Obstáculos culturales a la innovación

Obstáculos culturales a la innovación

Por Ricardo Pascale ///

La aversión al riesgo, la débil atención a la demanda y las mentalidades aisladas o silos, son los tres factores que hallan las investigaciones como más obstaculizadores de la innovación. En un mundo del Conocimiento, donde las tecnologías avanzada logradas por la innovación impulsan al desarrollo, eliminarlos ya no es opcional. Las deficiencias culturales para la innovación son de las principales y más costosas barreras para el éxito de una sociedad contemporánea.

¿Se puede cambiar la cultura innovadora directamente, o de forma rutinaria y pausada, por el simple convencimiento que dan los hechos?

Las investigaciones resaltan que las rutinas culturales se mueven muy lento a medida que la era digital crece. La opción de políticas directas y específicas ha sido más efectiva. Los dirigentes deben ser proactivos en el impulso a una cultura innovadora, abordándola con rigor y disciplina.

Cuando la aversión al riesgo prevalece, el resultado puede ser la subinversión en oportunidades estratégicas y respuestas lentas a las necesidades cambiantes de la demanda.

Los hallazgos de mis investigaciones (*) para Uruguay, utilizando el modelo de Arrow (**) y Pratt (***) arrojan una muy fuerte aversión al riesgo para los uruguayos en abrumadora mayoría. Una aversión más marcada que en otros países, desarrollados y en desarrollo.

La era de la innovación es compleja: la voluntad de experimentar e invertir en áreas nuevas y potencialmente riesgosas es clave. Por otro lado, asumir riesgos se ha vuelto más aterrador: la transparencia es mayor, la ventaja competitiva es menos duradera y el costo del fracaso es alto.

Los líderes tienen dos prioridades críticas. Una es incorporar una mentalidad de toma de riesgos e innovación en todos los niveles de las organizaciones. La segunda es que los propios directivos actúen en consonancia y sean inversores de riesgo.

Cuando no comprenden la dinámica de la demanda, las empresas movilizan empleados a puntos de contacto integrados, viajes, que a menudo no logran discernir dónde colocar mejor sus productos, ya que lo digital amplía la elección del cliente y las acciones que las empresas pueden tomar en respuesta.

Las empresas tienen que acercarse a sus clientes. La era digital las está obligando a hacerlo. Acostumbrados a las mejores experiencias de usuario con compañías como Amazon y Apple, los clientes esperan cada vez más que las empresas respondan rápidamente a sus consultas, personalicen sus productos y brinden un fácil acceso a la información.

La cultura centrada en la demanda es más que algo bueno, y se está convirtiendo en una cuestión de supervivencia. En lugar de tener que adivinar qué es lo que funciona en un producto o servicio determinado antes de lanzarlo, para luego esperar a ver si su conjetura es correcta una vez que se produce el lanzamiento, las empresas ahora pueden realizar ajustes casi en tiempo real desarrollando características de productos y servicios directamente. Esto ya ocurre desde Lego a motores de aviones.

Cuando los silos caracterizan a la organización, las respuestas a las rápidas preguntas de la demanda son a menudo limitadas, con señales claves omitidas, o fueron vistas con demasiada lentitud, simplemente porque la miraron desde la parte equivocada de la organización.

Pero los silos son más que líneas paralelas en un organigrama. La mentalidad de quienes dudan en compartir información o colaborar a través de funciones y departamentos es corrosiva para la cultura organizacional.

Los silos son un problema antiguo que hoy es más costoso, porque el requisito interdisciplinario de lo digital sigue creciendo y los silos organizacionales son un obstáculo a su desarrollo.

Los cambios culturales en las instituciones y sociedades siempre son más lentos y complejos que los cambios tecnológicos que los requieren. Eso hace que sea aún más crítico para los directivos adoptar una postura proactiva sobre la cultura innovadora. Los líderes no lograrán la velocidad y la agilidad que necesitan a menos que creen culturas organizacionales que operen bien en todas las funciones, asuman el riesgo y se enfoquen inteligentemente en la demanda.

Referencias:

*Pascale, Ricardo, 2007 – “Economía del Conocimiento en Países Subdesarrollados: TIC, Innovación y Productividad. Un Análisis de la industria manufacturera en el Uruguay.” Tesis Doctoral, Universitat de Catalunya, Barcelona.
**Arrow, K. J. (1965). «Aspects of the Theory of Risk Bearing». The Theory of Risk Aversion. Helsinki: Yrjo Jahnssonin Saatio. Reprinted in: Essays in the Theory of Risk Bearing, Markham Publ. Co., Chicago, 1971, 90–109.
***Pratt, J. W. (1964). «Risk Aversion in the Small and in the Large». Econometrica. 32 (1–2): 122–136. doi:10.2307/1913738. JSTOR 1913738.

***

Emitido en el espacio Tiene la palabra de En Perspectiva, lunes 10.06.2019

***

Podés seguirnos en las redes sociales de Radiomundo, en Facebook, en Twitter y en Instagram.
¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

11 Comentarios - Escribir un comentario

  1. Se que no es un tema cultural, pero si un obstáculo a la innovación y es que el sistema financiero presta plata a muchas empresas viejas, casi sin destino, y no a empresas jóvenes innovadoras. Allí perdemos mucho….

    Reply
  2. Excelente, hace pensar mucho. Los silos organizacionales son lo que comunmente llamamos «camarillas». Ellas esconden el conocimiento, pensando que iran adelante. Esta atrasada conducta nos termina hundiendo a todos. Bien marcado el tema.

    Reply
  3. La aversión al riesgo es intrinseca al ser humano como norma general. Pero hay causas que lo acentuan como dice la columna. Creo que en nuestro pais se acentua pues nadie sabe hacia donde caminamos y a veces un decreto a favor de un sector vale mas que todo esfuerzo por innovar. Saludo lo sustantivo de la columna

    Reply
  4. Abigahil Fernández · Edit

    La profundidad y certeza de la
    columna llama a reflexión.
    Necesitamos enfocarnos en trabajar en equipo. Interna y externamente, tanto públicos como privados, la sociedad en su conjunto necesita verse como un todo y empujar en un mismo sentido.
    Asumir riegos es necesario, al igual que compartir conocimiento y crear nuevo.
    Y no se puede lograr si seguimos siendo compartimentos estancos, silos, partes aisladas de engranajes que no llevan a ningún resultado.
    Crear cultura es comprometernos todos en un fin común, el éxito.
    Vale la pena reflexionar. Excelente su Columna.

    Reply
  5. Excelente Ricardo. Gracias por tus conceptos. Ojalá podamos ver el cambio antes que otros países y que la clase dirigente del país asuma el riesgo que este cambio implica. Un gran paso es que los intelectuales como ustedes lo estén percibiendo y explicitando.
    saludos

    Reply
  6. Estoy mirando y escuchando ciudadanos que aspiran a posiciones importantes. Veo que mencionan problemas reales.
    Pero sin marcar al menos por ahora un camino concreto a seguir. Me gustaria escuchar para donde piensan llevar el pais.
    Temas como el tratado en esta columna, en forma serena y documentada son un ejemplo de problemas profundos. Esperamos ansiosos que se marque un rumbo, para que los jovenes se queden aquí y prosperen ellos, y el país.

    Reply
  7. Coincido totalmente sobre el punto que la aversion al riesgo es una mochila muy pesada para la innovación. Darnos permiso a fallar es clave para comenzar a innovar. Las culturas que solo premian el acierto no dan espacio a la aceptación a fallar.

    Reply
  8. En la columna se menciona la aversion al riesgo como uno de los obstaculos culturales a la innovacion. Existen investigaciones que pongan de manifiesto las causas de esa aversion?
    Viene desde la conquista,se debe a otras causas mas recientes?
    Al saludar por las bondades de la columna, podria Ud acercar alguna causa que haya detectado. Muchas gracias.

    Reply
    1. Estimado Ignacio Bianchi
      La aversión al riesgo tiene una causalidad intrinseca del comportamiento de los seres humanos en general. En el caso uruguayo es muy pronunciada.
      En mis investigaciones la mayor parte, 97% de las personas entrevistadas, señalaron muchas causas, pero en esa cifra de personas tres causas siempre estuvieron presente.
      El país no ha tenído un rumbo claro a transformarse en una economía del conocimiento (esto sin perjuicio de remarcables ezfuersos específicos como la ANII).
      Una memoria de Politicas economicas sigzagueantes y en tercer lugar también una memoria de los vicios del periodo de Industrilización por Sustitución de Importaciones, que imperó por muchas décadas en la cual, una resolución favorable de un gobierno significaba muchos mas beneficios que inversiones innovadoras.
      Agradezco su intervención y lo saludo atentamente.

      Reply
  9. En la columna se menciona la aversion al riesgo como uno de los obstaculos culturales a la innovacion. Existen investigaciones que pongan de manifiesto las causas de esa aversion?
    Viene desde la conquista,se debe a otras causas mas recientes?
    Al saludar por las bondades de la columna, podria Ud acercar alguna causa que haya detec tado

    Reply

Escribir Comentario: