Fernando Butazzoni, sobre su novela Las cenizas del Cóndor: «¿Para qué imaginar cosas cuando la realidad es brutal?»

Fernando Butazzoni, integrante de La Mesa de los Jueves, estuvo en la entrevista central de En Perspectiva para conversar sobre su libro, Las cenizas del Cóndor, que acaba de ser nominado para el Premio Vargas Llosa de novela y en estos días recibirá el Premio Internacional Honorífico José María Arguedas, de Casa de las Américas.

Transcripción de la entrevista con el escritor Fernando Butazzoni

“Hay mucha literatura sobre la represión en los años 70 en el Cono Sur y sobre la Guerra Fría, pero era muy fragmentada”, dijo el escritor y periodista, antes de agregar que hay libros sobre las dictaduras de los distintos países y sus vínculos con el Plan Cóndor, “pero eran muy focalizados, no mostraban que ahí todos bailaban el mismo tango, había una estructura y una especie de encaje entre todas esas historias”. Con su libro, intentó saldar ese aspecto.

las-cenizas-del-condor_9789974700659-ok-300
Portada de Las cenizas del Cóndor, de Fernando Butazzoni.

Butazzoni contó que la historia del libro se puso en marcha cuando un joven se comunicó con la Radio Sarandí durante un programa que él coconducía para decir que sospechaba que era hijo de desaparecidos. El trabajo de investigación “desbordaba mis posibilidades, desbordaba las posibilidades de cualquiera”, dijo antes de desatacar que en el libro “lo interesante no es quién fue el asesino sino cómo fueron los hechos”.

La peripecia que narra Las cenizas del Cóndor comienza cuando Natalia, una joven uruguaya, embarazada, huye a Chile después del golpe de Estado en Uruguay. Allá es sorprendida por el golpe chileno y decide huir cruzando la cordillera de los Andes a pie para esquivar los controles. Cuando llega a Argentina, que todavía estaba en democracia, es detenida, torturada y enviada a Uruguay. En nuestro país un militar al que se le ordenó matarla la “rescata”, se casa con ella (que cambia su nombre por el de Aurora) y adopta a su hijo, Juan Carlos, que es el joven que se acercó a  Radio Sarandí.

Butazzoni relató que cuando se acercó por primera vez a Aurora ella “todavía tenía miedo”, pero finalmente le contó la historia. Agregó que le resultó particularmente difícil retratar al militar que se casó con Aurora, el capitán del Ejército Manuel Docampo -que se suicidó y dejó una grabación que decía solamente: “Perdón”, lo cual despertó las sospechas de Juan Carlos-, porque había sido un torturador pero también había tenido actitudes honorables. En este sentido, dijo que se enfrentó “a dilemas morales” y que entendió que su tarea era “transmitírselos a los lectores del libro”.

El autor consideró que la historia es “terrible” y “muy desgarradora”, y se preguntó: “¿Para qué imaginar cosas cuando la realidad es brutal?”.

Acerca de la posibilidad de que se convierta en una película, Butazzoni dijo que “los proyectos de cine de productoras independientes son siempre muy laboriosos, muy difíciles de parir” y que es “bastante escéptico” porque la mayoría «no terminan concretándose”.

Transcripción de la entrevista con el escritor Fernando Butazzoni

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

2 Comentarios - Escribir un comentario

  1. …hace muchos años, ya ni me acuerdo cuantos… pero como treinta, en la ciudad de Toronto, en Canadá, un guatemalteco me regaló un libro…,
    LA NOCHE ABIERTA (1982) publicada por la Editorial Universitaria Centroamericana en la Colección Séptimo Día, impresa en la ciudad de San José de Costa Rica… El autor era un tal Fernando Butazzoni…
    (1. Novela uruguaya. 2. Literatura uruguaya. I. Título…)
    La leí… no me gustó… Pero ahí la tengo para leer otra vez…
    Al final de uno de los programas, hace unos años, Sonia Breccia recomendó una novela que compré y leí: EL TIGRE Y LA NIEVE (1986), editada por Santillana, colección Punto de Lectura, de un tal Fernando Butazzoni…
    Es una novela… (?) estremecedora… Por la historia de la protagonista…
    Pero hay un personaje que es insufrible… Yo fui inmigrante… Conocí a algunos inmigrantes… Y a ese tipo de inmigrante URUGUAYO uno aprende muy rápido a alejarse todo lo mas posible lo mas rápido que puede…
    No entiendo por que Fernando Butazzoni pierde tanto tiempo en ese personaje…
    Tampoco entiendo por que Fernando Butazzoni no le dedica mas tiempo y espacio a la protagonista… ¿en que anduvo en Montevideo?… ¿por que se fue de Montevideo a Buenos Aires?… ¿qué pasaba en Montevideo en ese momento?… ¿qué pasaba en Buenos Aires cuando ella llega?… ¿con quien se vincula?… ¿por que se va para Córdoba?…
    En determinado momento ella se da cuenta lo que va a pasar… ¡Pero ahí se queda!… (En Canadá usarían la metáfora del ciervo encandilado en la ruta…)
    Hace poco compré y leí LAS CENIZAS DEL CONDOR (2014) editada por Planeta…
    Aquí, otra vez, Fernando Butazzoni entrevera DOS NOVELAS… La de la protagonista uruguaya… Y la del asesinato del general Carlos Prats…
    En este último caso con… «personajes»… como Stefano Delle Chiaie que exigen mucho mas espacio y detalles…
    La notita que Fernando Butazzoni escribió para este sitio a la muerte de EL GRAN TITIRITERO me hacen pensar que él sigue atento a las actividades de la lacra ultra-derechista… La local y la… «foránea»…
    Esperemos que ese seguimiento se concrete en una novela que vaya bien a fondo… Con nombres y apellidos… ¡Los locales también!…

    Reply
  2. Felicito al escritor Fernando Butazzoni por su libro. Creo que es uno de los esbozos valientes que se atreven a narrar lo sucedido en Sudamérica demostrando el complejo entramado de esta pesada filosofía fascista que existe en nuestro continente más arraigada de lo que se piensa. Las dictaduras que vivimos en latinoamérica no nacen por generación espontánea, sino comienzan a gestarse mucho antes del comienzo de la segunda guerra mundial. El nacismo aleman siempre tuvo un plan «B» por si perdían la guerra. El fanatismo de ese ideal no iba a quedar en solo en «suicidios» o en los juzgamientos con penas de muerte de pos guerra llevados a cabo por Inglaterra, Francia, EE.UU y Rusia. Es evidente que en ese plan «B» debía asegurar y preservar a los grandes gestores del Nacismo. ¿Como? creando y negociando un salvoconducto con los gobiernos simpatizantes del Nacismo que fueron mucho mas de lo imaginado Hay documentos de que llegaron tan solo a la Argentina mas de 50.000 (cincuenta mil) nacis con pasaportes falsos llevados por la propia Evita Perón a Europa, a cambio de mucho oro del Tercer Reich que por distintas vías llegó a la Argentina. Esta ciembra de nacis en nuestros países no fue una siembra de flores en un jardín…fue la siembre de inventores de un ideal genocida que siempre se dedicó a encontrar seguidores en todos los poderes del mundo. Así comprenderemos como desde mucho antes de la década del 60, tanto en la población civil como en altos jerarcas castrenses, hubo una buena distribución del libro «Mi Lucha de Adolf Hitler»…Si miramos atentamente los uniformes, las botas, las formas de desfilar de algunas tropas, y las bases que usaron los golpistas contemporáneos en toda latinoamérica, tienen un denominador común EL Nacísmo. Por ejemplo: o casualidad que la SS fue el aparato represor y asesino mas tremendo del nacismo y el aparatoto represor de los golpistas de nuestro país fue el «S 2» ¿casualidad o consecuencia? Pero por algo la tendencia y la consigna es tapar, ocultar, dejar que el tiempo pase porque somos de rápido olvido y saber esperar hasta que las condiciones sean nuevamente propicias para volver a salir de su estado latente. Las ideas buenas o terribles no se matan siempre permanecen mientras hayan simpatizantes de unas como de otras.

    Reply

Escribir Comentario: