El Partido Nacional enredado en el caso Bascou

Por Emiliano Cotelo ///

Esta semana el debate sobre ética y corrupción volvió con fuerza al escenario político.

El lunes, el Partido Nacional (PN) resolvió, finalmente, el caso del intendente de Soriano Agustín Bascou, integrante de Alianza Nacional (AN), que ha estado en la mira por las compras de combustible que la comuna realizó en estaciones de servicio en las que, durante varios meses, él y su esposa tuvieron, en conjunto, el 50% de las acciones. El Honorable Directorio tomó conocimiento del informe de la Comisión de Ética del partido, lo analizó y se pronunció.

Concretamente, se le aplicó a Bascou un “apercibimiento”, la medida disciplinaria propuesta por el tribunal, que, por otra parte, es la más leve de las tres posibles según los estatutos. A varios dirigentes esa recomendación les había sorprendido por su benevolencia; seguramente por eso, la declaración del directorio le dio un poco más de “volumen” al rezongo, incluyendo en el texto las palabras “sanción”, “pena” y “condena”, y agregando esta frase: “Si bien la Comisión de Ética entiende que no se han comprobado ilegalidades, el Directorio considera injusto y rechazable que la falta de cuidado en el manejo de la cosa pública perjudique el buen nombre y las mejores tradiciones del Partido Nacional”.

Evidentemente, uno de los desconfomes era el presidente del ejecutivo, Luis A. Heber. Desde el lunes al mediodía concedió entrevistas a varios medios, y en todas procuró agregarle más condimentos picantes a la decisión. Por ejemplo, cuando habló aquí, En Perspectiva, comentó, palabras más, palabras menos: “A mí no me gustaría que las autoridades de mi partido me señalaran de esa forma”.

La pelota pasaba a la cancha de Bascou, pero éste no se conmovió demasiado. A primera hora de la tarde del lunes emitió un comunicado en el que anunció que continuaría como intendente, se hizo cargo de los señalamientos de que, en cuanto a los despachos de combustible, debió actuar con mayor proactividad y tomar medidas que evitaran dudas sobre su proceder, y pidió “formalmente disculpas a la ciudadanía de Soriano y a todos los nacionalistas”.

Luis y Jorge

La polémica se instaló de inmediato. Y el disparo que más llamó la atención vino de la interna. En la misma tarde del lunes Luis Lacalle Pou salió a exponer su insatisfacción. El líder de Todos pasó por el micrófono de Radio Sarandí, donde comentó que la sanción era “poco contundente”, que él “hubiera sido más duro” que la Comisión de Ética del partido, que a su entender “fue blanda” con Bascou. Según el senador, “el directorio subió el tono del cuestionamiento a Bascou, pero estaba atado de manos respecto a la sanción”.

Fue raro. Hace un mes Larrañaga se había molestado mucho con Lacalle Pou cuando este dijo en una conferencia de prensa que, de haber estado él en el lugar de Bascou, habría renunciado a su cargo. Buscando bajarle los decibeles a la controversia interna, ambos mantuvieron una reunión discreta, mano a mano, el sábado 21 de octubre. Y después de aquel encuentro, según trascendió, dejaron establecida una línea directa para manejar las crisis de manera reservada antes de que crecieran. Por lo visto, aquella intención duró poco.

Esta semana Jorge volvió a enojarse con Luis, como se explicitó el miércoles, cuando salió a contestarle, directo al mentón. Dijo: si Lacalle Pou “hubiera querido tener una decisión más en línea con su pensamiento, habría asumido en el año 2014, después de las elecciones internas, la condición de presidente del Partido Nacional, y entonces hubiese podido tener mayor decisión en el Directorio”. Y agregó: “¿Para qué tenemos la Comisión de Ética? ¿Si nos sirve, la acatamos, y si no nos sirve decimos que estuvo mal?”.

Problema blanco

No parece que este sea un show montado por los dos referentes para dinamizar al PN y colocarlo en el centro de la escena. Mi impresión es que todo el caso Bascou le hace mal a los blancos y que estas reyertas entre las cabezas agravan el panorama.

Lacalle Pou está obligado, por las denuncias que persiguieron al gobierno de su padre, a ser implacable con cualquier situación que roce la corrupción. Y aparentemente no está dispuesto a aflojar un centímetro en ese sentido, aunque eso golpee al otro movimiento de su partido y ensucie la relación con grupos a los que va a necesitar en su carrera rumbo a 2019.

Del otro lado, no se entiende la defensa a ciegas que Larrañaga viene haciendo de Bascou. El intendente de Soriano debió haber renunciado (o por lo menos pedido licencia) hace varias semanas, cuando saltaron simultáneamente los dos problemas que lo rodean: las denuncias por cheques sin fondo en su actividad empresarial privada y la acusación de conjunción del interés personal y el público por las compras de combustibles para la comuna en sus estaciones de servicio.

Y en este último capítulo, por más que su actuación pueda defenderse desde el punto de vista legal, en el plano ético queda muy mal parada, como se lo acaba de recordar el partido, citando el antecedente del ex intendente de Tacuarembó, Wilson Ezquerra, quien, enfrentado en el año 2005 a una situación exactamente igual y pese a recibir un dictamen favorable del Tribunal de Cuentas, decidió que los vehículos de la comuna no cargaran nunca en la estación de servicio de su propiedad (*).

Es curioso: el informe de la comisión de ética que aparece suave cuando sólo recomienda el “apercibimiento”, al mismo tiempo es radical en cuanto a la actitud que Bascou debió haber tenido. Dice que debió “haber tomado las medidas necesarias para que la intendencia de Soriano no despachara combustible en las que era socio”. Esa decisión, agrega la comisión, “habría sido más adecuada con el estándar de conducta al que obliga el legado histórico del PN”, aquel de “dignidad arriba y regocijo abajo”.

Larrañaga y Besozzi

En setiembre Larrañaga, Bascou y su padrino político, Guillermo Besozzi, debieron haber razonado que el caso que estallaba en Soriano iba a complicar a su partido en un momento en que aparecía especialmente cómodo y sólido, observando con una sonrisa en los labios el resquebrajamiento del Frente Amplio (FA), donde Raúl Sendic, acorralado, se veía obligado a dimitir.

Como Bascou, con el aval de Larrañaga, se aferró al cargo, el tema terminó en la comisión de ética del partido y, ahora, en este “apercibimiento” que sólo convence en Alianza (y ni siquiera a todos sus hombres).

Péguenle al PN

Los frenteamplistas aprovechan la oportunidad, hacen la comparación y destacan el rigor extremo del fallo de su Tribunal de Conducta Política sobre Sendic; es cierto que el Plenario Nacional como tal no llegó a formalizar la sanción correspondiente, pero hubo un borrador y ese texto fue el que provocó la dimisión, nada menos, que de un vicepresidente de la República.

Pero no solo el oficialismo aprovecha la situación. También lo hace el Partido Colorado que, cuestionando a dos puntas, a los blancos y al FA, recuerda que su Comité Ejecutivo Nacional supo ser drástico con Francisco Sanabria, cuando lo expulsó de sus filas en el mes de marzo pasado, por el caso del Cambio Nelson. Y asimismo se suman a las críticas el Partido Independiente y el partido de la Gente.

Y esto no se cerró

Para enredar más las cosas, Bascou todavía está lejos de tener despejado su panorama futuro. En cuanto al tema de las estaciones de servicio, debe esperar, primero, el fallo de la Junta de Transparencia y Ética Pública y, luego, el de la justicia penal que lleva la denuncia presentada por ediles frenteamplistas de Soriano. Y, paralelamente, Bascou acarrea el dolor de cabeza de su actividad agropecuaria, con la empresa familiar en concurso de acreedores y las denuncias abiertas en la justicia; incluso la comisión de ética del partido, si bien no se expide por este capítulo en este momento, recomienda al directorio que se realice su seguimiento, “atendiendo las resultancias de los procesos judiciales en trámite” para eventualmente “estudiar la existencia de conductas que comprometan el prestigio de las instituciones, la dignidad del cargo o la credibilidad de quien lo desempeña”.

Así que, como queda claro, Bascou puede volver a ser noticia en cualquier momento en las próximas semanas, y provocarle a su partido más incomodidades e impactos negativos en la opinión pública (**).

Es difícil de entender por qué en AN avalan su posición y aceptan que el partido enfrente esos riesgos. Después de todo, Bascou no es el vicepresidente de la República; es un intendente. Y tampoco es un caudillo con larga trayectoria ni con caudal electoral propio.

***

(*) Por lo demás, si bien es un hecho que las compras de combustibles no perjudicaron económicamente a la intendencia, porque esas compras había que hacerlas de todos modos y costarían lo mismo en otras estaciones, es un hecho que las estaciones de Bascou obtuvieron una facturación que –con el criterio de Ezquerra- no habrían recibido. La propia comisión de ética calcula el margen bruto que esos despachos de combustible le dejaban a Bascou y a su esposa en $ 42.000, “a los que habría que restar costos directos e indirectos de explotación”.

(**) De hecho, hoy el diario La República le dedica su titular principal: “Aseguran que Bascou violó la Constitución y debe renunciar”. La noticia dice que un sector del FA (Grupo País) llevará el planteo ante la fuerza política por considerar que el intendente violó el artículo 291 de la Constitución que expresa que si hay conjunción del interés privado con el público, “la consecuencia es la pérdida inmediata del cargo”.

***
Emitido en el espacio En Primera Persona de En Perspectiva, viernes 11.11.2017, hora 08.10

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

4 Comentarios - Escribir un comentario

  1. Diego Nelson Sosa Maipaicena · Edit

    Qué interesante sería que un periodista, mujer u hombre, – quizás en Búsqueda podrían conseguir una yunta -o un grupo de periodistas se tomara el trabajo de hacer un análisis objetivo, por lo menos cuantitativo, de la cantidad de espacio que los medios, de todo tipo, dedicaron a las aventuras de Sanabria, Sendic y Bascou. Dejemos al legislador que tuvo la desgracia de atropellar a una persona.
    No estoy planteando que se haga un análisis de la calidad del contenido de dichos espacios porque ello implicaría un esfuerzo mayúsculo porque los tres casos son absolutamente diferentes pero han sido absolutamente similares en el impacto que han causado en la opinión pública y sobre todo en los medios.
    A ojo de buen cubero, no estaría muy lejos de acertar que el impacto fue moderado en el caso de Sanabria, fue extremadamente intenso en el caso de Sendic y bastante moderado en el caso de Bascou y todavía creo que si no hubiera ocurrido el affaire Sendic, el de Bascou no habría pasado de ser un pequeño impacto.
    Otra cosa que me llama la atención es que la JUTEP no haya hecho todavía su aparición en escena. OJalá que su trabajo sea en este caso un poco más profesional que el que realizó en el caso de Sendic, en el que lo único que hizo fue reiterar sospechas y repetir mensajes de la prensa sin dedicarse a determinar fehacientemente la gravedad de las consecuencias de la falta de cumplimiento de Sendic a las normas internas de ANCAP.
    Vuelvo a reiterar unos versos, ya citados en comentario anterior:
    «En este mundo traidor,
    nada es verdad ni es mentira.
    Todo es según el color
    del cristal con que se mira.»

    Reply
  2. TODO POLÍTICA SUCIA SOBRE TODO LA DEL PARTIDO NACIONAL A ESTA ALTURA QUE SE HABLE HONORABLE CON LA CORRUPCIÓN GALOPANTE DE LOS AÑOS 90 CONSIDERADO UNA DE LOS GOBIERNOS MAS CORRUPTO DESDE EL ADVENIMIENTO DE LA DEMOCRACIA. A SENDIC, FUE TRATADO COMO SI HUBIERA SIDO UN DICTADOR QUE SE HACIA TODO LO QUE EL DECÍA, DESCONOCIÉNDOSE QUE EN ANCAP SOLO ERA EL PRESIDENTE DE UN DIRECTORIO COMPUESTO 4 MIEMBROS MAS DEL CUAL LA GENTE QUE ESCUCHA Y REPITE LO QUE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN Y LA OPOSICIÓN NO SABEN NI QUIENES SON. EN EL CASO DE DEL INTENDENTE DE SORIANO ES VERGONZOSO QUE SE QUIERA TRATAR COMO Y TEMA MAS SEMEJANTE CORRUPCIÓN, SU ESTACIÓN DE SERVICIOS ERA LA QUE MAS COMBUSTIBLE LE VENDÍA A LA INTENDENCIA. PARA REMATAR OTRO ECHO VERGONZOSO, EL PAGO DEL SUBSIDIO QUE LE CORRESPONDE COBRAR A SENDIC LUEGO DE RENUNCIAR A LA VICE PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA POSTERGARLO HASTA EL 2020 SEGÚN EL DICTAMEN DEL TRIBUNAL DE CUENTAS EN UNA RESOLUCIÓN TOTALMENTE POLÍTICA PARTIDARIA TRAS DE COMO SE CONOCIÓ QUIENES VOTARON POR LA AFIRMATIVA. LO PEOR QUE VIENE QUIEN ES EL INTEGRANTE QUE DA CUENTA DE LA RESOLUCIÓN EN CÁMARAS, NADA MENOS QUE EL DR. GALLINAL, QUIÉN SIGUE PRENDIDO AL ESTADO, LUEGO DEL BOCHORNO OCURRIDO ANTES DE LAS ELECCIONES PASADAS, CUANDO EN SU SECTOR LE FALSIFICARON A LA HOY SENADORA VERONICA ALONSO COMO QUE RENUNCIABA A LA LISTA 33, CUANDO ESTA ESTABA DE VIAJE Y AL REGRESAR FURIOSA DIJO QUE HARÍA DENUNCIA PENAL Y CORRIERON A PEDIRLE QUE NO LO HICIERA POR EL BIEN DEL PARTIDO, RÁPIDAMENTE SE LE GESTIONO OTRA LISTA LA 333 Y SE LE ASEGURO UN LUGAR EN EL SENADO POR ALIANZA NACIONAL, MIENTRAS TANTO GALLINAL CON SU LISTA 33 DESAPARECIÓ DE LA POLÍTICA COMO OTROS TANTOS. AHORA AL PARECER LE DAN CÁMARA VAYA UNO A SABER CONQUE FINES, PORQUE PODRÍA HABER SIDO CUALQUIER OTRO EL INTEGRANTE DEL TRIBUNAL EL INFORMANTE, JUSTO QUE COINCIDENCIA. SERA UN NUEVO INTEGRANTE DE ESE MOVIMIENTO QUE QUIERE USAR EL NOMBRE DE WILSON AL PARECER CREADO POR EL DIPUTADO GANDINI, VUELVE POR LA PATRIA COMO DICE EL, ELLOS NADA TIENE QUE VER CON EL PENSAMIENTO DEL GRAN WILSON, SI EL VIVIERA LOS CORRERÍA A PATADAS. ESTOS SON LOS QUE PIENSAN SER GOBIERNO, POBRE URUGUAY Y POBRES DE NOSOTROS.-

    Reply
  3. Lo único que Ud. dice de cierto, Sr. Diego Nelson Sosa Maipaicena, son los versos del final. Ud. sistemáticamente mira la realidad con los mismos cristales de siempre y sólo puede hacer la misma lectura miope de siempre. En lo único que ha avanzado es que ahora vuelca su opinión de forma más sucinta. Siga así, por favor. Cada vez le falta menos para desaparecer. Eso es esperanzador.

    Reply
  4. Los episodios de fisura han sido frecuentes entre los Blancos, ya sea exhibidos o disimulados; el punto de inflexión marcado por el «caso» Sendic, signa la actual coyuntura (bullying dijo Tabaré, campaña de demolición dijo Botinelli)…habilitación del escarnio pienso yo, y pienso que ha sido «por la peor negativa» para todos.
    Larrañaga cosechó fama de perdedor y se le escapa entre los dedos el espíritu Wilsonista, apenas le queda la etiqueta y un escaso sedimento.
    Mas curioso aún me resulta L. Pou; entró de la nada con marketing intenso (¿ y dónde está el churrasco? dijo el «sordo» González), lo hizo por la puerta del apellido y sin embargo confinó a su padre al silencio público -supongo que en privado dice mucho- una suerte de «parricidio político» en el cual, y en los hechos, el veterano ex presidente, quedó «proscrito». Ahora y claramente, se dedica a fagocitar al «Guapo» y sus crónicas debilidades, la mayoría ya la tiene y va tras la hegemonía partidaria, en la próxima elección puede lograr éxito, y en caso de derrota probablemente quedará apagado en los segundos o terceros planos.
    El tiempo venidero hablará.

    Reply

Escribir Comentario: