Enanos a hombros de enanos

Por Juan Ceretta ///

Hace pocos días en mi rol de abogado y docente del Consultorio Jurídico de la Facultad de Derecho me encontraba sentado en la sala de audiencias de un Juzgado Letrado de Familia de Montevideo, junto a Andrea, una estudiante próxima a graduarse de abogada.

Nos acompañaban Jorge y Lorena, los papás de Franco, a quien representaban en esa audiencia, frente al Juez.

Estaban nerviosos, nunca habían tenido que presentarse en un juzgado, habían viajado de madrugada desde Maldonado para asistir, y sentían que esa instancia era su última alternativa para obtener lo que su hijo necesita.

Franco tiene en la actualidad 16 años, pero su vida no ha sido sencilla, padece una miocardiopatía que le fue diagnosticada a los 3 años, y que ameritó una compleja cirugía cardíaca primero, y luego tratamiento farmacológico diverso, cuyos efectos secundarios le han provocado otras enfermedades.

Según cuentan sus padres y ratifica su médico tratante, siempre fue un excelente paciente, que cumple todas las indicaciones, a pesar de que su vida cotidiana se encuentra muy limitada.

En la actualidad su enfermedad cardíaca se manifiesta mediante episodios de arritmia que no pueden ser controlados con medicamentos, lo que lo ha puesto en el CTI en reiteradas oportunidades.

Su flutter auricular es tan intenso que llega a la emergencia pidiendo que le den un choque eléctrico para detenerlo.

El tratamiento que necesita se denomina ablación del sustrato arrítmico, y no es una novedad, se hace por vía endovascular desde hace más de 20 años en nuestro país y en el mundo.

Pero al no encontrarse cubierta por el sistema, solo acceden los que tienen el dinero para pagarla, o aquellos a quienes su prestador de salud ha decidido brindarla, a pesar de no estar obligado.

Cuesta entender cómo llegamos a un juzgado buscando conseguir lo que Franco necesita, ¿en qué parte como sociedad nos perdimos tanto?

Con un PBI per cápita superior a los US$ 16.000, no hemos estado dispuestos a gastar $ 129.000 para salvarle la vida a un adolescente de 16 años de familia humilde.

Siento que en el afán de “ahorrar”, o “administrar mejor” hemos perdido el rumbo; y digo en el afán, pues de seguir con éstos criterios habríamos de perder todo lo que jóvenes como Franco pueden producir de valioso para la sociedad; y seguramente habríamos de pagar asistentes personales, seguridad social, y largos etcéteras.

En la reciente publicación A hombros de gigantes. Conferencias en la Milanesiana 2001-2015*, Umberto Eco, vuelve a traer el aforismo atribuido a Bernardo de Chartres cuando decía que nosotros somos como enanos que están a hombros de gigantes, de modo que podemos ver más lejos que ellos, no tanto por nuestra estatura, o nuestra agudeza visual, sino porque, al estar sobre sus hombros, estamos más altos que ellos.

Cuando tomamos estas decisiones que privan a una persona de las oportunidades más esenciales en la vida, que otros en la misma sociedad afortunadamente tenemos, es porque hemos decidido ser los enanos que suben a hombros de otros enanos, y desde allí nos sentimos equivocadamente altos.

* Umberto Eco, Sulle spalle dei giganti. Lezioni alla Milanesiana 2001-2015, Lumen, primera edición, setiembre 2018.

***

Emitido en el espacio Tiene la palabra de En Perspectiva, miércoles 06.03.2019

Sobre el autor
Juan Ceretta nació en Montevideo, es doctor en Derecho y Ciencias Sociales, egresado de la Universidad de la República; docente del Consultorio Jurídico y de la Clínica de Litigio Estratégico en la Carrera de Abogacía; coordinador del Laboratorio de Casos Complejos en DDHH, y representante por el Orden Docente en el Consejo de Facultad de Derecho. Activista en Derechos Humanos. Hincha de Racing Club de Montevideo.

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

10 Comentarios - Escribir un comentario

  1. Cristina Verdaguer · Edit

    Felicitaciones al equipo de En perspectiva por la incorporación de editoriales del Dr. Ceretta. Su trabajo es bien conocido por todos, pero necesita más difusión. Trabaja con los más desamparados cuyas voces no son escuchadas. Esta es una forma para que todos conozcan sus derechos y sepan que no están solos en situaciones difíciles como son los problemas de salud y derechos humanos.
    Gracias Dr. Ceretta y equipo de la Facultad por todo lo que lucha por nosotros.

    Reply
    1. Saludo el trabajo del Dr. Ceretta y quienes trabajan en su equipo juridico por los derechos de los ciudadanos que reclamamos individualmente cuando nuestra salud esta en riesgo de vida. Las respuestas de las autoridades del MSP entran en contradiccion con sus objetivos estrategicos que podemos verlos desplegados en unos costosos banners en sus paredes interiores y franca omision de los derechos consagrados en la Constitucion.
      Aquellos que no han padecido la incertidumbre de esperar un «tratamiento» no conocen esta «odisea» del reclamo. El dolor, la rabia, la desesperacion de esperar una respuesta y el tiempo mientras padecemos una enfermedad. Gracias al Dr Ceretta …tenemos voz.

      Reply
  2. ¿Entendí bien? ¿ciento veintinueve mil pesos? ¿Menos de 4000 dolares? ¿Nada más? ¿Con eso se arregla el problema? ¿O estamos hablando de 129000 dolares? Son cosas muy diferentes. Aclaren por favor.

    Reply
    1. Para las personas que tenemos pagando más de 60 años una sociedad médica no recordamos haber firmado nada que indicara de qué cosas no nos pueden atender, para mi todo lo que es atinente a la salud del asociado y para lo que hay médicos, medicinas, tecnología, etc. TIENE QUE SER BRINDADO!! Y ya bastante con que una sociedad médica te cobre órdenes superlativas o que sus médicos cirujanos oftalmólogos se nieguen a operarte y te cobren 3000 dólares en forma particular y que la Sociedad o mutualista médica no haya hecho nada!!! Haya mantenido a estos mercaderes de la salud, no respetando a sus asociados. Muy bien que todo el mundo tenga derecho a la salud atendida, está muy mal que haya medicamentos que en la farmacia cuesten menos que el ticket de mutualista!! Debería haber una escala de precios según los años de asociado así cuando uno ha sido un cuerpo sano, que rara vez usó los servicios, y llega a la edad de tratamientos no tenga que pagar con tarjetas cuando levanta 5 cajitas de 14 pastillas cada caja!! Otra estafa lo que hacen con la cantidad!!!

      Reply
  3. Hace algún tiempo ya, en este programa, contaba un rescatista voluntario de naufragados en las pateras que intentaban cruzar el mare nostrum hacia Europa, como seleccionaba a quien podía salvar en su moto de agua y en consecuencia, a quien no (su generosa tarea era también, la trágica lúdica de un Dios, la voluntad obligada de decidir vida y muerte).
    Por algunas -o muchas razones o sin razones-, nunca alcanzan los rescatistas con sus «motos de agua»…

    Reply
    1. Descarada licencia para matar,negando medicamentos «caros», con infames argumentos,por que si ellos necesitaran,sacarían d los dineros del pueblo,trabajador y obligado a pagar impuestos de todo tipo.recaudar y recaudar.

      Reply
  4. No recuerdo si la idea original de que nos subimos a hombros de gigantes para ver mas lejos de lo que ellos han visto no es de SHOPENAHUER , pero no importa es acertadisima la figura ,,, yo en particular detesto toda pobresa que se sostiene contra viento y marea , siempre creo que alguien es pobre cuando no tiene ningun recurso en la vida , absolutamente ningun recurso COMO PARA CAMBIAR EL SENTIDO DE SUS COSAS , …que dificil es tomar conciencia en esta sociedad de la realidad de las cosas , de los destinos que nos obligan a vivir gente ENANA

    Reply
  5. Alejandro Tempesta · Edit

    Lo que creo, es que lo único deseable de un país moderno, es que la Educación Pública y la Salud Pública que funcione bien y sea totalmente gratuita. A fin de garantizar a toda la población. Las actividades privadas, paralelas a estas funciones, bien debieran pagar con impuestos sustentables directos a estas instituciones.

    Reply

Escribir Comentario: