Alimentación consciente: “Estamos muy desconectados, no tenemos idea del impacto que ejerce el alimento en nuestro cuerpo”

“Comemos, pero no para nutrirnos”, dice la nutricionista naturista Carla Pereira, impulsora de la alimentación consciente, que señala un vínculo no solo de salud y energía con la comida sino también un vínculo emocional

¿Ha escuchado hablar de la alimentación consciente?

Supone no solamente la realización de dietas y el hacer ejercicio sino también un cambio en el estilo de vida.
¿Qué es? ¿Qué base científica tiene? ¿Qué mitos intenta derrumbar?

En Perspectiva lo conversó con la licenciada en Nutrición Carla Pereira, quien se presenta como nutricionista naturista.

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

1 Comentario - Escribir un comentario

  1. Oir a la Lic. Pereira me produjo reacciones encontradas. Por un lado, pone un énfasis apropiado y admirable en nociones básicas, como la importancia del estilo de vida, la no equivalencia de todos los carbohidratos y el efecto negativo de los azúcares, la necesidad de una dieta variada, la bondad de las frutas, verduras y leguminosas como fuente de micronutrientes, etc.
    Por otro, maneja conceptos muy discutibles.

    Lo que más cuestiono: “Medicina Naturista”, “Nutricionista Naturista”. Ver nota al pie (1). La Medicina Naturista y sus variantes profesionales, incluída nutrición naturista, etc. no tienen aceptación universal. Es discutida por su falta de apoyo en demostraciones objetivas de que funciona, además de falta de base teórica (o científica). Tampoco hay acuerdo en definición y nomenclatura. Se asocia con Medicina Homeopática, Holística, Herbal, Alternativa. Usa “suplementos”, de tipo herbal, o multivitamínico, cuyos efectos son menores cuando no negativos. Exagera el efecto de la dieta (Herpes? Somos lo que comemos? Intoxicaciones por comida? Sí, un quilo de papas fritas te destroza, pero ni la grasa ni el azúcar son “toxinas”). Usa experiencias individuales (“…mi experiencia detox!!!”).
    Esta medicina naturista carece de modelos teóricos (explicaciones de por qué funcionan los tratamientos en base a procesos biológicos conocidos). Este carácter empírico es común a muchos tratamientos de la medicina convencional, pero en la medicina convencional sus usos están (generalmente) respaldados en “tests” cuidadosos, idealmente de “doble-ciego”, con medidas estadísticas de significación. Todo ello falta en la medicina alternativa. Ver nota al pie (1).

    “Detox”, o detoxificación. Ver nota al pie (2). Si bien el organismo ingiere toxinas, hay muy poca evidencia de la necesidad de detoxificarse o del efecto sobre toxinas específicas de los regímenes detox. La nota al pie (2) tiene bastante información sobre la no-necesidad de estos regímenes. Por otro lado está demostrado en experimentos con animales que la supresión de calorías, en forma de ayuno periódico o con regímenes crónicos de reducción de alimentos, alarga la vida. No se sabe bien por qué esto ocurre, pero sí se sabe que no es pro reducción de toxinas. Ver nota al pie (2).

    La revista Science de Noviembre 16 de este año (número 6416) es un número especial, dedicado a nutrición y salud. Un breve resumen de lo que se considera importante y se desarrolla en ese número, está en la nota al pie (3) de este comentario. “Detox” no es parte del “menú”. Ayuno y reducción calórica sí lo son.

    EN RESUMEN, muchos aspectos de lo dicho por la Lic. Pereira son útiles, pero tengo objeciones a la Medicina y Nutrición “Naturista”, en que depende de recetas y procedimientos no basados en demostraciones objetivas. Y discrepo con el concepto de Detoxificación; si bien se sabe que el ayuno periódico y otras formas de reducción de comidas pueden ser beneficiosos, es mayormente porque implican moderación.

    Nota (1). Sobre Medicina Alternativa. Wikipedia.
    https://en.wikipedia.org/wiki/Alternative_medicine
    La medicina alternativa, la medicina complementaria, la pseudomedicina o simplemente la medicina cuestionable son la promoción o el uso de prácticas no probadas, refutadas, imposibles de probar o excesivamente dañinas en relación con su efecto, en el intento de lograr los efectos curativos de la medicina. Se diferencia de la medicina experimental en que esta última emplea una investigación responsable y se desecha cuando se muestra inefectiva. El consenso científico es que las terapias alternativas no funcionan o no pueden funcionar. En algunos casos, las leyes de la naturaleza son violadas por sus reclamos básicos; en otros, el tratamiento es mucho peor que su uso no es ético. Las prácticas, productos y terapias alternativas van desde solo ineficaces hasta tener efectos nocivos y tóxicos conocidos.

    Nota (2). Sobre detoxificación. Clínica Mayo, Rochester, Minnesota, EEUU.
    https://www.mayoclinic.org/healthy-lifestyle/nutrition-and-healthy-eating/expert-answers/detox-diets/faq-20058040
    Las dietas de desintoxicación específicas varían, pero generalmente un período de ayuno es seguido por una dieta estricta de verduras crudas, frutas y jugos de frutas y agua. Además, algunas dietas de desintoxicación recomiendan usar hierbas y otros suplementos junto con la limpieza de colon (enemas) para vaciar los intestinos.
    Algunas personas reportan sentirse más concentradas y enérgicas durante y después de las dietas de desintoxicación. Sin embargo, hay poca evidencia de que las dietas de desintoxicación eliminen las toxinas del cuerpo. De hecho, los riñones y el hígado son generalmente bastante efectivos para filtrar y eliminar la mayoría de las toxinas ingeridas.
    Entonces, ¿por qué tanta gente dice sentirse mejor después de la desintoxicación? Puede deberse en parte al hecho de que una dieta de desintoxicación elimina los alimentos altamente procesados ​​que tienen grasas sólidas y azúcar agregada. Simplemente evitar estos alimentos bajos en micronutrientes y altos en calorías por algunos días puede ser parte de por qué las personas se sienten mejor.

    Nota (3), Introducción al Número Especial sobre Nutrición y Salud, de la revista Science.
    http://science.sciencemag.org/content/362/6416/762
    (Es posible que algunos de estos artículos no estén accesibles sin pago).
    Los consejos sobre lo que constituye una dieta saludable son más frecuentes e inconsistentes que nunca. Para este número especial, nos comunicamos con los expertos. En cuanto a la cantidad de grasa que deberíamos comer, las recomendaciones han pasado de un extremo a otro. Consultamos con un grupo de científicos que representan a diferentes partes en el debate sobre la proporción de grasas en una dieta saludable y, lo que es más importante, qué grasas en particular son más saludables. Compartimos nuestras comidas con billones de bacterias en el sistema digestivo, por lo que un área de investigación prometedora y emergente explora cómo la dieta influye en nuestra interacción de dar y recibir con simbiontes intestinales. No es solo lo que comes, sino también el momento de comer, y los períodos de ayuno tienen algunos beneficios notables. Un tema generalizado es que gran parte del desacuerdo y la confusión reflejan una falta de estudios científicos sólidos en humanos. Claramente, se necesitan muchos más estudios bien diseñados para determinar la mejor dieta para las personas y cómo varía con la actividad, en diferentes etapas de la vida y para diferentes individuos.

    Reply

Escribir Comentario