Una Pascua erótica

Una Pascua erótica

Por Rafael Courtoisie ///

Pascua viene del hebreo: Pesaj.

Pesaj, Pascua, es pasaje, es salida, es «salto», pasar de un estado a otro.

El pueblo judío se liberó de la esclavitud en Egipto, «saltó» a otro estado de cosas.

En la tradición cristiana se produce el pasaje de Jesús, a través del sacrificio, a una vida plena. Y eso ocurre en Pesaj.

La Pascua es entonces tránsito, pasaje, victoria sobre la esclavitud y el confinamiento, sobre la adversidad humana, sobre las dificultades triviales o cruciales de cada día y, de un modo que suena algo más patético y luctuoso, pero que puede ser pleno, sobre la muerte.

Pero ese pasaje que es la Pascua suele identificarse con el sacrificio, se ha pensado así durante siglos, y la tradición religiosa judeo cristiana ha insistido mucho en eso hasta el punto de eclipsar algo elemental y sencillo, pero clave para la existencia de cualquiera de nosotros: el goce.

Un pasaje por un período especial, un avanzar por un lapso de confinamiento o de cierta inmovilidad, no tiene porqué exiliar el goce. La mejor Pascua, el mejor Pesaj, se transita con alegría.

Cada ser humano pertenece a una tradición cultural, filosófica y religiosa, e interpreta el mundo desde esa pertenencia. Lo decía, entre otros, el filósofo Gadamer, discípulo claro del más difícil Heidegger. Pero el uso social y el uso individual de la tradición siempre ofrece al menos dos vías: la de temor y la reverencia, la del gesto rígido del mármol o la piedra, o la de la reutilización para el hoy vital y respirante, la del empleo fecundo en la vida de cada día.

Jaime Roos lo decía en una célebre canción que antes de finalizar el siglo pasado tituló “Los futuros murguistas”.

Allí dice:

“Hay tradiciones que estás más muertas que un faraón

Hay quien baila el pericón, quien pide que le den la comunión.

Hay otras vivas en las esquinas de la ciudad

Los botijas las aprenden aunque los quieran parar”.

Esta Pascua, este Pesaj, puede ser una tradición que esté más muerta que un faraón, o puede ser una de esas celebraciones que tan vitales, tan enérgicas, tan positivas, que los botijas las aprenden con gusto.

Insistamos en el placer, en la alegría de este pasaje, de este tránsito, de este salto hacia un estado colectivo luminoso.

En el Pesaj, en la Pascua, también se danza, también se canta, también se hace el amor. La Pascua, el Pesaj, son para gozar.

Y para danzar, cantar y hacer el amor qué mejor que estar en casa.

***

Rafael Courtoisie (1958) es un ensayista, académico, autor de varias novelas y traductor uruguayo, miembro de la Academia Nacional de Letras.

***

Emitido en el espacio Voces en la cuarentena de En Perspectiva, viernes 10.04.2020

***

Foto: Conejos de chocolate para Pascua. Crédito: Javier Calvelo/ adhocFOTOS

Podés seguirnos en las redes sociales de Radiomundo, en Facebook, en Twitter y en Instagram.
¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

Escribir Comentario: