Me escuchan, los escucho, se escuchan

Por Emiliano Cotelo ///

Lanzar un mensaje en una botella al mar es un recurso incierto. El náufrago no conoce el camino que seguirá ese mensaje, ni la atención que recibirá del hipotético caminante que lo encuentre enterrado en la arena, siempre que el envase haya sobrevivido al embate de las olas. El emisor no debe alimentar casi ninguna expectativa, porque el mar es gigante y bravo.

A veces estos editoriales tienen algo de eso. No porque sea débil el medio elegido para realizar la comunicación, sino porque a veces hay ruido y furia en el entorno, sea este real o digital.

Todo esto viene a cuento porque, de algún modo, en estos últimos días sentí la fortuna del náufrago que ve aparecer en el horizonte embarcaciones que llegan al rescate.

Paso a explicarme…

El viernes pasado, en este mismo espacio opiné sobre el tema que se había robado la atención durante buena parte de la semana previa. Hablo, claro, de la polémica tan crispada en torno al estado de la seguridad pública, que había ido creciendo impulsada por una sucesión de hechos violentos: el asesinato en Carrasco Norte, las declaraciones del ministro del Interior Eduardo Bonomi, el caceroleo en la rambla de Carrasco Sur, la moción de censura que los senadores Jorge Larrañaga y Pedro Bordaberry anunciaron que plantearían en una futura interpelación a Bonomi…

Mi reclamo era por diálogo:

“Diálogo para que el sistema político trate de obtener las respuestas a la violencia que hasta ahora no encuentra. Diálogo también para que la ciudadanía pueda asistir a una discusión más honesta desde el punto de vista intelectual, menos demonizada y menos previsible desde el punto de vista del juego electoral. Diálogo, en definitiva, para que los dirigentes demuestren con hechos las ventajas de la tolerancia y el respeto mutuo, como camino alternativo al enfrentamiento y la violencia”.

Diálogo al pie de la página

Afortunadamente aquel pedido surtió efecto. No estoy seguro de que lo haya escuchado el sistema político, pero sí buena parte de ustedes. Lo digo porque es notable la calidad del intercambio que generó aquel artículo, sobre todo en nuestro sitio web, EnPerspectiva.net. No fue la primera vez que ocurría algo así, pero en esta ocasión fue una satisfacción especial, por lo delicado del tema del que estábamos hablando y por los extremos de simplificación e intolerancia que se habían alcanzado en otros ámbitos, en particular en las redes sociales.

Quiero agradecer el tono, el tiempo y el cuidado que muchos de ustedes dedicaron a participar en esa tertulia virtual. Sobre todo, porque son tiempos donde opinar es excesivamente fácil, pero dialogar aparece cada vez más difícil. Y creo que ese esfuerzo de ustedes le da una proyección fabulosa a este trabajo de cada semana.
No soy el único que piensa esto. Al pie de la página donde estaba publicado mi texto, uno de ustedes, Diego, escribió lo siguiente:

Estimado Emiliano
Estoy muy satisfecho de la cantidad de opiniones que se agregaron a su editorial. Esto debería ser destacado para incentivar a los lectores de la página a escribir comentarios como los que preceden: serios, educados y naturalmente diversos. Le recomiendo retomar el tema en la radio tomando en cuenta los comentarios que preceden.

Como verás, Diego, estoy recogiendo el guante que lanzaste. Pero Diego no fue el único que quiso destacar este aspecto. Unas horas después Raúl anotó:

Disfrutable rareza todo lo que he leído. Una redacción serena y lúcida en el editorial, y lo más inesperado: comentarios razonados, inteligentes y constructivos. Cómo me alegra confirmar que entre la audiencia y lectores hay tanta gente con puntos de vista de verdadera altura.

Estoy totalmente de acuerdo. Me alegra que estén del otro lado, escuchando y leyendo, pero sobre todo, me reconforta que estén reflexionando, y además se lancen a compartir sus puntos de vista agregando argumentos –no consignas– y, por último, con la cabeza abierta.

Dar la cara

No puedo consignar aquí todo lo que se dijo y tiene valor. No es mi intención hoy retomar aquel tema del viernes pasado. Pero sí quiero alentarlos a que sigan recorriendo este camino que lanzamos el año pasado, cuando en otro editorial propuse un cambio en las reglas del juego. Fue cuando pusimos como condición que cada aporte dirigido a nuestra web debería venir acompañado de nombre y apellido. Yo quería que nos apartáramos de esa tendencia, tan consolidada en los portales, de opinar con seudónimo, lo que deriva en muchos casos en barbaridades y brulotes, lanzados atrás del escudo del anonimato.

Desde entonces sólo publicamos aquellos mensajes cuyos autores dan la cara y se hacen cargo de sus dichos.  Asumimos un riesgo. Seguramente semejante condición iba a disminuir el tráfico de comentarios. Pero creíamos que valía la pena hacer esa apuesta. Y no nos equivocamos. Son muchas las notas de En Perspectiva que no se terminan en el punto final, sino que incorporan a continuación observaciones y juicios de los lectores/oyentes que realmente agregan valor. Ocurre, por ejemplo, con algunas entrevistas, con las columnas de Rafael Mandressi y Mauricio Rabuffetti, e incluso con la invitación mensual para elegir el cuento preferido por la audiencia, donde se ha instalado como costumbre la fundamentación del voto. Y el editorial del viernes pasado fue uno de los ejemplos más contundentes. Parece que es cierto: El diálogo siembra diálogo.

Otras posibilidades

Para mí es muy útil repasar esos foros que armamos juntos. Ya lo he dicho: Me interesa saber si ustedes concuerdan o no con lo que dije, encontrar razones en las que no me había detenido, sumar perspectivas, quedarme pensando y eventualmente cambiar alguno de mis enfoques. Pero lo más interesante es que esa discusión no transcurre sólo conmigo, sino también entre ustedes, como queda claro cuando unos oyentes responden a dichos de otros, siempre con altura. Estamos construyendo, de a poco, una red que no es cualquier red social. Es una red muy particular, sólida y enriquecedora.

Y eso me entusiasma de manera especial por las posibilidades que abre para un proyecto periodístico como este.

Estoy seguro de que, así, aprovechando “el lado bueno” de estas herramientas nuevas que ha traído la comunicación digital, tenemos mucho para seguir avanzando juntos.

Aquí, En Perspectiva, estamos manejando varias ideas que apuntan, justamente, a que este trabajo incorpore, cada vez más, todo lo que ustedes tienen para sumar.

Volvemos a charlarlo más adelante.

***

Emitido en el espacio En Primera Persona de En Perspectiva, viernes 14.10.2016, hora 08.05

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

19 Comentarios - Escribir un comentario

  1. Estoy de acuerdo y me alegran estas reflexiones atinadas y equilibradas. Son aire fresco para este clima de extremos que no conducen a nada bueno.

    Reply
  2. Sobre el diálogo:
    Le preguntan a un anónimo anciano judío en New York ¿cuál fue el día más feliz de su vida?, el hombre responde que había sido muy reciente, en una noche en que discutía duramente con otro anciano palestino; en contra de lo que dice la teoría, más debatían y menos acordaban; entrada la noche con ambos exhaustos se hizo un largo silencio, los hombres optaron por despedirse con un abrazo. El judío sintió que se habían alejado las razones y se habían acercado los corazones, fue el día más feliz de su vida porque en el largo silencio, sintió por primera vez la presencia de dios.
    (De un programa de entrevistas que pasó canal 5, creo que de la BBC).
    Quizás sea pertinente, por lo menos es una linda historia.

    Reply
  3. Como siempre Emiliano, sus editoriales son estupendos y lo mejor es que son con altura, que nos hace reflexionar y pensar también saber lo que opinan los oyentes, y con todo se aprende y muchas veces, no pensamos igual y de acuerdo a los argumentos podemos cambiar de opinión o ver desde otro punto de vista. Soy una persona que a vivido unos cuantos años y me alegro cada día de lo que aprendo. Por eso le doy las gracias y le pido no cambie siga adelante.

    Reply
  4. Estimado Emiliano,
    Es un placer poder escuchar tus columnas. Generalmente las comparto y me suman perspectivas que no había tomado en cuenta. Si no las puedo escuchar por la radio, las escucho por en perspectiva.net, que esta excelente porque nos permite ver otras opiniones que nos enriquecen el tema planteado. Yo también aprendo todos los días, cambio de parecer mientras aprendo y quiero tener todas las voces de un tema y lo encuentro en tu programa al aire y en este espacio. También creo que tenemos que invertir tiempo para el diálogo, es fundamental para todo. Muchas gracias por tu excelente trabajo. Saludos cordiales, Carolina

    Reply
  5. Diego Nelson Sosa Maipaicena · Edit

    Estimado Emiliano

    Muy bueno lo que está ocurriendo y más bueno estaría si la producción del programa nos hiciera llegar una pocas preguntas especficas con respecto a las afirmaciones realizados por vuestros entrevistados y/o en sus editoriales. Quienes tuviéramos interés en responder, tendríamos un marco definido en el cual insertar nuestras opiniones. De esa manera, pienso, que podríamos comparar «punto a punto» los puntos de vista y el resultado de la comparación arrojaría, una pequeña muestra de lo que piensan mayoritariamente los lectores de esta página con respecto a las posturas de los entrevistados. No sería desdeñable que en la Mesa se tomaran estos puntos de vista como insumo.
    Si se trata de contribuir con sugerencias, ahí le dejo una.
    Saludos

    Reply
  6. Felicitaciones por el trabajo de En Perspectiva, es muy gratificante y bueno escuchar y leer a profesionales serios y de gran calidad. Sobre el tema del artículo, creo que todavía hay cultura en este país y eso me reconforta mucho. Gracias por la oportunidad.

    Reply
  7. Como en todo, estos son camino de dos vìas. Encontramos periodistas que respetan, independientes, que son abiertos a la opinion de otros, y escriben sin agravios y adivinamos pausadamente. Y motiva que quienes leemos hagamos lo mismo.
    Felicitaciones por la respuesta que tuvo tu columna el viernes.
    y gracias por tener un espacio como este, y una forma de hacer periodismo que se despega de muchos.

    Reply
  8. Comunicar algo es un gran desafío, implica delinear claramente el mensaje, adaptarlo al medio y a los posibles receptores. Ya sea en una botella por la mar, o por esos increíbles instrumentos como la radio, la tv e internet, siempre es incierto el resultado. Dar la oportunidad a los lectores, oyentes, televidentes e internautas de expresar su opinión debidamente identificados, logra que las personas se manifiesten honestamente y desde lo más profundo de sus sentimientos y para ello debemos perder algunos miedos, animarnos a contar nuestro parecer respecto a esos temas. Algo realmente muy valioso, de reconocer y estimular a que esta potente tertulia se siga desarrollando con todos los aportes.
    Muchas gracias por abrirnos la puerta.
    Una sugerencia respecto a estimular los contactos, no tengo idea si es posible técnicamente, pero como todos saben cada persona tiene sus características y unos nos animamos a escribir, pero otros no lo hacen por no sentirse cómodos en ese tipo de comunicación, sin embargo pueden hacerlo grabando un mensaje de voz. De ese modo se ampliaría es espectro de opiniones, me parece.

    Reply
  9. Gracias Emiliano, una vez más, por tu Editorial. Lo ocurrido no es más que el reflejo de décadas del trabajo consecuente y riguroso que has realizado.

    En clave propositiva, aprovecho a sugerir que consideren la posibilidad de habilitar que se pueda «votar» o poner un «me gusta» o un «me disgusta» tanto en los artículos como en sus comentarios. Muchas veces me ocurre que quisiera expresar mi apoyo a determinado enfoque pero encuentro abusivo escribir sólo para eso.

    Reply
  10. Es con mucho dolor que escribo y no dejare de hacerlo. Si el que me asalto hace unos pocos meses me hubiese pegado un tiro , hoy no hablaria. Si los que nos robaron la casa hace poco y se llevaron de todo pero me quedan lla fuerza para reclamar el pais del que me sentia otrora orgullosa. Hoy siento pena , al pensar que mis hijos se fueron del pais , pero por lo menos estaran mas seguros. Este odio, resentimiento, que han implantado en la sociedad esta dando sus frutos, pero señores comunistas, socialistas no se crean que nos callaran!!!!!! Socrates dijo prefiero morir antes que irme de Atenas!!!!! . Comprendo que muchos ni sepan quien fue Socrates. Yo creo que para vivir en Montevideo hay que estar dispuesto a morir en cualquier momento en manos de los delincuentes. Sepa ud. que creo que los periodistas tienen tambien mucha responsabilidad en este tema .

    Reply
  11. Estimado Emiliano:
    Realmente sus editoriales son todos para reflexionar y tratar de buscar soluciones a los problemas desde este espacio que Ud. nos brinda.
    Ud. y su equipo son quienes nos impulsan y motivan a opinar dado la seriedad con que tratan todos los temas.
    Esto es algo difícil de encontrar en otros programas periodísticos especialmente aquellos en los que los así llamados periodistas o comunicadores creen tener la verdad absoluta y la trasmiten muchas veces en forma ofensiva o irrespetuosa.
    El diálogo es cada vez más difícil empezando dentro de las familias, con los amigos, compañeros de trabajo… Esto lleva al caos y cuando se «dialoga» en general se imponen ideas y si no son aceptadas, se acabó el «diálogo»
    Recuerdo en mi juventud las reuniones con mis compañeros de facultad en un bar después de clase y podíamos estar horas dialogando e intercambiando opiniones con mucho respeto. Estoy hablando de una época en que eso no era fácil, plena dictadura. Sin embargo siempre nos respetamos a pesar de las diversas opiniones.
    No sé que ha cambiado, yo sigo impulsando el diálogo entre los que me rodean y eso es realmente maravilloso, nos hace crecer cada día.
    Felicitaciones una vez más por sus editoriales

    Reply
  12. Gustavo Calvo

    Emiliano, gracias por el halago que implican sus lineas hacia quienes participamos en las columnas o entrevistas.
    Me gustaría agregar algo que considero particularmente valioso. Cuantos de nosotros , antes de intervenir, leemos lo escrito por otros y nos enriquece y nos aporta …..
    No solo son participaciones, son intercambios entre todos. Incluso hay notas donde no he escrito porque no creo aportar algo valioso , pero me entretengo leyendo a otros y aprendiendo…
    Si hubiera mas mecanismos de participacion , serian bienvenidos.
    Dado el nivel de los que escriben me atrevo a sugerir algo…
    Seria posible, con detalle previo de loes temas y tiempo de estudio, tener una mesa semanal o quincenal integrada por oyentes invitados?
    Suena loco?

    Abrazo y saludos

    Reply
  13. Sergio Barrenechea Grimaldi · Edit

    Estimado Emiliano,
    en el último comentario que leo (de Gustavo) veo que si su idea es una locura, ya somos dos locos pues recordaras que más de una vez propuse la participación activa de tu audiencia. Esta puede ser con El Editorial del Oyente, la presencia en vivo o cualquier otra forma elegida por uds.
    Por ahora nos quedamos con éste espacio, muy rico en opiniones y por demás interesante en sus propuestas.
    Respecto a tener que escribir y opinar dando nuestro nombre, es la solicitud más pequeña que le puedes hacer a alguien que participa en un foro abierto. Detrás del anonimato se esconden, no siempre pero muchas veces, enemigos del diálogo y buscadores de entreverar las barajas. Lo que yo opino podrá o no gustarle a otros, pero deberán respetarlo de la misma manera que yo los respeto.
    Nunca me escondí detrás de un seudonimo, sólo en el concurso de cuentos y para el jurado, ya que luego se dan los nombres.
    Opiné, opino y opinaré, tres claves para vivir en sociedad.

    Reply
  14. Me resulta algo curioso que te sientas o te hayas sentido como un náufrago lanzando mensajes al mar en botellas. Tú sabes mejor que muchos que la buena comunicación es un bien escaso y de difícil alcance. Es decir, todos somos náufragos, por ejemplo en el sentido del muy interesante libro de José Antonio Marina (Ética para Náufragos). Tal vez tengas metas ambiciosas en curso y te sientes lejos de lograrlas (como le sucede a toda persona ubicada que se pone metas importantes). Eso lo explicaría todo y sólo me restaría pedirte y motivarte a que sigas adelante sin desfallecer en tu proceso. Tal vez, por el contrario, haya otras razones para que te sientas así. En cualquier caso, aprovecho la circunstancia para devolverte aunque sea algo de lo que yo y muchas personas recibimos a diario de tu proyecto «EnPerspectiva» hecho realidad y en proceso de mejora (que estoy seguro será) permanente. Permíteme decirte con toda sinceridad y ponderación que lo que estás haciendo, mucho más que lanzar mensajes en botellas al mar, es más bien una siembra de extraordinarias semillas que ya están brotando y darán mucho alimento a medida que pase el tiempo. Felicitaciones por lo que haces.

    Reply
  15. Emiliano, celebro igualmente el diálogo que se entabla en este sitio por parte de quienes somos sus fieles oyentes. Sin embargo, me temo que no somos representativos de la mayoría de los habitantes de este bendito pais. Es triste, pero Ud. mejor que nadie conoce la composición de su audiencia y seguramente lo tenga presente.
    Digo esto porque no quisiera que nos encerremos en esta agradable y civilizada burbuja nuestra para que después nos sorprendan determinados fenómenos que nos llamen a la cruda realidad de la manera más violenta.
    Aprovecho para felicitarle. Su espacio es un oasis en medio del panorama desolador de los medios, cada vez más frívolos, panfletarios o directamente mediocres y sepa que Ud. tiene un lugar en nuestra mesa familiar todas las noches gracias a la practicidad de las tablets y a la excelente organización del sitio web de En Perspectiva.
    Un caluroso saludo para Ud. y su equipo de colaboradores.

    Reply

Escribir Comentario: