a volver a cerrar con números positivos y con una mejora fuerte de los márgenes respecto al año pasado, pero salvo que los rindes sorprendan positivamente, si los precios no mejoran no vamos a ver buenos niveles de rentabilidad en el cultivo en términos generales.

***

Foto: Wikimedia Commons

Este contenido y otros análisis de Deloitte los encontrás en www.objetiva.com.uy.

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

Escribir Comentario: