El avión Solar Impulse demuestra que el transporte comercial puede valerse del desarrollo de las energías renovables

A comienzos de este mes un avión ecológico, que se mueve a partir de energía solar, entró en la historia. Logró realizar una travesía de 8.000 km y durante cinco días sobre el océano Pacífico. De esa manera batió el récord mundial de vuelo en solitario. Para el ingeniero uruguayo Diego Oroño, esta experiencia aún no es aplicable al transporte comercial, pero ha demostrado que una aeronave solar es «viable». 

Lea la entrevista completa con Diego Oroño

El aparato, que se llama Solar Impulse 2, se encuentra en estos días en Hawaii, donde se le realizan algunas reparaciones. En agosto retomará su viaje de diez etapas alrededor del mundo que tiene como destino final Abu Dabi, en los Emiratos Árabes Unidos, a donde está previsto que llegue en marzo de 2016.

¿Cuál es el objetivo de esta aventura? Según han dicho quienes están al frente de ella, se busca propagar alrededor del planeta la conciencia sobre la utilización de las energías limpias, una posibilidad que la tecnología exhibe de modos cada vez más diversos y de la cual el propio avión solar es un ejemplo.

¿Cuáles son los avances que se están logrando? ¿Hacia dónde va todo esto?

Fueron las preguntas que Emiliano Cotelo y Romina Andrioli trasladaron al ingeniero Diego Oroño, responsable del Grupo de Investigación en Energía Solar Fotovoltaica de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de la República, quien además se desempeña en la actividad privada como jefe de ingeniería de la empresa Novasol, dedicada justamente a estos asuntos.

Lea la entrevista completa con Diego Oroño

 

 

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

Escribir Comentario: