Denuncias de acoso y abuso de poder en la comunidad matemática de Udelar

Denuncias de acoso y abuso de poder en la comunidad matemática de Udelar

Por Jana Rodriguez Hertz ///

“Pinta tu aldea y pintarás el mundo” decía Tolstoi, y eso intentaré hacer hoy. Pintar la que fue mi aldea durante 23 años. La aldea de una parte importante de la comunidad matemática de la Universidad de la República. Lo haré, inevitablemente, con mis colores, con mis pinceles.

El jueves 29 de agosto pasado la periodista Victoria Fernández escribió un impactante artículo para el semanario Búsqueda, donde varias académicas denunciaban situaciones de abuso de poder y acoso sexual en la comunidad, que afectan especialmente a estudiantes e investigadoras jóvenes. Concretamente la investigadora Adriana da Luz acusó al profesor Martín Sambarino, grado 5 del Centro de Matemática, de conductas sexuales inapropiadas, abuso de poder y acoso sexual. Otras tres jóvenes investigadoras coincidían en que el ambiente es propicio para situaciones de abuso de poder en detrimento especialmente de las mujeres más jóvenes. No me corresponde a mí evaluar la veracidad de esta denuncia en particular, eso es tarea de la Comisión correspondiente, la CPAAD. Aunque ésta se mueve con una lentitud pasmosa, cercana a la inoperancia. Ese es uno de los aspectos que quiero tratar hoy: la falta o lentitud extrema (que es en sí una falta) de respuesta institucional. El mencionado profesor sigue en cargos de toma de decisiones (*) y en particular decide sobre una parte importante del salario de los jóvenes investigadores. No sabemos si él es inocente o culpable, pero si fuera culpable, está en este momento decidiendo si jóvenes investigadores -e investigadoras- ganan un 60% más de su salario o no. Insisto en que el mencionado tiene derecho a la presunción de inocencia, y por eso mismo lo importante es que se investigue a fondo y se investigue a la brevedad, ahora, no después de años, o tal vez nunca.

Otro aspecto que quiero tratar es el perjuicio económico para Uruguay que ocasionan estas conductas: No es casualidad que cuatro de las cinco investigadoras consultadas para la nota se encuentren viviendo en el exterior. Esa es una consecuencia que nunca será suficientemente remarcada: quienes abusan de poder, y quienes, a sabiendas de ello, son cómplices y facilitadores, ocasionan grandes pérdidas al país. Lleva muchísimo dinero y años formar un investigador con nivel de posgrado, muchas personas quedan en el camino. Cada investigador formado es oro en polvo para el país. Este grupo de gente es responsable de que Uruguay le regale nuestros más preciados recursos humanos al extranjero.

Finalmente quiero ir al punto que es central, y es el del ambiente que propicia estas conductas. La nota del semanario Búsqueda hace énfasis en el consumo de alcohol y drogas en el marco de fiestas a las que asisten en conjunto docentes y estudiantes, y que propician encuentros sexuales entre éstos. Para mí el consumo de sustancias y las fiestas no son el foco del problema, sino lo que se construye a través de estas: el sentimiento de manada, casi de secta. Una manada que hoy te puede abrazar y colocar en lo alto y mañana te puede escupir de sus entrañas y hacer de tu vida un infierno. Una manada que te lo hace saber. Pertenecer es todo, dejar de pertenecer es dejar de existir. Por eso, y no por el consumo de alcohol o drogas, es que mucha gente no se anima a decir que no. Una manada que -dice- te hace sentir que somos todos horizontales, que no hay ningún jefe. Hasta que no quieras acostarte con ellos, o hasta que le lleves la contra a uno de sus líderes. Entonces sabrás lo que es no tener más un alumno de posgrado, ni de curso, ni de seminario, ni una carta de recomendación. Sabrás lo que es sentir el odio -sí, el odio- de los que hasta ayer eran tus compañeros y amigos. Sabrás que esos que eran tan horizontales, en realidad forman parte de las comisiones que te evalúan, pueden decidir tus notas, si tenés trabajo o no, tienen contactos en el exterior, pueden ser referees de tus papers, y pueden influir en tu futuro académico.

Pero, a riesgo de prolongar esta columna, quiero comentar dos cartas que fueron enviadas a toda la comunidad matemática y que adjuntaré a esta nota para que puedan leerlas y analizarlas por sus propios medios. Pocas veces tiene uno la oportunidad de ver un ambiente enfermo por dentro, y creo que las cartas -cándidamente- lo describen a la perfección. En una de ellas, Alejandro Passeggi, matemático de la comunidad dice -textualmente-: “En esta dinámica se rompía y se rompe, por lo menos en apariencia, la verticalidad haciendo que se comparta sin reparos momentos de intimidad donde la bohemina es el código para el comportamiento del grupo. Para ser más explícitos: se comparten fiestas, alcohol, drogas, asados, salidas, y todo lo que se asocia a un espacio de bohemia. El ambiente chico y la existencia de rangos donde estudiantes son docentes facilita en gran medida esta construcción. Juzgar aisladamente a Martín (Sambarino) por compartir fiestas, drogas con estudiantes o tener relaciones sexuales con estudiantes de la carrera es una aberración.”.

Por su parte Rafael Potrie, grado 4, destacado matemático de nuestro medio describe la “horizontalidad” a la que hacíamos alusión previamente: “La horizontalidad en el trato es una utopía, es verdad, pero también es cierto que mucha gente (y me incluyo) se formó en esta búsqueda de horizontalidad y esto tuvo impacto en la forma que se convirtió en matemático o matemática. Durante mi formación nunca sentí que alguien fuera mi jefe, y al día de hoy no me siento jefe de nadie. Esta ´mentira´ me permitió acceder a una formación que atesoro”.

La denunciante Adriana da Luz contesta lúcidamente a este falso planteo de horizontalidad, en una carta que también adjunto con su permiso. Dice Adriana “Las horizontalidades y libertades que disfrutaron mís compañeros varones y que defienden tan fervientemente son la contracara de los abusos y atropellos a nuestras libertades que estamos denunciando. Por lo tanto no son horizontalidades ni libertades sino privilegios que se obtienen a partir del atropello de nuestros derechos.”

Este es, pues, mi cuadro de la aldea, un cuadro donde unos pocos son “horizontales” felices y hermanos, a costa de unos muchos que ven trunca su carrera, sus afectos, su lugar en la comunidad, que deben despedirse de su familia y emigrar, que son, en fin, expulsados de ese pequeño falso paraíso.


* Aclaración: en las últimas horas, después que Jana Rodríguez Hertz escribió y grabó su columna, Martín Sambarino envió una carta al consejo de Ciencias pidiendo licencia de las Comisiones que integra en la Facultad de Ciencias: Dedicación Total y Comisión Directiva.

***

Emitido en el espacio Tiene la palabra de En Perspectiva, miércoles 04.09.2019

Sobre la autora
Jana Rodríguez Hertz es una matemática uruguayoargentina radicada en Shenzhen, China. Profesora en la Universidad de Ciencia y Tecnología del Sur, SUSTech. Vicepresidenta por América Latina y el Caribe de la Organización de Mujeres en Ciencia para el Mundo en Desarrollo (OWSD por sus siglas en inglés), dependiente de Unesco.

***

Podés seguirnos en las redes sociales de Radiomundo, en Facebook, en Twitter y en Instagram.
¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

4 Comentarios - Escribir un comentario

  1. Jana Rodríguez Hertz:
    …si usted me permite… yo voy a meter mi cuchara… Aunque NO en lo central de su planteo…
    El repetido uso que usted hace de la palabra COMUNIDAD… es muy llamativo… Y yo la interpreto como sinónimo de la palabra MANADA… (…¿con sus reverberaciones ESPAÑOLAS?…)
    El profesor MICHEL SERRE, un francés que fue catedrático en universidades de Estados Unidos en la década del 70, fue el primero a quien le oí llamar la atención sobre el uso que le daban en Estados Unidos a la palabra COMUNIDAD… Eso fue en un programa en TVOntario… En su estadía en Ontario quizás usted alguna vez miró ese canal…
    (Voy a ver si puedo conseguir en YouTube algún video de Michel Serre sobre esta cuestión…)
    Eso me resultó particularmente llamativo porque desde el año 1976 tengo el libro de Víctor Marchetti y John Marks THE CIA AND THE CULT OF INTELLIGENCE (1974) que usa muy abundantemente la palabra COMMUNITY… THE INTELLIGENCE COMMUNITY…
    En el Uruguay la palabra COMUNIDAD se ha transformado en una plaga… Una plaga venida de Estados Unidos…
    En otra época… había en Uruguay gente de izquierda que actuaba de anticuerpos… Eso hoy en día en la ELITE intelectual y académica en Montevideo NO existe…

    Reply
  2. Pero esto es inaudito. Hay un código de ética q no tiene q estar ni escrito. Compartir “horizontalmente “ drogas, asados , alcohol y sexo con estudiantes y subalternos NO SE PUEDE! Que se tome licencia de todos los cargos, espero antes de la destitución. Los matemáticos desconocen cuanto es 2+2.?

    Reply
  3. Es una vergüenza! Para todo científico, todo intelectual, todo profesional y todo hombre y mujer que se precien de tales.
    Es una vergüenza para la Fac de Ciencias que encima enlentece de esta forma el investigar!
    El Rector de la Universidad no debe esperar a que la Fac de Ciencias se digne tomar medidas, las DEBE tomar ÉL, y DE INMEDIATO.

    Reply

Escribir Comentario: