Dr. Anthony Fauci, la voz y el rostro de la confianza

Dr. Anthony Fauci, la voz y el rostro de la confianza

Por Ricardo Pascale ///

Hola amigas y amigos de En Perspectiva, soy Ricardo Pascale, expresidente del Banco Central, doctor en Sociedad de la Información y el Conocimiento, profesor universitario y escultor.

Y hoy quiero hablarle sobre el doctor como la voz y el rostro de la confianza.

La confianza, en particular en momentos de crisis, a veces tiene la cara y la voz de alguien no necesariamente muy conocido para el gran público.

Pero cuando los medios en EEUU ven a un hombre de voz ronca y complexión menuda, -que ellos conocen muy bien- que toma la palabra en las conferencias de prensa de la Casa Blanca, cuando se habla del Covid-19, se sienten aliviados. Saben que se dirá la verdad científica.

Este hombre es el Dr. Anthony Fauci, el principal experto de EEUU en enfermedades infecciosas.

Este médico, hijo de un siciliano y una napolitana, nacido en Brooklyn, ha sido visto durante mucho tiempo como alguien que dice la verdad. Pero nunca tanto como ahora, tranquilizando a los estadounidenses que buscan respuestas basadas en la ciencia y sobre qué esperar en la epidemia del coronavirus, usando un lenguaje claro en su acento característico de su neoyorquino barrio natal. Fauci es director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas del NIH, y en más de 30 años ha manejado las epidemias del VIH, SARS, MERS, ébola y ahora el nuevo coronavirus. Desde 1984, sirvió bajo seis presidentes, Reagan, Bush, Clinton, Bush (h), Obama y Trump.

Ha recibido todo tipo de honores en EEUU y en el mundo, así como 45 doctorados Honoris Causa. Es autor, coautor o editor de más de 1.300 publicaciones científicas, incluidos varios libros de texto importantes, y está entre los diez más citados de los 2,2 millones de autores en Inmunología.

Temprano en enero, a Fauci, le llamó la atención las noticias sobre una extraña neumonía originada en China, alertó sobre el tema y se fue a trabajar en ello, que avizoró como un peligro en ciernes.

Trump en enero, por el contrario, minimizó tales preocupaciones cuando se le preguntó sobre la «pandemia», diciendo: «Lo tenemos totalmente bajo control».

Con 79 años, Fauci ha ayudado a liderar a la nación en otras crisis, pero ninguna ha puesto a prueba sus habilidades políticas como esta, en el mandato de Trump. Las tensiones fueron varias y Fauci las abordó con diplomacia.

Cada vez más, la ciencia que guía a Fauci lo ha llevado a contradecir directa y públicamente al presidente. Fauci nunca le faltó el respeto. Pero al decir la verdad, en forma tan solvente como educada, lo respetó a él y al pueblo americano.

Una muy recordada es cuando el mandatario planteó una teoría conspirativa sobre el coronavirus, y luego se refirió al Departamento de Estado como el “Departamento de Estado Oscuro”.

Fauci –quien estaba unos pocos metros detrás de Trump– se llevó la mano a la cara.

Luego, Trump dijo que la vacuna estaría lista “pronto”. A su turno, el Dr. Fauci clarificó con insistencia que tardaría en llegar entre 12 y 18 meses.

Las escenas extraordinaria se desarrollaron el 20 y 21 de marzo, durante las conferencias de prensa televisadas de la Casa Blanca sobre el brote. Ansiosos por las respuestas, los estadounidenses escucharon opiniones contradictorias.

Los periodistas preguntaron a ambos hombres, primero Fauci, luego Trump, si un medicamento contra la malaria llamado hidroxicloroquina podría usarse para prevenir el Covid-19. Un día antes, cuando Fauci no estaba con él en esa sesión informativa, Trump había dicho que esa droga sería la respuesta apropiada al virus.

El Dr. Fauci respondió a la pregunta del periodista y fue directo al grano.

«No», dijo. «La respuesta es no”. Continuó: «La información a la que te refieres específicamente es anecdótica». Y concluyó: «No se realizó en un ensayo clínico controlado, por lo que realmente no se puede hacer una declaración definitiva al respecto». Con calma y firmeza científica, Fauci explicó que la ciencia aún no está allí, para validar la esperanza de Trump.

Y el Dr. Fauci siguió insistiendo en la necesidad de tomar urgentes medidas -sobre un tema que ya había alertado en enero-, de lo contrario EEUU entraría en un enorme problema. Llevó cierto tiempo que se entendiera su preocupación. Como él ha dicho en una entrevista en la revista Science: “Hay veces que en la Casa Blanca hay que insistir dos, tres, cuatro veces con un tema”. Tanto insistió hasta que lo escucharon.

Cuando el presidente Trump y su equipo directo, entendió que Fauci tenía razón, el drama se apoderó de la Casa Blanca. Ahí se da a conocer la versión oficial sobre la cantidad de muertos que iba a existir en EEUU, si se tomaban las medidas que se estaban proponiendo. El número sería entre 100.000 a 240.000 personas. Más que en la guerra de Vietnam. Ya era tarde, se perdieron semanas preciosas.

Trump, convencido, dijo posteriormente que hasta 2.2 millones de personas «habrían muerto si no hubiéramos hecho nada, si hubiéramos seguido con nuestra vida».

La salud y la economía plantean a Donald Trump el mayor desafío como presidente. La confianza, empero, en este caso, está en la ciencia, que encarna en este tema el Dr. Anthony Fauci.

***

Emitido en el espacio Voces en la cuarentena de En Perspectiva, martes 07.04.2020

***

Ricardo Pascale fue columnista fijo de En Perspectiva en el espacio Tiene La Palabra.

***
Foto: Anthony Fauci. Crédito: Flickr

Podés seguirnos en las redes sociales de Radiomundo, en Facebook, en Twitter y en Instagram.
¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

5 Comentarios - Escribir un comentario

  1. Muy oportuno el articulo del Dr Ricardo Pascale,como no puede ser de otra forma proveniendo de el,hombre al que nada importante que suceda entre los hombres le es ajeno y su capacidad sin dudas hace valorar sus comentarios.

    Reply
  2. Excelente como siempre. Sin dudas del personaje que se habla que tiene una Importantísima reputación En USA, y que vale la pena seguir y ver sus recomendaciones de acción ante este tema tan delicado. Gran aporte Profesor. Un abrazo

    Reply

Escribir Comentario: