Tic Tac: Una mirada al futuro

Por Mauricio Rabuffetti ///
@maurirabuffetti

Francia acaba de elegir a un presidente de 39 años. Importa poco que sea el más joven de la historia de una República antigua. Lo relevante de verdad es que millones de personas le confiaron a un joven los destinos de su país. Su edad, claro está, puede ser garantía de pasión y energía, pero no de éxito. En América Latina podemos recordar el fracaso de la primera presidencia de Alan García en Perú, quien asumió con 36 años. Pero no cabe duda de que los franceses apostaron a un cambio generacional.

Que este hombre de menos de 40 años asuma la conducción política de una de las siete naciones más poderosas del planeta, no significa necesariamente que su visión del mundo sea renovadora. Podemos suponer, sin embargo, que el abordaje que hará de ciertos temas que están atados a fenómenos recientes, tecnológicos, humanos, sociales, económicos o políticos, será distinto al que podría caber a una persona que habrá vivido la mayor parte de su vida en el siglo pasado.

Si miramos a nuestro alrededor, en América Latina, veremos que una enorme mayoría de políticos, sin importar su edad ni orientación, ejercen el poder desde una perspectiva ideológica y una metodología ancladas en el pasado. La demagogia, los exabruptos, los abusos de poder que llegan incluso al totalitarismo, cuando no la corrupción generalizada, campean. Y el subcontinente, los países latinoamericanos, deben enfrascarse en discusiones que tienen más que ver con la estabilidad institucional y el respeto a las condiciones mínimas del estado de derecho, en lugar de concentrarse en trabajar de forma integrada pensando un futuro con alguna arista de desarrollo en común.

Uruguay no es del todo una excepción. Claro está, podemos decir que nos diferenciamos porque seguimos respetando la separación de poderes, porque no cabe duda de que ningún presidente de los que gobernaron luego de la dictadura amenazó la democracia con sus acciones de Gobierno. Pero, últimamente, el tenor de algunas discusiones y declaraciones de actores políticos relevantes, parece que buscaran empatarnos. Los enemigos externos de hace 50 años, como el imperialismo yanqui, volvieron a la retórica política local de la mano del ascenso al poder de Donald Trump, quien resulta un blanco fácil de la crítica de quienes lucran con razonamientos simplificadores.

Curiosamente eso ocurre a pocos meses de su asunción, sin que haya tomado medida alguna en relación a América Latina porque ni siquiera su proyecto de muro le sale como quiere. Curiosamente también, se apela a este discurso luego de un período –el de Barack Obama en el poder- durante el cual la región estuvo entre las últimas prioridades de la agenda exterior norteamericana.

Pero cada cual, ve lo que quiere, y está bien que así sea. Lo malo es que el dogma nuble la autocrítica. Incluso así, podemos preguntarnos legítimamente, si no hay un problema de enfoque: ¿logran nuestros dirigentes políticos ver hacia dónde va el mundo? El mundo tecnológico, el del empleo por cuenta propia, el de los emprendedores, el de los innovadores, el de la ciencia, el de los métodos de pensamiento que rompen paradigmas.

Es claro que no es una cuestión de edad, sino de formación, lectura, actualización y apertura. De voluntad de comprender y de procurarse las herramientas para entender.

La dificultad más que evidente de nuestros partidos políticos para procesar renovaciones generacionales es apenas un síntoma de un problema que repercute en las opciones que se ofrecen a los ciudadanos. Y cuando hablo de opciones quiero ser específico: no me refiero a candidatos sino a modelos de país, a modelos educativos, a políticas comerciales, a posturas diplomáticas que acompañen la evolución del mundo sin dejar de lado nuestras tradiciones como, entre otras muy valiosas, la condena sin miramientos a los regímenes autoritarios.

Afortunadamente, más allá de la política, muchos uruguayos logran entender cómo funciona el mundo moderno a tal punto que crean y aportan en las más diversas áreas de actividad, aquí y fuera de fronteras. En una sociedad permeada, casi invadida por la presencia del Estado en todos los órdenes de la vida, es crucial que quienes toman decisiones en la órbita pública comprendan cuán importante es ese ejercicio de actualización y renovación del pensamiento. Es la única forma de insertarse en el mundo moderno, sin dejar de ser nosotros mismos.

***

Emitido en el espacio Tiene la palabra de En Perspectiva, miércoles 10.05.2017

Sobre el autor
Mauricio Rabuffetti (1975) es periodista y columnista político. Es autor del libro José Mujica. La revolución tranquila, un ensayo publicado en 20 países. Es corresponsal de Agence France-Presse en Uruguay. Las opiniones vertidas en este espacio son personales y no expresan la posición de los medios con los cuales colabora.

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

5 Comentarios - Escribir un comentario

  1. Hummmm.
    No me animaría a decir que los franceses apostaron por un cambio generacional, como tampoco afirmaría que apostaron por un filósofo especialista en Hegel. Esos atributos son sólo accidentes.
    Por otro lado, si “Podemos suponer, sin embargo, que el abordaje que hará de ciertos temas que están atados a fenómenos recientes, tecnológicos, humanos, sociales, económicos o políticos, será distinto al que podría caber a una persona que habrá vivido la mayor parte de su vida en el siglo pasado” supongo que ello obedece a su edad. En tal caso no parece tener lugar la afirmación inicial “Importa poco que sea el más joven de la historia de una República antigua”.
    Luego hay algunos pasajes que me confunden porque no alcanzo a comprender del todo su alcance.
    Por ejemplo, ¿las críticas a quienes reflotan la retórica del imperialismo yanqui pretende ser un reclamo acerca de que existen otros muchos temas tan o más importantes que ése o, además, busca negar la existencia misma de ese accionar de los EEUU?
    Un ejemplo más. Cuando se afirma que “En una sociedad permeada, casi invadida por la presencia del Estado en todos los órdenes de la vida, es crucial que quienes toman decisiones en la órbita pública comprendan cuán importante es ese ejercicio de actualización y renovación del pensamiento”, se está reclamando sobre la (faltante y muy necesaria) idoneidad de nuestros dirigentes políticos o, además, se está proponiendo otro modelo de sociedad en el que el Estado no tenga presencia? En tal caso, ¿cuál sería el modelo propuesto?

    Reply
  2. Ir adonde va el mundo, se puede entender como ir hacia donde se dirigen ciertas vanguardias mas o menos claras y audaces.
    En ese periplo al que nos inducen a seguirlas, mi incógnita es: ¿hacia donde quiere ir la gente?; los ruidos políticos recientes de países poderosos, con Trump sus imprevisibles humores y su madre de todas las bombas, el brexit que por ir, se fue de Europa y su siesta, esta Francia que despierta para cerrarle la puerta al fascismo que le viene creciendo en sus disconformes entrañas; la añeja tradición zarista de Rusia, China proactiva, paciente y sin democracia…
    Los dogmas en política están sobrevalorados por la retórica, hoy no son mas que meras orientaciones de quienes un poco simpatizan y de quienes otro poco los usan para justificar críticas; en cambio, muy vigentes y desde hace siglos están en las religiones.
    Prefiero hablar de «actualidad»en lugar de «modernidad»; y en ella los paradigmas para nada son claros, mas contundente es en cambio la revolución tecnológica, a ella asistimos con algo de asombro, dudas y un poco de resignación fatalista, vino para quedarse y movió las raíces.
    El tema es mas viejo aún, quien manda y quien obedece, quien es el patrón y quien el empleado, quienes y cuantos disfrutan, quienes y cuantos padecen.
    La gente, en especial los jóvenes ¿adonde quieren que vaya el mundo?

    Reply
  3. Gustavo Calvo

    MMM
    Muchas cosas.. Mauricio
    Creí entender que los argumentos son ..
    – Votaron a Macron de 39 años, ergo apuestan a un cambio generacional
    – Por ser joven abordara los problemas diferente (Mauricio sugiere que mejor) que alguien mas maduro
    – Vemos que hay políticos ancianos que ven el mundo desde su ideologia. Supongo que Mauricio sugiere que los jóvenes no lo hacen o lo hacen menos.
    – Ademas la influencia del Estado parece no ayudar a la comprensión del mundo tal cual es.
    Bien, Mauricio ademas dice por ahi que no es una cuestión de edad (?) , asi que supongo que el ve que lo importante es «que se comportan como viejos anclados al pasado» , mas allá de su edad.

    Creo que a todos nos vendria bien (igual que luego de la «noche de Trump») aclarar algunos puntos.

    1) Macron, por edad fue votado de esta manera en la primera eleccion, que es la del voto libre, no urgido por el balotage, es decir el voto «según la conciencia de cada uno, pues sabemos que después en el ballotage hubo derechistas votando socialistas y viceversa.
    ——- eleccion ———————————————— ballotage ————–
    18-24 años macron 18% – 21% le pen 66%
    24-34 años macron 28% – 24% le pen 60%
    35-49 años macron 21% – 29% le pen 57%
    50-59 años macron 21% – 27% le pen 64%
    60-69 años macron 26% – 19% le pen 70%
    mas de 70 macron 27% – 10% le pen 78% (!)
    (*fuente rtve.es)

    Yo lo que veo Mauricio , es que Macron esta sostenido por una base electoral de viejos, donde no apare una aspiración al futuro ni recambio alguno.
    Mas bien parece que LE PEN ESTA COMPRANDO EL FUTURO.

    2) Si su análisis fuera cierto y consideramos a Le Pen como dogmática, atada a pasado y cegada…. LA JUVENTUD FRANCESA ES DOGMÁTICA Y CEGADA IDEOLOGICAMENTE . Contradiccion por todo lo alto con la realidad…. Donde esta la explicación?

    3) Siguiendo su razonamiento… LA JUVENTUD FRANCESA CREE QUE EL MUNDO VA HACIA LA DERECHA? Porque eso es lo que ha votado….

    4) Los votantes de Macron son mentes abiertas , esperanzados en el futuro y aire fresco para la política? Un análisis de la votación nos dice que mas bien HAY MAYORÍA DE VETERANOS CONSERVADORES AFERRADOS AL EUROPEISMO, ASUSTADOS DE UNA CORRIENTE (BREXIT MEDIANTE) QUE PROPONE NACIONALISMOS Y DIVISIÓN…

    5) Macron no es rupturista, es europeista, Merkel-dependiente, debe su vida laboral al lobby bancario. Tiene poca experiencia en política pero es un ejecutivo de fuste en los directorios de las multinacionales europeas y nexo entre bancos nacionales de Francia y Alemania por años… ESE ES UN RENOVADOR?

    CREO QUE COMO PASO CON TRUMP, MAS ALLÁ DE LO DESASTROSO QUE SON LOS CANDIDATOS, NADIE ENTIENDE QUE LA GENTE VOTA CON EL BOLSILLO, NO LEE CIENCIA FICCIÓN NI LE PREOCUPA LA SOCIEDAD TECNOLÓGICA DEL FUTURO SINO LLEGAR A FIN DE MES… Y OTRA VEZ VEMOS QUE LA INMIGRACIÓN, EL DESEMPLEO , LA CORRUPCIÓN DEL GOBIERNO (que en Francia también la hay Mauricio) HACEN QUE LAS CLASES MEDIAS BAJAS Y JOVENES VOTEN A LA DERECHA …

    CREO QUE ES MEJOR GASTAR ENERGÍAS EN ANALIZAR ESTO (NO 2 MESES DESPUES COMO PASO CON TRUMP) Y SABER QUE LA PROXIMA ELECCIÓN IMPORTANE (REINO UNIDO, TURQUIA, ALEMANIA) LOS QUE VOTAN NO SON INTELECTUALES, POLITOLOGOS O HISTORIADORES SINO GENTE COMUN QUE QUIERE VIVIR MEJOR

    HACEN FALTA MAS MESAS PARA TOCAR ESTOS TEMAS ASI, EN PROFUNDIDAD, NO DECIR LO POLITICAMENTE CORRECTO

    SALUDOS

    Reply
  4. Gustavo Calvo

    Como el editor de la página web elimina espacios en blanco puede no comprenderse la última columna del cuadro… esos porcentajes son los obtenidos en la segunda vuelta por Macron y deberían ir debajo del titulo ballotage

    Reply

Escribir Comentario: