Héctor Guido (El Galpón): «Es positivo que salga el protocolo” de centros culturales, pero “sorprenden” las distancias, que “no se adaptan a las necesidades del arte escénico”

Foto: Santiago Mazzarovich / adhocFOTOS

«Aspiramos a tener una instancia de conversación porque creo que ha faltado eso», dice el secretario general del Teatro El Galpón

El gobierno confirmó ayer que desde el lunes próximo queda habilitada la apertura de salas de cine, teatros y museos.

El reinicio de estas actividades solo será posible si se cumple un protocolo sanitario que contempla, entre otras cosas, una reducción importante del aforo de todos los establecimientos para garantizar una distancia prudente entre los asistentes.

¿Cómo puede adaptarse a esto la industria cultural?

Lo conversamos con el actor y director teatral Héctor Guido, secretario general del teatro El Galpón.

Destaques de la entrevista:

  • «Entendimos que esto podía haber sido antes pero festejamos que ahora aparece el tratamiento de los teatros».
  • «Los parámetros que habíamos conversado durante este período con la ciencia se mantienen».
  • «Lo que sorprende son algunas distancias que aparecen, que quizás no se adapten o no estén conversadas suficientemente las necesidades que requiere el arte escénico para poder desarrollarse, por lo menos en condiciones mínimas».
  • «Una distancia que es preocupante y que inhabilita varias salas son los 5 metros que requieren de proscenio a la primera fila limitada».
  • «Es positivo que aparezca el protocolo, que lo podamos conversar, aspiramos a tener una instancia de conversación porque creo que ha faltado eso».
  • «A mí que me digan que hay un déficit fiscal que está por encima de la gente, no me parece justamente que se estén ponderando las necesidades básicas de las personas».
  • «El Galpón no ha recibido absolutamente ninguna propuesta económica excepto alguna tarifa de UTE que baja un punto más o un punto menos, pero nada que haga cambiar esto de que el teatro no es viable sin políticas y sin una intervención pública que lo sostenga y ayude».
  • Sobre su cruce con el ministro Pablo Da Silveira, a quien tildó de «impresentable»: «Lo que quise decir es que uno no se puede presentar ante la opinión pública sin tener la verdad arriba de la mesa. La mentira nunca es presentable, o no tener la verdad ajustada».
  • «Da Silveira se confundió y no hay ningún problema en que asuma que se confundió».

Documentos relacionados
Protocolos para la reapertura de salas de espectáculos y de museos

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

3 Comentarios - Escribir un comentario

  1. Es insólito el título, no es la distancia la que se tiene que adaptar a las necesidades del arte escénico, es el arte escénico el que se tiene que adaptar a las limitaciones del momento actual

    Reply
  2. El nombrado con pompa y enjundia, lugar del arte en la sociedad, es un sitio de voluntad por no agonizar, padece enjuto por demás, sobrevive como puede a la indiferencia de los manejadores de ábacos, al poder de la contaduría que impiadosa en su ecuación, descuenta y descuenta sin mas la emoción de descubrir.
    La ciencia padece también el mismo frío.
    Los peligros de arte y ciencia son apaciguados por la amplia y tolerable oferta del puro tedio rutinario; una comarca de febles ciencias y artes, se enferma de desimaginación, de dogma, de estrechez; se apesta de la peste embrutecedora.

    Reply

Escribir Comentario: