Baja del dólar en Uruguay al cierre del año: ¿Cómo quedan las perspectivas cambiarias para 2020?

Baja del dólar en Uruguay al cierre del año: ¿Cómo quedan las perspectivas cambiarias para 2020?

En estas últimas dos semanas el tipo de cambio acumuló una caída de 2,5 %

¿Mirás nuestros videos, escuchás los audios, leés las notas que subimos a la web? La continuidad de esos servicios depende de que tú contribuyas a financiarlos. Te invitamos a ser Socio 3.0 de En Perspectiva, asumiendo un abono mensual. Más información en este mensaje de Emiliano Cotelo: enperspectiva.net/socios

ROMINA ANDRIOLI (RA): Como ustedes saben, el tipo de cambio en nuestro país evolucionó fuertemente a la baja en las últimas jornadas. De hecho, si bien en los últimos dos días tuvo algún aumento, al cierre del viernes igual se ubicaba en torno a $ 37 en el mercado interbancario (un peso por abajo de los máximos de $ 38 que se vieron a fines de noviembre y en los primeros días de diciembre)

¿Cómo se explican estos movimientos más recientes en la cotización del dólar? ¿Qué tanto incide el panorama doméstico y cuánto juega el marco externo? Y en particular, ¿qué perspectivas debemos manejar para los próximos meses? Lo conversamos con la economista Alicia Corcoll, de la consultora Deloitte. 

 Alicia, para ubicar a los oyentes, ¿te parece que comencemos repasando cómo fueron los últimos movimientos del dólar aquí en Uruguay? ¿Y cómo contrasta esta evolución con la tendencia vista en el resto del año?

ALICIA CORCOLL (AC): Sí. La verdad es que veníamos de varios meses con una tendencia de dólar al alza muy marcada como tú decías, el dólar subió prácticamente durante todo el año. 

Hubo un “parate” a fines de julio cuando se confirmó el proyecto de UPM, pero después el dólar rápidamente retomó una trayectoria alcista y terminó subiendo algo más de 10 % entre agosto y los primeros días de diciembre (alcanzando los $ 38 en la referencia interbancaria que veíamos hasta hace unos pocos días). 

Ahora, en estas últimas dos semanas el tipo de cambio acumuló una caída bastante grande, de 2,5 % (que es una baja importante para un lapso tan corto). 

RA: Sí, de hecho la intensidad de la caída fue tal que el Banco Central volvió a comprar dólares en el mercado cambiario sobre fines de la semana pasada. ¿Cómo analizaron ustedes esa intervención? 

AC: Efectivamente con esa caída del dólar el Banco Central retomó sus intervenciones, comprando US$ 2 millones el jueves (el viernes no intervino). Se trata de una novedad, porque en general la tónica que predominó a lo largo del año fue la contraria: entre enero y noviembre el Banco Central vendió en términos netos casi US$ 1.000 millones en el mercado spot (y también vendió aproximadamente US$ 150 millones a través de forwards y de futuros). 

Si el Banco Central siguiera con esta postura podríamos ver algún efecto moderador sobre la baja del dólar. Pero no hay que olvidar tampoco que por ahora la magnitud de la intervención fue súper pequeña en comparación con esos números de ventas que les mencionaba recién. Por ahora lo estamos viendo más bien como una señal (que indica que el Banco Central no estaría demasiado “cómodo” con un dólar por debajo de $ 37). 

RA: Está claro, Alicia. ¿Y a qué responde este cambio en la dinámica del mercado cambiario? Te lo pregunto para entender qué tanto pueden estar pesando los factores externos en general y qué tanto juegan factores domésticos acá en Uruguay. 

AC: La verdad, Romina, es que el mundo pesa mucho. Porque desde principios de diciembre el dólar se debilitó en forma muy fuerte y muy generalizada a nivel internacional, tanto a en los países desarrollados como en las economías emergentes. 

Como para dimensionar la intensidad de la caída, en lo que va de diciembre el dólar cayó un 8 % en Chile, un 4 % en Brasil, entre un 2 % y 3 % en muchos otros emergentes (como México y Perú) e incluso cayó un 1 % en Canadá y en la Zona del Euro.  Así que, en definitiva, Romina, estamos en un momento de cambio fuerte en la dinámica del dólar en el mundo. Y la baja que tuvo el dólar en Uruguay estuvo bastante en línea con esos movimientos que se vieron a nivel internacional.

Igual, me parece importante marcar que con esta baja más reciente del dólar en el mundo, no se borra la apreciación que vimos el año pasado y en buena parte de este 2019. El dólar todavía está relativamente “fuerte” en términos reales en una mirada histórica. Y eso para Uruguay sigue siendo un factor importante. Al menos en nuestra visión en Deloitte, ése es uno de los factores que nos hacen prever que el tipo de cambio debería seguir subiendo en Uruguay. 

RA: ¿Qué perspectivas están manejando en el plano cambiario? ¿Les parece plausible que el dólar pueda seguir bajando todavía más? 

AC: No, no parece ser el caso. Decía antes que el fortalecimiento del dólar en el mundo tuvo cierta pausa en las últimas semanas, pero no se revirtió. Los analistas internacionales en general no están previendo que este giro más reciente sea el inicio de un ciclo de debilitamiento del dólar ni mucho menos. A la economía de Estados Unidos le está yendo bastante mejor que a otras economías (lo cual debería jugar a favor de un dólar fuerte). Al mismo tiempo, es cierto que la Reserva Federal está en un proceso de baja de tasas de interés, pero otros Bancos Centrales también lo están haciendo, así que desde esa perspectiva tampoco se espera un debilitamiento adicional del dólar en el mundo para los próximos meses. Y a todo esto se suma que sigue habiendo focos de incertidumbre importantes en nuestra región. 

Así que con ese telón de fondo y mirando también cómo queda parado Uruguay en términos de competitividad, a nosotros en Deloitte no nos parece que esta tendencia de baja del dólar vaya a profundizarse. De hecho, no ajustamos nuestras proyecciones cambiarias: seguimos pronosticando un dólar subiendo en 2020 a un ritmo algo más fuerte que la inflación y manejamos concretamente un tipo de cambio por arriba de los $ 40 hacia fines de 2020. 

RA: Alicia, para ir cerrando y ya que recién mencionabas la situación de competitividad de Uruguay, ¿podemos mencionar cómo queda posicionado nuestro país en ese frente con esta baja del dólar? 

 AC: Claro. En realidad, incluso con esta baja más reciente del dólar, el tipo de cambio en nuestro país terminó acumulando un aumento de casi 15 % durante este año. Y como ese aumento fue mayor a la inflación, permitió que los costos en dólares se fueran corrigiendo a la baja en este último tiempo (lo cual es bueno desde el punto de vista de la competitividad del país). 

Y como el aumento del dólar en 2019 fue más intenso que el que hubo en muchos otros mercados, la competitividad bilateral de Uruguay medida a través del tipo de cambio real (que es una métrica bastante habitual) tendió a mejorar. Por ejemplo, con ese indicador hoy estamos con un desequilibrio respecto a la media histórica del orden de 20 % frente a Estados Unidos, cuando hasta no hace mucho – en 2017 y principios de 2018 – el desequilibrio era del orden del 30 %. También mejoramos respecto a otros países que suelen ser de referencia, como Australia y Nueva Zelanda que son competidores nuestros en el acceso a terceros mercados. 

Ahora, con respecto a nuestra región no hemos mejorado, sino todo lo contrario, nuestro tipo de cambio real frente a Brasil sigue un 30 % por debajo de su media histórica y contra Argentina estamos con una brecha de 40 %. Esto es preocupante desde varias perspectivas porque significa que Uruguay está muy caro frente a estos dos países. En lo que hace al turismo, en particular, este diferencial de precios en dólares nos hace augurar una muy mala temporada para este verano. 

 

***

Foto: Javier Calvelo/ adhocFotos

Este contenido y otros análisis de Deloitte los encontrás en www.objetiva.com.uy.

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

1 Comentario - Escribir un comentario

Escribir Comentario: