Mercado laboral: Se perdieron 10.000 empleos en relación al primer semestre de 2017 y 48.000 desde los máximos de 2014

El Instituto Nacional de Estadística publicó ayer nuevos datos sobre el mercado de trabajo en Uruguay. Esas cifras marcaron que el desempleo bajó a 7,9 % en junio, después de haberse ubicado en 8,1 % en mayo y haber tenido un pico de 9,3 % en febrero.

Emiliano Cotelo (EC): ¿Qué pasó a nivel del empleo? ¿Qué conclusiones se sacan cuando se miran las cifras por edad? ¿Y por regiones? Les proponemos conversarlo con la economista Alicia Corcoll, de la consultora Deloitte.

RA: – Alicia, ¿cómo evalúan los datos que se conocieron ayer? Es la primera vez desde diciembre que tenemos a la tasa de desempleo debajo de 8 %.

AC: – Es cierto. El primer trimestre del año había traído cifras muy malas en materia de desempleo, con un pico de 9,3 % en febrero como mencionaba Emiliano recién. Desde allí hemos visto cifras menores en los meses sucesivos, hasta este 7,9 % que se informó ayer.

De todos modos, hay al menos dos aclaraciones que parecen pertinentes. Una es que los datos mensuales tienen bastante ruido… Nuestra medición de tendencia no había tenido una suba tan fuerte a principio de año y tampoco tiene tanta mejora en forma más reciente… Mirando esa extracción más estable (que se saca con procedimientos estadísticos), podríamos decir que el desempleo se mantiene más bien en torno a un 8 % de la población económicamente activa, nivel prácticamente igual al que vimos en el promedio del año pasado.

El otro comentario, referido a este dato puntual de junio, es que el descenso de la tasa de desempleo que vimos en el último mes se dio a instancias de una menor tasa de actividad, no de una recuperación en el empleo.

RA: – ¿Podemos repasar esas cifras, Alicia? ¿Qué pasó con el empleo en junio?

AC: – Sí. En junio de hecho la tasa de empleo cayó unas dos décimas frente a mayo, hasta ubicarse en 57 %. Ahora, la tasa de actividad –que refleja el porcentaje de personas que participan del mercado laboral, ya sea por estar ocupados o por estar buscando trabajo- cayó más: cayó unas cuatro décimas desde 62,2 % hasta 61,9 %… Y con estos comportamientos es que en definitiva se termina explicando esta caída en la tasa de desempleo en el mes.

Sin embargo, para este caso también aplica la precisión sobre la volatilidad que tienen las cifras mensuales… Ya que de hecho en términos tendenciales el empleo se ha mantenido muy estable en este último trimestre, sin recuperar la caída fuerte que venía mostrando en forma ininterrumpida desde mediados de 2014.

RA: – ¿Qué significa esto si lo miramos en cantidad de personas?

AC: – Si les parece, paso a comentar cifras agregadas del primer semestre, porque como decía antes, los datos mensuales tienen bastante ruido.

En el primer semestre de 2018 la tasa de empleo promedio fue de 57,1 %, unas ocho décimas por debajo del registrado en el mismo período de 2017 y unos cuatro puntos porcentuales por debajo de los máximos que supimos ver en 2014.

En términos de cantidad de ocupados, esto quiere decir que se han perdido unos 10.000 empleos en relación al primer semestre del año pasado y alrededor de 48.000 desde los máximos de 2014.

RA: – ¿Qué muestran las últimas cifras en relación a la incidencia del desempleo por edad? ¿Se mantiene eso de que el deterioro del mercado de trabajo ha afectado mayormente a los jóvenes?

AC: – Cuando vamos al dato puntual del mes de junio, en realidad la desocupación entre los jóvenes cayó en forma más intensa…. Para los menores de 25 años la tasa de desempleo bajó desde 27 % en mayo hasta 25,8 % en junio, mientras que en la población mayor a 25 años la tasa de desempleo bajó sólo una décima, a 4,9 %.

De todos modos, hay que tener en cuenta que el deterioro que sufrió el mercado laboral en estos últimos 3 o 4 años fue muchísimo más fuerte entre los jóvenes, con la desocupación pasando desde niveles en torno a 20 % en 2014 hasta estos valores de 25 % que vemos actualmente… Pero el deterioro que hubo a nivel de la población adulta en ese mismo lapso fue muy marginal.

Y también se destaca, Romina, que las mujeres jóvenes son las más afectadas por esta problemática… Para las mujeres menores de 25 % el desempleo está rondando el 30 %.

RA: – ¿Y a nivel regional? ¿La pérdida de puestos de trabajo es generalizada?

AC: – Sí. El deterioro del mercado de trabajo ha sido generado a nivel país, aunque fue algo más marcado en Montevideo. En junio, concretamente, el desempleo se mantuvo estable en Montevideo, pero cayó tres décimas en el interior… Y cuando tomamos la comparación semestral el desempleo en Montevideo de hecho subió unas tres décimas, mientras que quedó prácticamente sin cambios en el resto del país.

Ahora, en ambos casos, estamos con un deterioro sumamente importante en relación a la situación que se observaba en 2014… Decíamos recién que desde 2014 a esta parte se perdieron unos 48.000 puestos de trabajo, que se componen de unos 29.000 en Montevideo y otros 19.000 en el interior… Y en ambos casos también amerita marcar que la suba del desempleo se está dando en un marco de caída fuerte del empleo y caída en las tasas de actividad.

No hay datos actualizados que nos permitan analizar estas cifras por departamento, pero los datos del año 2017 mostraban en forma contundente que la caída en estos últimos 3 o 4 años fue realmente muy extendida, con mejoras sólo en uno o dos departamentos puntuales.

RA: – Para terminar, Alicia, decías antes que desde 2014 se han perdido unos 48.000 empleos. ¿Se destaca algún sector en particular?

AC: – La caída del empleo ha sido bastante generalizada a nivel sectorial… alcanzando a prácticamente todos los grandes sectores de actividad. Quizás los casos que más destacan cuando tomamos la comparación enero-junio 2018 versus enero-junio 2014 son la industria manufacturera (donde se perdieron unos 26.700 puestos de trabajo), la construcción (que tuvo una caída de 13.000 puestos de trabajo) y las actividades primarias (donde se perdieron unos 11.000 empleos)… Pero más allá de estos casos, donde las caídas son muy relevantes, también está habiendo menores niveles de empleo en otros sectores, como el transporte, la enseñanza u otros servicios.

RA – Para ir terminando y contemplando estas cifras. ¿Cuáles son las perspectivas para los próximos meses?

AC: – Es notorio que más allá del ruido que mes a mes tienen estos datos y de la mejora puntual que tuvo la tasa de desempleo en las últimas mediciones, el mercado de trabajo sigue muy resentido… Y de hecho el empleo no está mostrando ninguna señal de recuperación.

Los pronósticos de actividad económica que manejamos en Deloitte apuntan a que, si no hay un deterioro adicional en nuestra región, Uruguay seguramente crezca a un ritmo muy moderado en 2018-2019, en torno de 2 %-2,5 % y con un riesgo de un freno mayor debido al contexto regional.

A su vez, también está habiendo mucha preocupación en las empresas por la suba que han venido teniendo los costos y por los problemas de rentabilidad que vienen enfrentando en los últimos años… lo que lleva a que haya bastante reticencia para contratar más trabajadores. Por eso, Romina, pensamos que difícilmente habrá espacio para una mejora significativa del mercado de trabajo en los próximos meses.

***

Este contenido y otros análisis de Deloitte los encontrás en www.objetiva.com.uy.

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

Escribir Comentario