La responsabilidad afectiva

La responsabilidad afectiva

Por Gretel Groisman ///

A propósito de la Responsabilidad Afectiva, hace un par de años, una paciente me dijo: “…fíjate esto, Gretel: los dos sabíamos y estábamos de acuerdo en que podíamos salir con otras personas. Pero, él, sabiendo que yo iba muy seguido a ese boliche, fue con ella. O sea, no se tomó el trabajo de cuidar que yo no me cruzara con ellos. Por eso lo dejé, porque no me cuidó, me faltó el respeto y eso no va conmigo”. Rocío cortó la relación con Martín. Él sabía que ella solía ir a ese mismo boliche con sus amigas. Sin embargo, él había decidido ir a ese boliche pero con otra chica. 

Sabiendo ambos que no son “exclusivos”… ¿qué determinó esa separación? 

En este caso, el problema para Rocío no fue que él saliera y coqueteara con otra mujer. La relación que habían acordado ellos evidentemente no se ajustaba a los límites habituales en una pareja tradicional. Era una relación sexo afectiva con sus propias reglas de juego, no eran monógamos ni exclusivos. Pero Rocío exigía que ambos actuaran éticamente. Porque la ética vincular no es privativa de las relaciones monógamas y/o tradicionales, gobierna asimismo otras formas de relacionamiento sexo afectivo, como el poliamor, entre otros. O sea, en vínculos que tienen reglas, que pueden incluir o no, la exclusividad en la relación.

¿Qué tienen en común, desde el punto de vista ético, todas las relaciones humanas afectivas y/o sexo afectivas saludables? 

Bueno, el asumir la responsabilidad que supone vivir eso que estás viviendo, con una o con más de una persona. Y básicamente, implica entender que no estás jugando sólo. Y que si jugás, jugá en serio. Y que para jugar en serio, es importante que tengas presente que lo que hagas necesariamente va a afectar a la otra persona. 

La responsabilidad de cuidar al otro u otra va más allá del tipo de relación que quieras tener. Tiene que ver con respetar a la otra persona, y no importa cuántas veces en tu vida la vayas a ver o vayas a estar con ella. La libertad sexo afectiva no implica una falta de respeto. Al contrario, a veces, la propia inexperiencia que a nivel social tenemos, nos exige ir con más cuidado.

Esto no significa que debés hacerte cargo de lo que provocás en el otro, ¿me explico? Pero de lo que sí sos responsable es de ponerte en el lugar del otro. Y desde ahí, generar condiciones para que no la o lo lastimen. Obviamente, no sabés si esas condiciones efectivamente llegarán o no a lastimarlo. 

No te podés hacer cargo de los resultados, pero sí de comprometerte a cuidarlo. 

Por ejemplo, no podrías evitar que a la otra persona le duela que quieras cortar la relación que tienen, o que le duela, por ejemplo, que no quieras formalizar la relación que tienen, entre otros. 

Sin embargo, lo que sí podés hacer en ese caso, es generar las condiciones para ponerlo en palabras, plantearlo con cuidado, elegir el momento, elegir los términos y todas aquellas condiciones que creas necesarias. Y esto es independiente de los resultados.   

Incluso si querés cortar ese vínculo, date cuenta de que el respeto, la empatía y la responsabilidad atraviesan cualquier relación afectiva. Porque se trata de atesorar la intimidad que el otro decide o decidió compartir contigo. Por eso importa siempre: al comienzo, durante y/o al terminar ese vínculo. 

Vincularse con Responsabilidad Afectiva implica comprometerse a cuidar las emociones del otro. Que las relaciones sean casuales o efímeras, no significa que no se deba respetar a la otra persona. Al contrario, implica entender, que una cosa es la libertad de expresar y vivenciar tus deseos, y otra muy distinta, es actuar pensando únicamente en vos. Si lo cuidás, le evitas malestares innecesarios, malestares como aquel que sintió Rocío, ¿me explico?

 

Gretel Groisman para el espacio Voces en la cuarentena de En Perspectiva

***
Gretel Groisman es psicóloga, postgraduada en Psicología y Terapia Cognitiva. Especializada en temáticas de Adicciones, Depresión y trastornos de Ansiedad, coordina la Comisión de Adicciones de la Coordinadora de Psicólogos del Uruguay.

***
Foto: Gretel Groisman, Crédito: Organización «Otros mundos, otras voces».

 

 

 

Podés seguirnos en las redes sociales de Radiomundo, en Facebook, en Twitter y en Instagram.
¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

Escribir Comentario: