Crece el consumo de alcohol entre adolescentes: «No hay percepción de los riesgos» en una etapa de la vida de «extremada vulnerabilidad»

Profundizamos y ponemos en contexto los datos de la VIII Encuesta Nacional sobre Consumo de Drogas en Estudiantes de Enseñanza Media

Ocho de cada diez estudiantes de educación media ha consumido alcohol alguna vez, y casi tres de cada diez ha tenido al menos un episodio de consumo abusivo en los últimos quince días.

Son algunos de los datos que se desprenden de la VIII Encuesta Nacional sobre Consumo de Drogas en Estudiantes de Enseñanza Media 2018, una estudio bianual que del Observatorio Uruguayo de Drogas, organismo perteneciente a la Junta Nacional de Drogas.

Los datos muestran un crecimiento del consumo de alcohol en jóvenes de entre 13 y 17 años. La segunda sustancia más consumida puede sorprender: son las bebidas energizantes. En tercer y cuarto lugar van el tabaco y la marihuana respectivamente, mientras que el quinto puesto lo ocupan los tranquilizantes.

Para profundizar y aportar contexto a estos datos, nos acompañó la socióloga Jessica Ramírez, integrante del Observatorio Uruguayo de Drogas.

***

Foto: Nicolás Celaya /adhocFOTOS

¿Mirás nuestros videos, escuchás los audios, leés las notas que subimos a la web? La continuidad de esos servicios depende de que tú contribuyas a financiarlos. Te invitamos a ser Socio 3.0 de En Perspectiva, asumiendo un abono mensual. Más información en este mensaje de Emiliano Cotelo: enperspectiva.net/socios

Comunicate al 2902 5252 – interno 109

 

 

Podés seguirnos en las redes sociales de Radiomundo, en Facebook, en Twitter y en Instagram.
¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

1 Comentario - Escribir un comentario

  1. Siempre he señalado el error que se está cometiendo, cuando se encara el problema del consumo de alcohol sólo desde el punto de vista restrictivo y sancionatorio y no se considera para nada la educación en consumo responsable. El objetivo no debe ser restringirse de consumir en ciertas circunstancias y en las otras «darse a matar», que es lo que está haciendo la población. Que cuando se tome un bebida, sea ésta vino, cerveza, whisky o cualquier otra, el objeto no debe ser «darse a matar» y sí apreciar el aroma, color y sabor de la bebida. Estoy seguro que para esto se podrá contar con la colaboración de los fabricantes e importadores de bebidas y será en todo sentido mejor que andar persiguiendo a quienes venden o consumen fuera de las pautas permitidas.

    Reply

Escribir Comentario: