Evolución de los salarios en 2015 y resultados de los primeros convenios

El Índice Medio de Salarios subió 0,21 % en diciembre de 2015 según las cifras dadas a conocer el viernes por el Instituto Nacional de Estadística. De esa manera, en el promedio del año, el salario medio aumentó 10,3 % en términos nominales. Si descontamos el efecto de la inflación, estamos hablando de una suba del salario real de 1,56 % en promedio. ¿Cómo se analizan estas cifras? ¿Qué podemos esperar para adelante? Análisis de la economista Florencia Carriquiry, de la consultora Deloitte.

Análisis económico
Lunes 01.02.2016

EMILIANO COTELO (EC) —El Índice Medio de Salarios subió 0,21 % en diciembre de 2015 según las cifras dadas a conocer el viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE). De esa manera, en el promedio del año, el salario medio aumentó 10,3 % en términos nominales. Si descontamos el efecto de la inflación, estamos hablando de una suba del salario real de 1,56 % en promedio, lo que marca una significativa moderación frente a lo que venían siendo los aumentos de años previos. ¿Cómo se analizan entonces estas cifras? ¿Qué podemos esperar para adelante? ¿Qué resultados están dejando los acuerdos salariales de los primeros convenios vencidos de esta sexta ronda de negociación?

Para analizar estos elementos conversamos con la economista Florencia Carriquiry, de la consultora Deloitte.

Florencia, ¿Cómo vieron en Deloitte la evolución de los salarios en 2015?

FLORENCIA CARRIQUIRY (FC) —Como comentaban recién, el aumento medio de los salarios en 2015 fue sensiblemente más bajo que el visto en años previos. En el conjunto del año, el Índice Medio de Salarios que publica el INE aumentó 9,9 % en la comparación punta a punta (evolucionó apenas por encima de la inflación) y en términos de promedio anual subió 10,3 %… De allí, que como decían, el salario real aumentó 1,6 % en el promedio del año, con un incremento de 1,9 % a nivel de los salarios privados y uno de 0,9 % en los salarios del sector público.

Estamos hablando claramente de aumentos muy inferiores a lo que vimos en años anteriores… Tengamos en cuenta que entre 2005 y 2014 el salario real subió a un ritmo promedio anual de poco más de 4 %… y de 4,6 % si nos concentramos en los salarios privados.

EC —Ahora, Florencia, esas cifras marcan una moderación importante en el ritmo de aumento de los salarios, ¿verdad? ¿Cómo lo están analizando ustedes?

FC —Sí. A ver… Es cierto que las cifras de 2015 nos muestran una moderación clara… De todos modos, hay un factor estadístico que juega (al menos parcialmente) en las cifras promedio del año pasado que debe tenerse presente. ¿A qué me estoy refiriendo? A que varios convenios (concretamente 64, que representan aproximadamente un cuarto del total) vencieron en junio y en la medida en que las negociaciones se fueron dando lentamente, los ajustes de las ramas respectivas fueron ingresando a la estadística tardíamente… De hecho, de los convenios cerrados, la gran mayoría cerró recién entre noviembre de 2015 y este mes de enero… Y hay unos 16 convenios que aún no tienen ajuste acordado, con lo cual aún no están contemplados en las cifras que comentábamos.

Ahora, más allá de este efecto estadístico, sí parece ser cierto que en varios sectores los nuevos convenios están planteando algunos cambios respecto al esquema de ajustes que se venía manejando en rondas previas que juegan su rol en la moderación que estamos viendo…

EC —¿A qué cambios estás haciendo referencia concretamente?

FC —Me refiero a que en general los convenios que se han ido cerrando están bastante ajustados a las pautas oficiales, con lo cual en la mayoría de los casos se acordaron aumentos nominales fijos y con ajustes semestrales… En donde hubo más resistencia por parte de los trabajadores es en aceptar la postergación de los correctivos por inflación hasta el fin del segundo año de convenio y por eso en varios casos el primer correctivo se estaría haciendo algo más tempranamente de lo que aspiraban las pautas oficiales (a los 12 o a los 18 meses).

Ahora, el hecho de pasar a aumentos nominales (en general menores a lo que veníamos viendo en convenios anteriores) combinado con el pasaje a ajustes de frecuencia semestral supone  una moderación significativa del ritmo de aumento de los salarios respecto a lo que veníamos viendo con los convenios previos. Pensemos que, incluso para una misma suba nominal a lo largo del año, el solo hecho de pasar de un ajuste anual (que era la opción mayoritaria en la quinta ronda) a uno semestral (que lo divide en dos cuotas), deja un aumento promedio del año significativamente más bajo.

EC —Está claro el punto. Justamente en relación a estas negociaciones en curso, sobre fines de la semana pasada el Ministro Murro presentó algunos resultados obtenidos hasta el momento en los acuerdos de los 64 convenios vencidos en junio de 2015… ¿Qué conclusiones pueden extraerse de esta información?

FC —Básicamente el Ministro presentó un detalle de los resultados obtenidos hasta el 28 de enero, precisando los convenios que han ido cerrando hasta el momento, los que aún están pendientes (a los que se les estableció como fecha límite el 15 de febrero) y, para cada convenio ya cerrado presentó la forma en que se cerró.

Según esa información, de los 64 convenios que vencieron en junio, 16 (es decir, un 25 %) aún no llegó a un acuerdo… Allí están básicamente los grupos de la Enseñanza privada, los de la rama de Hoteles, restaurantes y bares, la industria curtidora y la industria textil.

De los restantes 48 que ya acordaron, 32 cerraron con acuerdos tripartitos, 7 se acordaron de forma bipartita (un par de los cuáles de hecho tuvieron la oposición del Poder Ejecutivo), 8 cerraron con votación conjunta del Poder Ejecutivo y los empresarios y 2 lo hicieron por decreto del Poder Ejecutivo.

EC —Florencia, no deja de llamar la atención que el Poder Ejecutivo no votó en ningún caso con los sindicatos (al menos hasta el momento)… Eso marca un cambio frente a las rondas previas, cuando los empresarios tendían a reclamar que el Poder Ejecutivo volcaba la balanza en favor de las demandas de los trabajadores… ¿Cómo vieron este punto?

FC —Sí… A nuestro juicio esto es consistente con un escenario económico que ha cambiado radicalmente respecto a rondas pasadas y que plantea muchas más restricciones… Varias veces comentamos en este espacio que el contexto externo y regional se ha deteriorado notoriamente y que la economía uruguaya ya no está creciendo al ritmo que lo hacía hasta 2014. De hecho, las cifras de enero-setiembre de 2015 pautaron un crecimiento del PBI 1,5 % frente al mismo período de 2014 (incluso pese a la fuerte contribución de la producción de celulosa en ese período) y nuestras estimaciones apuntan a un crecimiento que habría estado en el entorno de 1 % en el conjunto del año pasado y que estaría por debajo de 1 % este año.

Y en ese marco, el mercado de trabajo también empezó a mostrar un deterioro… Aún no tenemos las cifras de cierre de 2015, pero los datos a noviembre dieron cuenta de una sensible caída del empleo y de un claro aumento del desempleo en el transcurso del año.

En este nuevo escenario económico no parece razonable pensar en aumentos de salarios de la magnitud que veníamos viendo en años pasados… y eso a nuestro juicio está detrás de que el Gobierno no haya respaldado de igual manera que en años previos las demandas de los sindicatos… Con aumentos de salarios más fuertes y en definitiva más desalineados de lo que será la evolución de  la productividad en estos próximos años, la pérdida de empleos terminaría siendo probablemente más importante…

EC —Entonces, Florencia, en ese panorama de más restricciones que señalas y a la luz de los resultados obtenidos en el comienzo de esta sexta ronda de negociación salarial, ¿Qué proyecciones están manejando en Deloitte en materia de salarios?

FC —Estamos todavía ajustando nuestros pronósticos y obviamente habrá que ver si los convenios que van a irse negociando en el transcurso del año tienen características similares a los que han ido cerrado hasta el momento, pero en general estamos esperando aumentos del salario real entre 1 % y 1,5 %.

Enlace externo
Índice Medio de Salarios (IMS) – Diciembre 2015, INE (formato PDF)

***

Foto en Home: Billetes de pesos uruguayos y dólares estadounidenses, foto ilustración. Crédito: Javier Calvelo/adhoc Fotos.

Este contenido y otros análisis de Deloitte los encontrás en www.objetiva.com.uy.

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

Escribir Comentario: