Uruguay / Montevideo / 2016 Campo de Trigo. San José, 28/11/2016. Foto: Ricardo Antúnez / adhocFOTOS

Precios de materias primas están cerca de los máximos de 2012, excepto el petróleo: «Debería contribuir a la recuperación de la economía»

Foto: Ricardo Antúnez / adhocFOTOS 

¿A qué responde este aumento tan fuerte de los precios de las materias prima en el mundo?

¿Lo sabías?

Los contenidos periodísticos de En Perspectiva y Radiomundo están disponibles en nuestra web las 24 horas, todos los días del año. Y su uso es gratuito, para todos, sin barreras…

Eso es posible porque existe un grupo de oyentes que asumen, voluntariamente, un abono mensual. Son los «Socios 3.0 de En Perspectiva».

Te invitamos a sumarte tú también.Más información en este mensaje de Emiliano Cotelo: enperspectiva.net/socios

 

EMILIANO COTELO (EC): El precio de referencia de la soja en Chicago se acerca a los US$ 600 por tonelada, marcando un nuevo máximo desde 2012. Del mismo modo, también han seguido subiendo los precios del trigo y del maíz, así como las referencias de precios para los productos lácteos o la carne, acercándose en todos los casos a los niveles récord que se vieron entre 2011 y 2014. 

Frente a este escenario, cabe preguntarse ¿Qué implicancias tiene esta situación para Uruguay? Lo conversamos con la economista Florencia Carriquiry, socia de Exante.. 

ROMINA ANDRIOLI (RA): Florencia, te propongo empezar repasando la evolución el precio de la soja en estos últimos meses. Es realmente impactante el aumento que ha tenido el precio de esta oleaginosa en tan poco tiempo, ¿verdad? 

FLORENCIA CARRIQUIRY (FC): Sí. Como recién decía Emiliano en las últimas jornadas el precio de referencia en Chicago superó US$ 590 por tonelada. Eso implica que desde los mínimos de US$ 300 por tonelada de abril del año pasado, en el inicio de la pandemia, los valores se han duplicado. Y si miramos una perspectiva más larga, estamos cerca de los niveles máximos de más de US$ 600 por tonelada que llegaron a verse en 2012. Con lo cuál sin dudas son valores extraordinariamente altos los que estamos viendo en el mercado de la soja. 

RA: ¿Cuáles son los factores que explican una suba tan importante en cuestión de pocos meses? 

FC: Lo cierto es que hay una combinación de elementos, todos a favor de precios más altos. 

Por un lado, luego de la recesión que generó el coronavirus al inicio de 2020, la economía global comenzó a recuperarse en la segunda parte del año pasado y las proyecciones se vienen corrigiendo al alza para este año y el próximo. Según las últimas proyecciones del FMI, el PBI mundial crecerá 6% en 2021 y cerca de 4,5% en 2022, lo que completaría un bienio de muy buen dinamismo en una perspectiva histórica. En particular, los pronósticos para China apuntan a una expansión firme y eso alienta expectativas de demanda firme por materias primas. No podemos perder de vista que China es el principal importador de materias primas y de alimentos en particular a nivel global. 

Por otro lado, en el último año la moneda china (el yuan) se apreció de modo significativo frente al dólar, lo que supone que los chinos tienen hoy una billetera más abultada en dólares y eso también juega a favor de precios en dólares más altos. Y, finalmente, el contexto de liquidez muy abundante a nivel global, con tasas de interés en niveles mínimos, también incide en el mismo sentido.  

En definitiva, estamos frente a una serie de condiciones macroeconómicas a nivel mundial que presionan al alza los precios de las materas primas en general y a eso  se agregan otros elementos más específicos a nivel de algunos rubros, como la soja, que de alguna manera han hecho particularmente intensa la suba de los valores en los últimos meses. 

RA: ¿A que factores específicos te estás refiriendo? 

FC: Me refiero a algunos condicionantes particulares que inciden en el balance de oferta y demanda de los productos. En el caso de la soja, en particular, estamos viendo una relativa escasez de soja a nivel mundial, sobre todo en el mercado de Estados Unidos, que es uno de los principales productores y exportadores mundiales de esta oleaginosa. Por razones climáticas la producción de soja estadounidense de la zafra 2019/2020 fue muy inferior a la esperada y eso fue coincidente además con un fuerte incremento de la demanda desde China, que está en plena fase de recomposición de sus stocks porcinos tras la liquidación de existencias que debió realizar con la epidemia de gripe porcina en 2019. De hecho, las importaciones de soja de China fueron récord el año pasado, realmente China fue una aspiradora de soja en 2020. Y esto se reflejó en que los stocks de soja de Estados Unidos cayeran a niveles mínimos históricos.

Si a eso le agregamos la falta de lluvias del último verano en el hemisferio sur (que llevó al Departamento de Agricultura de Estados Unidos a revisar a la baja las proyecciones de producción para nuestra región) y la sequía que empieza a afirmarse en el hemisferio norte más recientemente (y hace temer una menor producción también en esta campaña en Estados Unidos) el escenario de relativa escasez de soja puede durar todavía por un par de años más. 

RA: Y más allá de la soja ¿Podemos repasar también qué ha sucedido con otros precios de commodities que son relevantes para Uruguay? 

FC: Sí, claro. Como mencionaba antes, más allá de elementos específicos en el mercado de la soja, hay factores del contexto macroeconómico y financiero a nivel global que están ejerciendo presión sobre los precios de los commodities en un sentido amplio.

Por ejemplo, el precio del trigo en Chicago superó los US$ 280 la tonelada en los últimos días, subiendo unos US$ 100 por tonelada desde los niveles de mediados del año pasado y también casi duplicándose respecto de los registros de mediados de 2019. Y de forma similar el maíz está arriba de los US$ 300 la tonelada, cuando el año pasado llegó a cotizar a unos US$ 120 por tonelada. En este caso también están incidiendo las dificultades climáticas que empiezan a advertirse en el hemisferio norte, que han generado un alza muy intensa en estas últimas semanas. 

 

En el caso del arroz, mientras tanto, no hay alzas adicionales en los últimos meses (de hecho, hubo cierta corrección a la baja desde los niveles de mediados de 2020), pero el precio del arroz en Houston se ubica actualmente en torno a los US$ 620 por tonelada.

Con lo cual, en todos los principales granos estamos con valores que no se veían desde los picos del anterior auge de materias primas, allá por 2012-2013. 

RA: ¿Qué pasa con los precios en otros rubros importantes de exportación, como la carne o los productos lácteos? 

FC: En relación con la carne, solemos mirar los propios precios de exportación de Uruguay. Esta referencia bajó muy fuertemente en la primera parte de 2020 pero viene subiendo significativamente en los últimos meses. De hecho, en las últimas semanas el precio medio de exportación de la carne vacuna ya se ubica por encima de los US$ 4.300 por tonelada, cerca de los niveles pico que vimos sobre el final de 2019 y que también habíamos llegado a ver a finales de 2014.   

Y finalmente a nivel de los productos lácteos, la leche en polvo entera está cotiza arriba de los US$ 4.100 por tonelada en los últimos remates de Fonterra, cuando se ubicaba en torno de los US$ 2.600 por tonelada un año atrás. En este caso aún estamos por debajo de los más de US$ 5.000 la tonelada que llegamos a ver en el pico del ciclo anterior pero en cualquier caso los valores actuales son los más altos desde 2014.

RA: Antes de terminar, repasamos hasta el momento la evolución de precios a nivel de nuestros principales rubros de exportación. Ahora, también está subiendo de modo importante el precio del petróleo, uno de nuestros principales rubros de importación, ¿verdad? ¿Qué balance podemos hacer de esta situación para Uruguay? 

FC: Es cierto. Estamos viendo una suba muy importante de los precios de los alimentos pero también están aumentando los precios de otros commodities, entre ellos el petróleo. De hecho, recordemos que al inicio de la pandemia llegamos a ver al petróleo en niveles mínimos, incluso con la anécdota de tenerlo en valores negativos en alguna jornada. Desde esos niveles que en promedio se ubicaban en unos US$ 20 el barril de petróleo Brent allá por abril de 2020, los valores subieron muy fuertemente y estamos ahora con el petróleo Brent en casi US$ 70 el barril, subiendo de forma muy intensa desde noviembre del año pasado a esta parte. Ahora, mientras la mayoría de los precios de los alimentos que antes repasábamos están alcanzando niveles similares a los máximos del anterior auge de commodities, el petróleo está aún lejos de los más de US$ 100 por barril que llegamos a ver entre 2011 y 2014. Eso supone una mejora de términos intercambio para Uruguay, que debería contribuir a la recuperación de la economía.

Gabriela Pintos

Notas Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *