El polémico informe de Oxfam sobre riqueza y desigualdad en el mundo

EC —Habíamos dicho que 62 personas acumulan un patrimonio de US$ 1,76 millones de millones.

PR —Pero podríamos haber dicho que esas 62 personas tienen el 0,7 % de la riqueza mundial, según los datos de Oxfam, y no parecería tan grave.

EC —En principio la reacción es distinta.

PR —La reacción es diferente. Son las mismas cifras, solo que según cómo se presenten parecen decir cosas diferentes. Lo que sucede es que esas cifras toman el patrimonio de un centenar de superricos, pero eso no es suficiente para describir adecuadamente lo que pasa con el patrimonio que tienen 7.200 millones de personas en el mundo.

Además de esa limitación de enfoque del indicador elegido por Oxfam, sus cálculos han sido muy criticados [ver la columna de Chris Giles en el Financial Times o la de Felix Salmon en Fusion] porque subestiman en mucho el valor total de la riqueza en el mundo y también el patrimonio de los más pobres. Según los cálculos de Oxfam, en promedio, la mitad más pobre del mundo tiene unos US$ 500 de patrimonio por persona. Es un valor inverosímilmente bajo, y ha habido varias críticas y explicaciones de por qué ese número da tan pequeño. De todos modos, a pesar de esta crítica a los números de Oxfam, absolutamente nada cambia el hecho de que la riqueza está muy desigualmente distribuida.

Las cifras que compiló [Thomas] Piketty en los últimos años, que publicó en su libro El capital en el siglo XXI, dan cuenta de que ha habido una tendencia creciente de la desigualdad de la riqueza en las últimas dos o tres décadas. Pero ese aumento de la desigualdad en la distribución de la riqueza se explica en buena medida por el aumento del valor de la propiedad inmobiliaria, por el aumento del valor de las casas en el mundo, y eso es algo que beneficia a muchas más personas que a unos centenares o a unos pocos miles de superricos.

EC —¿Cuál es la síntesis a partir de todos estos datos y estos distintos enfoques que fuiste pasando en estos minutos?

PR —Ante todo, no hay duda alguna de que la desigualdad en el mundo es muy elevada. Pero no estamos en un mundo cada vez peor, se observa un descenso indudable de la pobreza en el mundo, la desigualdad en la distribución del ingreso no ha empeorado, según los datos que comentamos de Milanovic, e incluso hay otras estimaciones [The Future of Worldwide Income Distribution] algo más recientes que dan cuenta de que ha empezado a bajar y proyectan que continuará bajando. Roser está entre los que sostienen eso y ha informado que estimaciones más recientes del índice de Gini a nivel global dan ya concentraciones del ingreso menores que las de hace una década.

La riqueza está muy pero muy desigualmente distribuida. Eso ha sido históricamente así. Es verdad que ha habido una tendencia en las últimas dos o tres décadas al aumento de la desigualdad de la riqueza, pero tampoco es claro que se trate de una tendencia imparable o inexorable.

Por otro lado, sería ilusorio pensar que el combate a la pobreza se puede solucionar con dosis de redistribución de la riqueza que simplemente no van a ocurrir en el mundo. Por ejemplo, si tomando las cifras de Oxfam se le sacara la mitad de la riqueza al 1 % más rico del mundo –algo que no va a ocurrir– y se repartiera entre la mitad más pobre, a cada persona le tocarían unos US$ 17.000. Es una cifra seguramente muy importante para muchísimas personas en el mundo, pero a todas luces insuficiente para pensar en una solución definitiva a la pobreza.

En suma, la historia muestra que el crecimiento económico juega un papel central en la reducción de la pobreza y en la reducción de la desigualdad de los ingresos, por tanto no hay soluciones sin crecimiento económico. Pero al mismo tiempo la historia muestra que el crecimiento económico puede venir acompañado de más desigualdad. Entonces no hay soluciones fáciles, automáticas, y las políticas públicas deben apuntar simultáneamente a promover el crecimiento económico y a buscar mayores niveles de igualdad.

Documento relacionado
Informe de la ONG Oxfam: Una economía para el 1 % (en inglés)

Mesa relacionada
El 1 % de los más ricos del mundo posee más que el 99 % restante

***

Transcripción: María Lila Ltaif

Foto en Home: Tondo, asentamiento en Manila, Filipinas, 2014, imagen de carátula del informe Una economía para el 1 % publicado por la ONG Oxfam. Crédito: Dewald Brand/MIRAN/Oxfam.

Este contenido y otros análisis de Deloitte los encontrás en www.objetiva.com.uy.

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

Escribir Comentario: