Concurso de Cuentos
Cuentos con vino: Los ganadores del mes de marzo, para leer y escuchar

<em>Concurso de Cuentos</em><br>Cuentos con vino: Los ganadores del mes de marzo, para leer y escuchar

Viernes 1 de abril

La Mesa de los Viernes dio a conocer los ganadores de la segunda convocatoria al Concurso de Cuentos de En Perspectiva 2016. En esta oportunidad, la consigna fue escribir “cuentos con vino”.

El honorable jurado encargado de evaluar los trabajos presentados estuvo integrado por Juan Grompone, Mauricio Rosencof, Gonzalo Pérez del Castillo y Alcides Abella.

Los cuentos ganadores serán premiados por Don Baez, prendas de lana fina uruguaya, Ediciones de la Banda Oriental y vinos finos de bodegas Giménez Méndez.

En la lista de nominados, es decir, quienes recibieron más votos del jurado, figuraron 15 autores: A Tu Salú, Baco, Café y Medialunas, Cuentero, El Gaucho Matraca, Gritería, Mafalda, Mago, Marengo, Nacha, Principiante, Tintillo, Tintin, Toscana, Vino Suelto.

A continuación, los cuentos preferidos de los miembros del jurado.

Cuento elegido por: Alcides Abella
Título: Dos orillas
Autor: Araceli Fernández Abalde
Seudónimo: El Terruño

Desde que tenía 10 años, en el mes de marzo mi mayor aventura era ir a casa de los abuelos. Era una fiesta, la vendimia, la celebración del vino. Corríamos al parral y lo primero era elegir las mejores uvas, sanas, maduras, azul terciopelo. Luego al tonel, el abuelo me alzaba e introducía suavemente. Un ligero escalofrío me recorría al contacto de mis pies con las uvas y el espeso líquido que nos regalaban. Pisa que te pisa, caía agotado pero feliz. Emergía de allí empapado, de color azul borravino. Luego, mi mayor felicidad era ver la cara radiante del abuelo ante el milagro producido por su trabajo.

Con sus 80 años se mantiene erguido, fuerte como un roble. No se permite debilidades, pero sus ojos apenas empañados miran hacia el norte. El aroma de la tierra y de las uvas, del vino hecho con sus propias manos lo tranporta hacia otros lugares.Y en sus ojos adivinamos otros paisajes, su tierra querida y su aldea de Galicia a la que siempre quiso y nunca pudo volver.

***

Cuento elegido por: Gonzalo Pérez del Castillo
Título: Vino inspirador
Autor: Hugo Marcelo García Avella
Seudónimo: Principiante

Aquella noche, como tantas otras, me senté, pensativo y soñador, frente a esa hoja blanca, con un lápiz despuntado en mi mano, buscando qué escribirte, sin encontrar palabra alguna, ni recuerdo inspirador. Dormitándome, en un descuido derramé el poco vino tinto, de aroma frutal, que quedaba en la copa, dibujando una figura que me hizo darme cuenta que tenía que ir a buscarte, sin tanta letra.

***

Cuento elegido por: Juan Grompone
Título: De tardecita
Autor: Alejandro Quintero
Seudónimo: Entre guijarros

Llegó en silencio, ató su caballo al palenque, entró, levantando la mano en saludo…

Sin palabras le sirvió una y otra, y así salió, esquivando algunas sillas que venían…

Pero sus ojos ya no estaban… lo había dejado en su vaso.

Su caballo lo miró bajando la cabeza, cruzó sus riendas sobre el animal, se agarró fuerte de la crinera, tanteó el estribo, “escurridizo” y salió en silencio… igual que vino.

***

Cuento elegido por: Mauricio Rosencof
Título: El verso
Autor: Ricardo Amorelli
Seudónimo: Gritería

Me senté en la barra y pedí un tannat. Al rato, a mi lado se sentó una parejita quedando ella a mi lado. Nos miramos, pero no intercambiamos palabras. Después de la tercera copa, decidí marcharme. No sé por qué, pero justo antes de irme, quizás envalentonado por el vino, la miré y le dije:

“Aquellos al despedirse,
Besos y abrazos se dan.
Tú y yo solo con los ojos,
Nos decimos mucho más”

Ella bajó los ojos ruborizada y él me miró fijo. Enseguida reconocí mi error y maldije internamente al vino y a mi estúpido impulso. El tipo se paró, vino hacia mí, se acodó en el mostrador entre ella y yo y le dijo al mozo que me sirviera otra copa. Me miró directamente a los ojos y dijo: “Te voy a decir una cosa…” (Me va a matar –pensé– mientras calibraba su tamaño en caso de tener que pelearnos). “¿Me podrías escribir el verso que le dijiste a mi novia?”.

***

Cuentos ganadores

Tercer premio
Título: Baco
Autor: Milagros Rovira
Seudónimo: Café y Medialunas

“Te invito a una copa”, me dijo aquella tarde el amigo de Cecilia. Me extrañó su lenguaje tan directo. No sabía cómo supuso que tomaba vino, mucho menos cuál me agradaba. “A mí también me gusta el tinto”, pronunció mientras lo servía con aquella delicadeza que era solo propia de él.

Todos los meses, en aquel bar, el día nueve tomábamos una. A las veinte copas nos casamos. A las cuarenta tuvimos a nuestro primer hijo, Agustín. Y a las sesenta, aquel tinto que nos unió, nos separó, cuando en una tarde de abril vi que le preguntaba a una muchacha si le apetecía tomar una copa.

***

Segundo premio
Título: Mónica
Autor: Marta Fernández
Seudónimo: Nacha

No hay una sola vez que al descorchar un vino no piense en ella… ¿Por qué no me lo dijo?

Nos conocimos en la escuela, ella era hija del estanciero y yo la hija de la maestra. Cuando me divorcié, fue cuando ella se me acercó. Las dos veníamos con mochilas pesadas, la de ella más.

Me llevó al mundo exclusivo del vino de cava. La paquetería me distraía de mis desgracias y ella me enseñaba: el tinto si está frío no desprende aromas; el blanco se toma muy frío, si no el buqué no se abre; se toma en copas de cristal, para que se transforme en arcoíris. Más que el vino, me emborrachaba el mundo tan distinto al mío.

Ella no hablaba de su vida, algo pasaba, cada vez estaba más flaca. Si preguntaba, sonreía con tristeza y se enredaba en hablar de la cepa del vino y de la vendimia próxima.

Fue de noche, se murió dijeron. Tenía sida, él la contagió. ¿Por qué no descorchó su alma conmigo? Abrí el bordeaux que ella me había regalado, y tomé en copa de cristal.

***

Primer premio
Título: Fiesta
Autor: Ana W. de Luksenberg
Seudónimo: Baco

Él la tomó por su talle estrecho.

Ella se dejó llevar.

Ellos, los que los rodeaban, los miraban expectantes.

Él comenzó a bambolearla lento, primero, más rápido después.

Ella seguía el ritmo del hombre.

Rojos, lilas inquietos, violetas azulados, resplandecían en su cuerpo.

Olores a moras, a maderas viejas, a especies exóticas brotaban de su amplia boca.

Lágrimas transparentes se prendían a su vestido.

El calor de su cuerpo enlenteció la mano del hombre.

Ellos, los miraban ansiosos.

Él, con sonrisa complacida, la elevó hasta su rostro, la mostró triunfante, y exclamó: “¡Salud!”.

Luego, acercó su boca a la de ella y, con fruición, bebió.

***

Premio de los oyentes
Título: Memoria embotellada
Autor: Leandro Scasso Burghi
Seudónimo: Toscana

La bodega se construyó con el diseño que atesoraba la memoria del Colombino que levantó la casa. Sombría y fresca era mi refugio para alejarme de la multitudinaria familia.

El abuelo descubrió el escondite sin denunciarlo. Sospecho que también él huía allí de la bulla grupal para compartir conmigo las historias que sabía de cada botella. Con sus cuentos yo superaba fieros enojos hasta volvernos sin apuro a la reunión.

La complicidad creció con el tiempo.

Un día tocó ir de entierro. A la vuelta, en el silencio de la primera reunión sin el patriarca, se escuchó preguntarse al tío Ugo:

—¿Qué elegiría hoy el viejo?

Bajé a la bodega y volví con una botella que al abuelo le sacaba sus mejores cuentos: la última de un Nobile de Montepulciano. Los más veteranos me miraron con extrañeza, la aprobaron, la descorcharon y sirvieron el contenido. Después de probarlo asintieron.

Tomé un sorbo con precauciones varias.

No me había equivocado. No puedo explicar cómo, pero sabía a los cuentos del abuelo.

***

Los premios
Los ganadores recibirán, cada uno, prendas uruguayas de lana fina de Don Baez, cinco libros de la Colección Lectores de Ediciones de la Banda Oriental y vinos finos de bodegas Giménez Méndez.

***

Enlaces relacionados
Cuentos con vino, entrega de premios y entrevistas a los ganadores

Cuentos con vino: Los nominados por el jurado

Ganadores de las ediciones anteriores del Concurso de Cuentos de En Perspectiva, para leer y escuchar

***

Foto: Copa de vino con corchos, foto ilustración. Crédito: s/d de autor/pixabay.com.

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

6 Comentarios - Escribir un comentario

  1. En «De tardecita» el autor dice bien «se agarró fuerte de la crinera». La tertuliana dijo «de la crin», vamos a precisar, crin es el pelo de la parte superior del cuello, crinera es la piel donde crece la crin. Es por. eso el personaje se agarra de esa piel , ya que agarrarse de la crin es de maturrango y produce dolor en el animal.

    Reply
  2. Lamento que haya quedado afuera el cuento «Al Amanecer», que era una joya: excelentemente escrito, muy emotivo y muy real. El que ganó es magnífico, al igual que el que menciono. Es posible acceder aún al texto de los cuentos que no fueron seleccionados en la final? Gracias.

    Reply
    1. Leonardo Decarlini · Edit

      Mariana, si buscas en facebook creo que el 31 de marzo, cuando se publicaron los finalistas para ser votados por el público, los encontrarás. Sds

      Reply
  3. Alberto Hernández · Edit

    Me gustó mucho también la música seleccionada para acompañar la lectura de los cuentos. Felicito a quien la eligió y sugiero agregar autores e intérpretes a la publicación en Internet.
    Muchas gracias.

    Reply

Escribir Comentario: