¿Qué espera el FMI para la economía mundial en 2018?

El Fondo Monetario Internacional publicó ayer una actualización de su informe de perspectivas económicas, incluyendo una nueva corrección al alza de las proyecciones de crecimiento global para este año.

¿A qué responde esta mejora? ¿Cuál es el panorama para las economías emergentes? Y en particular… ¿qué se espera para nuestra región y para Uruguay? Les proponemos repasar los principales destaques de este informe con la economista Alicia Corcoll, de la consultora Deloitte.

Romina Andrioli (RA): Alicia, comencemos por los grandes números… ¿Cuánto creció la economía mundial en 2017? ¿Y qué proyecciones maneja el FMI para este año y el próximo?

Alicia Corcoll (AC): Según estas estimaciones que el FMI acaba de divulgar, el PIB mundial creció 3,7% en el conjunto de 2017. Es una tasa de expansión medio punto superior a la que se vio en 2016 y que, de hecho, implica el mayor ritmo de crecimiento desde 2011.

Y con respecto a las perspectivas, los pronósticos que maneja ahora el FMI para la economía mundial son de una suba de 3,9% tanto este año como en 2019. El cambio en las proyecciones en realidad fue bastante pequeño… son sólo dos décimas más altas que las que se venían utilizando hasta ahora, pero esta suba igual refuerza la idea de que la economía mundial viene re-acelerándose.

Es claro que para Uruguay siempre es una buena noticia que la economía mundial esté mostrando un mejor desempeño… Hay que recordar, Romina, que 2015 y 2016 habían sido los años de crecimiento más lento desde la crisis financiera internacional de 2009.

RA: – Alicia, el informe del FMI destaca que la recuperación de 2017 fue bastante sincronizada. ¿Cuáles son concretamente las proyecciones para las distintas regiones?

AC: – Sí, así es. Como suele suceder, el crecimiento promedio en el mundo emergente es más alto que el que se pronostica para las economías desarrolladas, pero en esta revisión al alza son justamente los países desarrollados los que están explicando la mejora. Y eso se debe a que a lo largo de 2017 fueron varios los países desarrollados en los que el desempeño en materia de actividad fue superando las expectativas… El informe pone énfasis en la mejor performance que vienen teniendo Estados Unidos, la Zona del Euro y Japón, por poner algunos ejemplos.

Cuando vamos a los números puntuales, el PIB agregado de las economías desarrolladas pasó de crecer un 1,7% en 2016 a hacerlo a un ritmo de 2,3% el año pasado… Y en el escenario base del FMI este grupo de países también crecería un 2,3% durante 2018. Para Estados Unidos, en particular, la proyección tuvo una mejora bien importante, de cuatro décimas, y con eso pasaría de crecer un 2,3% en 2017 a subir a un ritmo de 2,7% en el promedio de este año. Allí además del mejor desempeño de los últimos meses, la mejora en la perspectiva también refleja la expectativa de una política fiscal más expansiva en ese país a raíz de la reforma tributaria que impulsó Trump y que se aprobó en diciembre.

RA: – ¿Qué tan generalizado fue el ajuste de pronósticos en el resto de las economías desarrolladas?

AC: – A ver… La mejora fue bastante extendida. En el caso de la Zona del Euro hubo una revisión al alza de tres décimas respecto a la última proyección que manejaba el Fondo. La tasa de crecimiento que se prevé ahora para este bloque es de 2,2% en 2018, con perspectivas bastante favorables en Alemania, Italia y Países Bajos.

Por otro lado, en Japón la revisión al alza fue todavía más importante, de medio punto porcentual y ahora se estima un crecimiento de 1,2% en 2018.

El Reino Unido es quizás la única excepción relevante. Allí no se modificaron las proyecciones y se sigue esperando un crecimiento de 1,5% para este año, un número que incluso es algo inferior al aumento de 1,7% que tuvo en 2017 y de 1,9% que había tenido en 2016. El Reino Unido tuvo una desaceleración bastante fuerte el año pasado, con un freno importante a nivel del consumo privado y de las exportaciones y también con una desaceleración en la inversión… Y está claro que las negociaciones en torno al “Brexit” van a seguir generando mucha incertidumbre.

RA: – Está claro, Alicia. Vayamos ahora a las economías emergentes, ¿cómo es el panorama que está contemplando el FMI?

AC: – A nivel de los países emergentes en realidad no hubo variaciones muy significativas y cuando se las mira en conjunto se sigue esperando que crezcan a una tasa de 4,9% este año.

China siempre es una referencia muy importante, porque tiene un peso muy grande en la economía mundial… China representa aproximadamente un quinto del PIB global. El FMI espera que China crezca 6,6% este año, que es una tasa ligeramente inferior a la que mostró en 2017 pero que sigue siendo muy alta para lo que son los parámetros mundiales. Al igual que en China, para India tampoco hubo cambios en los pronósticos y el diagnóstico sigue siendo de un crecimiento muy fuerte, de 7,4% durante este año.

RA: – ¿Y para América Latina?

AC: – Si miramos las perspectivas para América Latina y el Caribe, se espera que en promedio crezca a un ritmo de 1,9% en 2018. Es una cifra baja si la comparamos con otras zonas, pero recordemos que nuestra región atravesó una recesión muy fuerte en 2014 y 2015 y que su PIB a nivel consolidado cayó incluso en 2016, con desempeños muy pobres en Venezuela, en Brasil y en la misma Argentina. Entonces, frente a esa situación, Romina, la reactivación que empezamos a ver el año pasado –cuando América Latina en promedio creció un 1,3%- y una perspectiva de aumento de casi 2% para este año igual suponen un repunte bien significativo.

Y un factor clave detrás de esta mejor performance es el acceso fluido al financiamiento externo que están teniendo los países de nuestra región, en un contexto de condiciones financieras internacionales bastante benévolas para los emergentes en general.

RA: – ¿A que te estás refiriendo concretamente, Alicia?

AC: – Me refiero a que hoy por hoy las tasas de interés internacionales están en niveles extremadamente bajos en términos históricos… Y aunque se espera que la Reserva Federal de Estados Unidos siga subiendo la tasa de referencia este año, igual está bastante descontada la expectativa de que tanto nuestra en general como Uruguay en particular van a poder transitar por este proceso de normalización monetaria sin mayores inconvenientes.

Y eso en definitiva ya lo estamos viendo… En línea con lo que ya ocurrió el año pasado, en el arranque de 2018 son varios los países de la región que hicieron nuevas emisiones de deuda en los mercados internacionales, captando montos bastante significativos y pagando tasas de rendimiento razonablemente favorables… Es el caso de Argentina, Brasil y México, por ejemplo.

RA: – Alicia, ya para ir cerrando, ¿hay proyecciones para Uruguay en este informe?

AC: – En realidad esta versión es una actualización del informe completo que se divulgó por última vez en octubre. En esta actualización no se publican proyecciones para todos los países, sino que se revisan las de las distintas zonas y de las principales economías. Por eso, no se explicita un número para Uruguay. La última referencia es la de informe de octubre y allí el FMI proyectaba tasas de 3,1% para 2018.

Este contenido y otros análisis de Deloitte los encontrás en www.objetiva.com.uy.

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

Escribir Comentario: