Precio del crudo roza US$ 80 por barril: ¿Qué impacto podemos esperar para Uruguay?

La semana pasada, la cotización del barril de petróleo Brent llegó a US$ 80 por primera vez desde fines de 2014

Emiliano Cotelo (EC): El precio del petróleo de hecho viene subiendo casi ininterrumpidamente desde el comienzo de este año. ¿A qué responde este aumento? ¿Cuáles son las perspectivas para los próximos meses? ¿Y qué implicancias tiene esta suba sobre nuestro país? Para responder estas preguntas, estamos en diálogo con la economista Alicia Corcoll, de la consultora Deloitte.

Romina Andriolia (RA) – Alicia, si te parece comencemos repasando cómo viene evolucionando el precio del crudo en lo que va de este año. ¿De qué magnitudes de aumento estamos hablando?

Alicia Corcoll (AC) – Sí, la verdad es que desde enero el precio del crudo viene acumulando un aumento bastante importante. Como decía Emiliano recién, la referencia Brent cotizaba en torno de los US$ 80 por barril en estas últimas jornadas… Eso deja una suba realmente significativa para sólo cuatro meses, de 20 %.

Lo otro que ha sucedido es que ya desde mediados del año pasado se amplió la brecha entre la cotización del Brent y la variedad West Texas… que también ha subido pero que está hoy en día en niveles algo más bajos, en torno a los US$ 70 por barril.

Ahora, tampoco hay que olvidar que incluso con estas subas los precios igual siguen bastante por debajo de los valores de US$ 100 por barril que supimos tener hasta mediados de 2014.

RA:  – ¿A qué se asocia esta suba tan significativa?

AC:  – Lo que dicen los analistas es que esta suba estuvo impulsada en buena medida por las declaraciones de algunos de los miembros de la OPEP, que adelantaron sus intenciones de volver a renovar el acuerdo de recorte en la producción que la OPEP tiene pactado con Rusia (y que ya había sido renovado en noviembre del año pasado). De hecho, el Ministro de Energía de Arabia Saudita indicó que tendrían vocación de seguir renovando este convenio al menos hasta que la cotización del crudo se ubique entre los US$ 80 y los US$ 100 por barril… Y otro factor de empuje para los precios se dio tras la salida de EEUU del pacto nuclear con Irán, lo cual podría afectar las exportaciones provenientes desde ese país.

Además de estos elementos, que operan del lado de la oferta, también se suma el hecho de que a nivel de la demanda el mayor crecimiento que está mostrando la economía mundial también pone una presión alcista adicional sobre los precios del crudo. Pese a los cambios en las condiciones financieras que vimos en este último tiempo, por ahora se mantiene una perspectiva auspiciosa en relación al crecimiento mundial para los próximos meses.

RA:  – Y con este panorama, ¿qué se espera en materia de precios?

AC:  – La verdad es que no se esperan grandes variaciones.

Una referencia habitual es mirar lo que está ocurriendo con los contratos a futuro sobre el precio del petróleo que se transan en el mercado. Esos contratos marcan una cotización del petróleo relativamente estable en torno a sus niveles actuales de aquí a fin de año, pero bajando algo más de 10 % durante el año que viene… yendo hacia valores del orden de los US$ 70 por barril al cierre de 2019.

Y las últimas proyecciones del Departamento de Energía de EEUU van en una línea similar y apuntan a niveles más próximos a los US$ 65 por barril el año que viene.

RA:  – Alicia, a pesar de que el precio del crudo podría bajar, con estos valores en Uruguay ya se empieza a hablar de suba de combustibles. ¿Qué impacto se puede estimar sobre los precios locales de la nafta y del gasoil?

AC:  – En el proceso de formación de precios de los combustibles influyen muchos elementos, pero es evidente que el petróleo y el dólar tienen una incidencia clave… Y ambas variables han tenido aumentos significativos en lo que va del año.

Si tomamos como referencia los cuadros que publicó la propia Ancap en su página web cuando anunció su último ajuste de precios (que mostraban justamente distintos niveles del precio del combustible para distintas combinaciones de precio del petróleo y de tipo de cambio), con un petróleo en US$ 80 por barril y un dólar de $ 31 como hemos tenido en estos últimos días, el precio de los combustibles podría subir un 5 % tanto en el caso del gasoil como de la nafta… si Ancap resolviera respetar esas referencias.

RA:  – ¿Cuál sería el efecto sobre la inflación de ajustes tarifarios de esa magnitud?

AC:  – El efecto puntual depende de la altura del mes en la que se disponga el aumento, pero si se aplica desde el primer día del mes se estima que termina agregando aproximadamente una décima a la inflación mensual.

Ahora, sumando este efecto con el aumento reciente del dólar y contemplando también lo que fue la cadencia mensual del IPC durante el año pasado, pensamos que la inflación anual podría subir bastante en los próximos meses, llegando incluso a niveles cercanos a 8 % sobre mediados de año, bajando hacia 7,5 % a fin de año (con lo cual la inflación volvería a salir del rango meta).

RA:  – Para ir terminando, Alicia, ¿qué otros impactos podemos esperar desde Uruguay?

AC:  – Un impacto claro y negativo que cabría esperar es sobre la cuenta corriente… Porque un aumento en el precio del petróleo hace subir el valor de nuestras importaciones. Sin embargo, hay que tener en cuenta que progresivamente Uruguay ha ido bajando sus compras de petróleo, porque con el cambio de matriz energética UTE ya casi no usa sus centrales térmicas y consume mucho menos combustible fósil.

Igualmente, si tomáramos números gruesos, una suba de US$ 10 aproximadamente en el barril de petróleo (que es más o menos lo que ha subido en lo que va del año), supondría un aumento de unos US$ 150 millones en un año.

De todos modos, también hay que tener en cuenta que Uruguay se está beneficiando de precios internacionales más altos en algunos de nuestros commodities de exportación. Los precios de la carne están un 9 % por encima de los niveles de un año atrás… Y en otros rubros la suba de precios está siendo todavía más fuerte: 14 % en el caso del trigo, 22 % en el caso del arroz e incluso casi 40 % para la celulosa. Ello obviamente tiende a mitigar el impacto negativo de la suba del petróleo…

Cuando tenemos todos esos elementos en cuenta, el impacto de la suba del petróleo no será para nada dramático, aunque probablemente ANCAP debería subir los precios si desea cuidar su margen.

***

Este contenido y otros análisis de Deloitte los encontrás en www.objetiva.com.uy.

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

Escribir Comentario: