Violencia de género: Proyecto de femicidio es un mensaje hacia “la sociedad y los varones violentos”, dice directora de Inmujeres

La directora del Instituto de las Mujeres (Inmujeres) del Ministerio de Desarrollo Social, Mariela Mazzotti, dijo en entrevista con En Perspectiva que el proyecto de ley que tipifica el femicidio “no es sexista, sino que reconoce que en esta cultura machista las mujeres son las que mueren, y lo hacen a manos de los hombres”.

Transcripción de la entrevista con Mariela Mazzotti, directora del Instituto Nacional de las Mujeres

“Estaba muy planteada la necesidad de reconocer el femicidio” por parte de organizaciones civiles pero también de la CEPAL y la OEA, dijo Mazzotti, y fue una decisión acertada independizar esta iniciativa de la reforma del Código Penal, “por la movilización social y por el número importante de muertes de mujeres por violencia de género”, agregó.

Mazzotti dijo que “hay un conjunto de pautas culturales que lamentablemente inciden en la socialización de los varones” y “en algún punto el varón aprende que puede usar la violencia para incidir en las mujeres”. Indicó que es “muy importante” hacer un “trabajo preventivo” de sensibilización para evitar esas muertes, así como acompañar a las mujeres una vez que denuncian. “Todavía es insuficiente el acompañamiento que brinda el Estado”, dijo.

El proyecto que establece el femicidio, el asesinato de una mujer por razones de género, como un agravante del homicidio, “aporta a un cambio sociocultural de manera indirecta porque, además de ser un instrumento para los jueces, es un mensaje a la sociedad y a los varones violentos”, dijo Mazzotti. “Es un mensaje de que el Estado tiene un compromiso”, agregó. El proyecto, explicó, es integral y también reconoce que existen distintas modalidades de violencia hacia la mujer y que todas deben ser atendidas. Además, incluye en el Código Penal un artículo que establece como agravante del homicidio la discriminación, entre otras, por identidad de género.

Consultada por las críticas al proyecto por “sexista”, Mazzotti dijo que no lo es: “Debemos reconocer que en esta cultura machista (…) las mujeres son las que mueren, y lo hacen a manos de los hombres. Esto lo tenemos como un dato de la realidad”, agregó. Además, dijo que “en Uruguay las mujeres mueren por violencia basada en género, son muy pocas las que mueren en el marco de una rapiña o un hurto”.

Transcripción de la entrevista con Mariela Mazzotti, directora del Instituto Nacional de las Mujeres

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

1 Comentario - Escribir un comentario

  1. Discrepo con la generalización solapada que se hace en este artículo, en particular cuando se dice que “hay un conjunto de pautas culturales que lamentablemente inciden en la socialización de los varones”. ¿Es que no existen pautas culturales que lamentablemente inciden en la socialización de las nenas? Me parece leer allí una postura altamente discriminatoria hacia los hombres, máxime cuando en un altísimo porcentaje estas mismas pautas culturales fueron y son transmitidas por las propias madres.
    La expresión: “en algún punto el varón aprende que puede usar la violencia para incidir en las mujeres”, lo que hace es ponernos a todos los hombres en la misma bolsa, por ende esta afirmación se cae por sí sola. No obstante es factible que ello ocurra en algunos ámbitos de la sociedad, pero insisto que claramente no es la generalidad. Pero lo más trascendente es que se ignore que también existe una violencia encubierta que nace desde las mujeres hacia los hombres y que seguramente persigue la misma pretensión que la nota quiere expresar, es decir, la intención de incidir en el hombre. La violencia verbal, la violencia provocada por humillaciones sobre su condición económica, las desmedidas exigencias para negociar los regímenes de visitas de los hijos, los berrinches originados por demandas injustificadas de dinero para satisfacer sus propias necesidades, las amenazas sobre la prohibición de ver a los hijos, y otras tantas, constituyen también la expresión de una nueva modalidad de violencia femenina que la sociedad debe considerar y estudiar.
    Llamativamente la tan mentada “solidaridad” de las mujeres hacia las victimas de su propio sexo faltó sin aviso en el lamentable y terrible asesinato del Balneario Solís en donde una hija mata a su madre. ¿Qué pasó allí…? ¿No hubo ningún pronunciamiento público en este caso…? ¿No hubo manifestación en la IMM? Obviamente que no hubo y tampoco va haber, sencillamente porque en esta ocasión quien infamemente robó una vida humana no fue un hombre, sino que fue una mujer. Si la mujer es asesinada por un hombre hay que salir a la calle, pero si es asesinada por otra mujer…, silencio.
    Espero equivocarme, pero luego de leer el artículo me queda la sensación de que en Uruguay parece que hay gente que cree tener la potestad de asignar valor a la vida humana. Esto es, si la víctima es mujer entonces es clase A y vale X, pero si la víctima es hombre entonces es clase B y vale X – Y.
    Algunas mujeres luchan contra el “machismo” (políticamente incorrecto), pero sospecho que lo que realmente subyace es la idea de sustituirlo por el “hembrismo” (políticamente correcto).

    Reply

Escribir Comentario: