China sigue su recuperación del impacto del Covid-19

China sigue su recuperación del impacto del Covid-19

¿Qué novedad trajeron los datos del PIB del tercer trimestre?

ROMINA ANDRIOLI (RA): China publicó en el día de ayer los datos oficiales de PBI del tercer trimestre. Según estas nuevas cifras, su economía creció 4,9% en relación al mismo período del año anterior.

Dado que China es uno de los motores más importantes de la economía mundial y siendo además China el principal destino de las exportaciones uruguayas, les proponemos poner el foco del análisis económico de hoy en esta noticia. ¿Cuán importante es la recuperación acumulada desde el momento más álgido de la crisis? ¿Cuáles son los factores más importantes detrás de esa recuperación? ¿Qué perspectivas se manejan para los próximos trimestres? Lo conversamos con la economista Tamara Schandy, socia en Exante.

Tamara, comencemos por el dato que se conoció ayer. Como comentaba Emiliano, el PIB subió 4,9% respecto al tercer trimestre de 2019. Sin embargo, varios medios internacionales reportaban ayer que la expansión estuvo por debajo de las expectativas del mercado. ¿Se puede decir que “decepcionó”?

TAMARA SCHANDY (TS): Creo que en general fue un dato positivo. Es cierto que los sondeos de expectativas en general apuntaban a un crecimiento todavía mayor (por ejemplo, la cobertura de ayer de Bloomberg hablaba de expectativas de crecimiento de 5,5% y la encuesta de Wall Street Journal estaba en 5,3%), pero la verdad es que una expansión de 4,9% no deja de ser un desempeño super bueno dado el contexto en el que se encuentra la economía mundial. 

China es el primer país de los grandes que publica estadísticas del tercer trimestre. Las de Estados Unidos, la Eurozona y Japón, por ejemplo, van a estar disponibles recién sobre final del mes pero probablemente ninguna de ellas va a mostrar un PBI operando por encima de los niveles de un año atrás. Sí van a marcar crecimiento (y crecimiento fuerte) respecto al “piso” de la crisis (que en esos países se dio en el segundo trimestre), pero en general el resto del mundo está lejos de retomar los niveles pre-COVID.

RA: Para China, además, ya es el segundo trimestre consecutivo de crecimiento, ¿verdad? 

TS: Exactamente. Eso mismo quería agregar. Recordemos que China tuvo la irrupción de la crisis sanitaria bien a comienzos de año. Allí el impacto económico más fuerte fue en el primer trimestre, cuando el PIB cayó aproximadamente 10% en relación al trimestre previo y casi 7% frente a un año atrás. A diferencia del resto del mundo, el segundo trimestre ya fue de rebote. De hecho, entre abril y junio el PIB de China creció 11% frente al promedio del primer trimestre. Y ahora creció un 2,7% adicional frente al segundo trimestre. Si miramos en conjunto los dos trimestres de recuperación, el repunte acumulado frente al piso del primer trimestre es de 14,7%. Y, como decíamos recién, eso supone que en la última medición el PIB de China estuvo operando casi 5% por encima de los niveles del tercer trimestre de 2019. 

En definitiva, es cierto que el dato del tercer trimestre estuvo algo debajo de lo esperado a nivel internacional, pero la economía china parece estar en una senda de expansión bastante franca. No en vano el FMI proyecta que China va a terminar el año con un crecimiento promedio de 1,9%, cuando al mismo tiempo estima que la economía mundial en su conjunto va a caer 4,4% y que los otros “grandes” (que son Estados Unidos, la zona euro y Japón) van a tener bajas del PIB de entre 4% y 8% en el promedio de este año. India, que es la otra gran economía asiática que venía creciendo fuertemente hasta el año pasado, tendría según el FMI una caída de PIB de 10% este año. Es un contraste super fuerte.

RA: ¿Y qué expectativas se manejan para el crecimiento de China el año próximo? 

TS: En el último informe del FMI se proyecta un crecimiento de China de 8,2% anual en 2021. Naturalmente, para el año que viene sí hay muchos más países para los cuales se esperan tasas de crecimiento positivas, pero en cualquier caso China destaca doblemente: porque es una previsión de crecimiento intenso y porque se daría con una economía que ya “rebotó”, en lo sustantivo, del pozo de la pandemia. En otros países no solo no se prevén tasas de crecimiento tan fuertes como 8%, sino que además el FMI maneja proyecciones que los dejan todavía debajo de los niveles pre-COVID. 

RA:  ¿En qué se basa este desempeño relativo tanto mejor por parte de la economía china? 

TS: El último informe del FMI, que se publicó la semana pasada, destacaba la contención relativamente rápida de la crisis sanitaria, la respuesta de la política económica y el crecimiento fuerte que han tenido las exportaciones en estos meses de 2020. 

En lo sanitario, vale la pena notar que no sólo hubo una contención rápida del desborde del virus al principio del año, sino que además en estos meses más recientes no se han visto nuevas olas de contagios de entidad, como sí estamos viendo en Estados Unidos o Europa, al menos no hasta el momento. 

RA: Decías recién que el FMI destacó el crecimiento de las exportaciones de China. Desde la perspectiva de Uruguay, lo importante sería más bien que se dinamizaran sus importaciones, verdad? ¿Hay estadísticas sobre ese aspecto (sobre cuánto China está comprando del resto del mundo)?

TS: Sí. También está comprando más. Ahora comentamos sobre eso. Destacaba lo de las exportaciones porque los datos a setiembre mostraron un aumento de casi 10% en relación a un año atrás. En ese sentido, las notas de prensa de estos días en general marcaban que China fue un gran ganador de la demanda incremental que este año tuvo el mundo por artículos de cuidado personal, por equipos de protección médica y por equipamiento electrónico para adaptarse al home office, por ejemplo. 

Al margen de eso, sin embargo, también los motores más “domésticos” están empujando al crecimiento de China y eso es una novedad bastante reciente, que por cierto es muy importante para la continuidad de este proceso de crecimiento. Por ejemplo, las ventas minoristas dejaron de estar en terreno rojo en agosto y en setiembre ya eran 3,3% más altas que en el mismo mes del año pasado. La inversión buta fija también se viene recuperando. 

RA: ¿Y eso derrama hacia más demanda del resto del mundo?

TS: Sí. Igual es importante destacar que, a diferencia de lo que vimos en la crisis financiera de 2008-2009, los estímulos del gobierno no han sido tan agresivos y no hubo una respuesta tan fuerte en términos de construcción de infraestructura ni inversión residencial. Eso hace que el impacto en el resto del mundo sea también menos contundente. Sin embargo, la economía se está moviendo y de la mano de eso también suben las importaciones. En setiembre los datos oficiales muestran que las importaciones fueron 13% más altas que un año atrás. Fue un dato particularmente fuerte en relación a las mediciones previas, pero no deja de ser un indicador más de que la economía china terminó el tercer trimestre con un crecimiento muy importante. 

***

Foto: AFP

 

 

 

 

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

Escribir Comentario: