Fuerte suba de la tasa de desempleo en febrero

De acuerdo a las cifras publicadas por el Instituto Nacional de Estadística, la tasa de desempleo subió hasta 9,3% en febrero. Se trata del valor más alto desde mediados de 2007 y que deja al desempleo casi un punto por encima del registro de enero.

Emiliano Cotelo (EC): ¿A qué responde esta suba del desempleo? ¿Qué pasó a nivel de los otros indicadores del mercado laboral? ¿Cómo quedan las perspectivas para los próximos meses? Les proponemos analizar en detalle estas cifras con la economista Alicia Corcoll, de la consultora Deloitte.

Romina Andrioli (RA) – Alicia, los datos que publicó el INE el martes marcaron una suba importante del desempleo en febrero… ¿Cómo evaluaron ustedes este dato?

Alicia Corcoll (AC): Es claro que los datos de febrero fueron francamente malos. Ahora, como siempre marcamos cuando comentamos estas cifras, los indicadores del mercado laboral tienen mucha volatilidad y, por eso, no deberíamos sacar conclusiones demasiado asertivas en base a un solo dato puntual.

Es cierto que podríamos hacer esta aclaración sobre cada uno de los datos mensuales que vamos conociendo… Pero dicho esto, es bien notorio que las últimas mediciones reafirman la visión de que el mercado laboral sigue muy resentido. El desempleo está subiendo en términos tendenciales y hoy se encuentra por encima del 8% de la Población Económicamente Activa… Y cuando miramos los otros indicadores del mercado laboral el deterioro acumulado durante los últimos tres años es realmente importante.

RA – Está claro. Alicia, pero volviendo al dato puntual de febrero ¿a qué respondió el aumento de la tasa de desempleo? ¿Hubo una caída tan grande a nivel del empleo?

AC – La verdad es que no… La tasa de empleo, de hecho, se mantuvo estable frente a enero, en 57,3% de la Población en Edad de Trabajar.

De todos modos, nuestra estimación tendencial -que depura justamente componentes estacionales y el ruido que presenta la serie- lo que muestra es que el empleo ha seguido deteriorándose en 2017 y en el arranque de este año… Que se suma a la caída fuerte que ya había tenido entre 2014 y 2016. Recordemos, Romina, que en ese período se perdieron aproximadamente unos 32.000 puestos de trabajo y aunque durante el año pasado la caída en el empleo fue más leve, siguió cayendo al fin y al cabo…

Con esta evolución, la tasa de empleo se ubica actualmente en niveles sensiblemente inferiores a los que teníamos hace unos tres años, a comienzos de 2014, cuando rondaba el 60%.

RA – ¿Y qué pasó puntualmente con la cantidad de gente que busca trabajo en esas mismas comparaciones que mencionabas recién?

AC – En el dato de febrero lo que sucedió es que la tasa de actividad (medida como el porcentaje de personas en edad de trabajar que participa del mercado laboral, ya sea porque está ocupado o porque busca empleo activamente) subió unas seis décimas: pasó de 62,6% de la Población en Edad de Trabajar en enero a 63,2% en febrero… y eso fue lo que explicó la suba de la desocupación en el mes.

Pero reitero, todos estos datos son muy volátiles y por lo tanto no deberíamos concluir en base a esta cifra que hay una tendencia clara de más gente buscando trabajo. De hecho, en una mirada más larga, al mismo tiempo en que se redujo el empleo también cayó la cantidad de personas en busca de trabajo. En este caso de nuevo estamos en niveles mucho más bajos que los que teníamos en el “pico” de 2014, cuando la tasa de actividad promediaba un 65%.

RA – Con estos comportamientos en términos de empleo y nivel de actividad, ¿a cuánto ascienden los desocupados hoy en día?

AC – Tomando números gruesos, estamos hablando de una población desempleada de unas 150.000 personas a nivel país, que es el registro más alto en diez años.

Sin embargo, Romina, a nuestro juicio, la falta de empleo en Uruguay afecta a una población bastante más amplia que esa, si contemplamos además de la desocupación abierta que publica el INE otras problemáticas de insuficiencia de empleo.

RA – Alicia, ¿podés explicar a qué te estás refiriendo concretamente?

AC – Me refiero a que en momentos de poco dinamismo en el mercado de trabajo no sólo sube la desocupación, sino que también aumentan los subempleados (que son los que trabajan menos horas de lo que desearían) y lo que llamamos la población “desalentada” (es decir, personas que dejaron de buscar trabajo porque no lo están encontrando).

Entonces, si miramos estos tres grupos en conjunto, en Deloitte estimamos que actualmente hay unas 320.000 personas con problemas de insuficiencia de empleo… Y si incluimos dentro de la población activa a los trabajadores “desalentados” la tasa de insuficiencia de empleo alcanza a 17,9%.

RA – Para ir terminando y contemplando estas cifras. ¿Cuáles son las perspectivas para los próximos meses?

AC – A ver… más allá del ruido que mes a mes tienen estos datos, es notorio que el mercado de trabajo no muestra ninguna señal de mejora.

Un elemento que nos hace ser cautelosos es que la actividad económica se ha ido desacelerando en el último tramo de 2017… En nuestro escenario base, de hecho, esperamos que el PBI crezca a un ritmo moderado este año, en torno de 2% anual si excluimos el rebote que supone la reapertura de la refinería de ANCAP (que estuvo cerrada en buena parte de 2017). A su vez, en las empresas hay mucha preocupación por la suba que están teniendo los costos y por los problemas de rentabilidad que vienen enfrentando en los últimos años… llevando a que haya bastante reticencia para contratar más trabajadores.

En un contexto como ese y a la luz de las pautas salariales que anunció el gobierno (que implican una moderación muy pequeña de los salarios nominales y que recién se daría en el segundo año de los convenios), parece difícil que la desocupación baje en forma significativa este año y que pueda procesarse una creación de empleo tal que permita revertir el deterioro visto desde 2014 a esta parte.

Este contenido y otros análisis de Deloitte los encontrás en www.objetiva.com.uy.

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

Escribir Comentario