Las estrategias del mal y las estrategias del bien

Las estrategias del mal y las estrategias del bien

Por Rafael Courtoisie ///

Las estrategias del mal son infinitas, pero por cada una que se pone en desarrollo, surgen varias posibilidades luminosas de afirmación y logro.

Luego de algunos días de confinamiento, prospera y se expande, esta vez como una peste blanca, la vida digital.

Enseñar, aprender, crear, tocar a distancia, imaginar, sembrar y cosechar en una realidad virtual, en una realidad sin espacio, morigera y hace retroceder, en cierta forma, la marea de la pandemia. Permite respirar, permite vivir con los otros.

El espacio virtual se coloniza. Los encuentros se multiplican, abren una dimensión humana que nunca había sido explorada de este modo en la historia. En el imaginario goyesco » el sueño de la razón produce monstruos».

El virus es material, concreto, presenta cierta secuencia bioquímica su ARN, su ácido ribonucleico, una secuencia más proclive a mutar que si fuera ADN, ácido desoxi ribonucleico. El virus es una realidad de la biología, con sus leyes de propagación y su sentido «natural» y concreto.

La peste es una construcción social, un dispositivo cultural humano, voluntario o involuntario. La peste proviene del sueño de la razón. Su condición monstruosa expandida es erigida por la pluralidad humana.

La vida digital, hasta hace uno meses fría, diferida, utilitaria, se vuelve de pronto luminosa y profunda, habitable, extensa.

Al lado de los monstruos que produce el sueño de la razón, obra certera la pulsión de vida, la emoción también produce sueños, pero esos son transparentes.

Domesticar la tecnología, habitar el espacio virtual para acariciar de otro modo la piel de la existencia, es una forma oculta de la maravilla que la peste, sin proponérselo, reveló.

La pandemia desata catástrofes.

La alegría, solita, milagros.

 

Rafael Courtoisie para el espacio Voces en la cuarentena de En Perspectiva

***

Podés seguirnos en las redes sociales de Radiomundo, en Facebook, en Twitter y en Instagram.
¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

3 Comentarios - Escribir un comentario

  1. Admiro su optimismo y respeto su entusiasmo tecnológico virtual; no obstante echo de menos la cercanía táctil, los carnales abrazos del alma que no puedo sustituir, si apenas remedar con insuficiencia en el ámbito multi-apantallado.
    El flanco abierto de la peste nos retorna a la primitiva fragilidad de cuando los hombres no éramos inmortales, que nunca lo fuimos, pero vivimos pretendiendo serlo, un sueño de la sinrazón aletargando destinos, ahuyentando monstruos tras la cortina de la bruma.
    Cuando uno aún puede reír, nada tiene perdido, ni siquiera lo efectivamente perdido.

    Reply
    1. Alba Marina Riverón Granese · Edit

      En el espacio infinito del universo inexplorado aparece sin pedir permiso un ser sediento de cercanía. Nos interpela. Su derecho a ser separara nuestros cuerpos. Desaparecen los sentidos . Aparece el alma a través del vitreo rígido de la pantalla. Desterritorialidades. Umbrales ordenados en una geometría rígida. Solo la voz y las letras en creatividades múltiples ! Y mi hogar se multiplica en percepciones tan sensibles que transforman la existencia . Y todo por ese nuevo ser.

      Reply

Escribir Comentario: